[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

LA MARQUESA DE CASA FUENTE

Tras el debate del lunes pasado, en el que, por fin, con máxima audiencia y tiempo suficiente, Santiago Abascal pudo explicar con claridad de qué se trata el movimiento que lidera, parece que el espectro de la siniestra ha entrado en un estado de convulsiones dignas de Regan, más conocida como la niña de El Exorcista. Así, hemos asistido a espectáculos impagables como el de Adriana Lastra, que, con ojos desorbitados de huésped de frenopático a pensión completa, llenos de un odio desarbolado y socialista muy de cheka, digno de alguna de las trece rosas amorosas, aullaba como una posesa esto y lo otro hasta llegar al orgasmo más diabólico con un “¡Fascistas, son fascistas!” para referirse a Vox, que qué habrá dicho o hecho el pobre Vox para recibir tanto odio y tanta convulsión; o el de la Chiki-Girl –de cuyo nombre no me acuerdo ni pienso ir a consultarlo– y sus MENAS andaluces, sus niños queridos del alma, todos y cada uno –¡cuánto corazón y cuánto amor tiene esta chic@, Señor!–, incluidos y destacados de entre ellos los delincuentes en general y abusadores de niñas de diez años en particular, que los pobres son los más necesitados de recibir el amor y la leche que mane de sus turgentes pezones de miliciana milenaria para poder ser debidamente reinsertados (los MENAS, no los pezones) en nuestra sociedad igualitaria y marxista; o al de esos editoriales de El País y el de esas tertulias e informativos de la primera, la segunda, la tercera, la cuarta, la quinta, la sexta (…) boñigas, que viendo lo que se les viene encima han sacado todos los cañones y corifeos de su indigna falta de profesionalidad para inventarse un cuento de terror que no se cree ni el más tonto de sus hooligans.

Y a este alboroto desatado andábamos sometidos, cuando nos aparece con las rebajas la ilustre marquesa de Casa Fuente, más conocida como Cayetana Álvarez de Toledo de Voy y Vengo. La marquesa es una chica que bien podría haber doblado a Jessica Rabbit, la sugerente chica protagonista de aquella película de dibujos animados “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, aunque, de momento, lo que dobla es su propia trayectoria, entrando en el PP para salir al poco porque Rajoy no le gustaba, para después votar a C’s, qué cosas, y terminar volviendo al PP 1.0 de Casado, que como es sabido fue un efímero partido que giró a la derecha unos minutitos para probar y que, finalmente, volvió a beber de las ubres ideológicas de Mariano el Malo para transformarse en el PP 2.0, y en eso estamos. Y ahí tenemos a la marquesa compartiendo escenario con el percebe de Pontevedra once more, qué cosas tiene la política.

Cuando a nuestra marquesa doctora periodista política tertuliana de hiperbólica tri-nacionalidad le preguntan por Vox, larga una diatriba demencial francamente sorprendente para alguien con un currículum tan brillante como el suyo. Cómo es posible que alguien que se doctora en Oxford pueda, mintiendo, manipulando y tergiversando la realidad hasta la basca, llegar a discurrir como si fuera una alumna de secundaria con dos suspensos es un enigma de esos que jamás serán resueltos. Dice Cayetana, de manera muy requetedicha, que Vox es una “abdicación”. Y para que lo entendamos, nos da dos razonamientos. Veamos:

RAZONAMIENTO 1: …En todo caso, antes que las previsiones están los programas. Vox es una abdicación. Lo es por dos motivos. Primero, por su desistimiento constitucional. Vox da por fracasada la Constitución. Considera que el Estado nacido en 1978 es un "Estado fallido". Lo llaman así. Pretenden liquidar la etapa más justa y fértil de la historia de España por culpa de un hatajo separatista de reaccionarios desleales. Es decir, nos propone que tiremos la Constitución con el agua sucia del nacionalismo. Y eso me parece una frivolidad y un error. La Constitución es lo mejor que hemos hecho los españoles en 500 años de difícil historia en común. Jamás hemos gozado los españoles de más libertad, más igualdad, más oportunidades y más prosperidad que en estos cuarenta años. Yo no estoy dispuesta a renunciar a la Constitución porque el separatismo haya decidido cargársela. En ese sentido, el discurso de Vox me parece la expresión de una resignación. En contra de lo que ellos dicen, es un discurso lánguido, que abona la falacia del fracaso español. España no está condenada a repetir sus fracasos. La Constitución no ha fracasado. Han fracasado las políticas de apaciguamiento. Basta con una nueva política para que viva la Constitución.

Para empezar, miente Cayetana cuando afirma que Vox pretende liquidar la etapa más justa y lalalala. Precisamente, lo que Vox hace es dar la cara y enfrentarse a la manipulación socialista de la historia, cuyo objetivo es, este sí, destruir la Transición para llevarnos a la III República. Y mientras unos exigen con valentía, en esta pocilga del pensamiento único, que se derogue la Ley de Memoria Histórica y se deje de profanar tumbas y sembrar el odio, el partido de la marquesa se abstiene ante estas agresiones que van directamente a destruir lo que se consiguió de bueno tras la muerte de Franco, que fue fundamentalmente dejar la fiesta en paz. Sabe perfectamente Cayetana, y por saberlo es una mentirosa por afirmar lo que afirma, que lo que Vox quiere hacer no es tirar la Constitución con el agua sucia del nacionalismo, sino modificar la ordenación  administrativa del Estado desmontando en la medida de lo posible el estado de las autonomías. Y lejos de ser su razón de forma exclusiva el escándalo de Cataluña, (que ya sería razón suficiente), lo es el hecho indiscutible de que las autonomías han traído con ellas  la insolidaridad entre regiones, la desigualdad de derechos, el despilfarro económico y el irracional desenvolvimiento administrativo, todo lo cual nos ha llevado a ver con naturalidad cosas tan demenciales como, por ejemplo, que no podamos ser atendidos sanitariamente con normalidad en otras autonomías o, mucho más grave, no podamos ser escolarizados en el idioma común y obligatorio. Y, Cayetana, si lo que ha fracasado son las políticas de apaciguamiento, eso vas y se lo cuentas al padre de tu padre político con el que compartes mítines, porque quienes nos han traído hasta aquí son los socialistas y los tuyos, y la razón de la existencia de Vox está, precisamente, en el hecho de que tú y gente como tú llevan años dando bandazos y bajándose los pantalones ante tanta manipulación ideológica y política, pasando de versión de partido y/o de un partido a otro como si no hubiera mañana.

RAZONAMIENTO 2: Sí, como ciudadana y votante, a mí me gusta que me digan la verdad. Que no me cuenten cuentos. Y Vox cuenta cuentos. Propone la derogación del Estado de las autonomías cuando sabe perfectamente que esa propuesta es inviable. Del mismo modo, anuncian muros "infranqueables" en Ceuta y Melilla. Esos muros también son ficciones. La política ficción es política populista. Yo creo que hay que tratar a los ciudadanos como adultos. Respetar su inteligencia. No engañarles. Las recetas sencillas están basadas en una simplificación artificial de la realidad. Esa simplificación puede resultar electoralmente útil pero siempre desembocan en lo mismo: frustración. Lo mismo pasa con los separatistas. Es tan fantasioso y falaz prometer una Cataluña independiente como una España sin autonomías. La Constitución hizo compatible la vieja diversidad española con los dos grandes valores modernos: igualdad y libertad. "Juntos los distintos para ser libres e iguales", como no me canso de repetir. Unos pretenden una Cataluña uniforme. Otros sueñan con una España uniforme. Pero no lo son. E intentar imponer la uniformidad es siempre ingeniería social.

De nuevo Cayetana miente para acomodar su discurso, porque cuando el discurso es falaz, se hace necesario introducir en el mismo la mentira para sostenerlo en apariencia, siendo común estrategia argumentativa atribuir posiciones al contrincante que en realidad no le pertenecen para poder descalificarlo. Es falso de toda falsedad, y esta manipuladora del discurso lo sabe perfectamente, que Vox pretenda una España uniforme, y además tiene la desfachatez y la torpeza argumentativa de pretender equiparar lo que quiere Vox para España con lo que los golpistas de su Rajoy quieren para Cataluña. En su delirio, remata el “razonamiento” hablando de ingeniería social, que es un término que suena muy bien, sobre todo si se aplica con algún sentido racional, como por ejemplo a las leyes de género que su partido, junto con todos los demás, pretenden imponer a nuestros hijos en las escuelas, nos guste o no. 

Vox no cuenta cuentos, querida marquesa. Modificar las estructuras administrativas es tan posible como no hacerlo, depende de los partidos políticos que tengan la voluntad de respaldarlo. Es cierto que, hoy, en España, esto no es posible, entre otras cosas porque hay políticos tan cobardes como tu padre y tu abuelo políticos, que en vez de tomar las decisiones justas, se han bajado cobarde y sistemáticamente los pantalones ante el escándalo de injusticia autonómica al que, de tan obvio que resulta, aburre y agota siquiera aludir. Y fíjate si serás brillante con tu marquesado, tu doctorado, tu Oxford y tu voy-y-vengo y por el camino yo me detengo, que en tu borrachera intelectual nos sueltas la simpleza de que no es posible levantar un muro para que no se nos cuelen los ilegales por Ceuta y Melilla. Tú es que no has visto Juego de Tronos, hija. Sólo te falta hablarnos del viento zapaterino, devenidas en flatulencias del Dr. Fraude, y de la libertad de movimiento ecuménico y amoroso del mefistófeles del Vaticano. Abdicación, resignación y claudicación no es lo que tú atribuyes a Vox, no; lo es el subyugarse, como una oveja más, a los delirios del pensamiento buenista que te impiden siquiera hablar, por no resultar políticamente incorrecta, de los más elementales medios de control emigratorio, del escandaloso adoctrinamiento de las leyes de género, de la manipulación totalitaria de la ley de desmemoria histérica y de la asquerosa profanación de los muertos. Ya nos contarás, dentro de un tiempo no creo que demasiado largo, dónde estás tú y dónde has dejado al partido de la traición en el que militas, el del yayo Rajoy y su hijo Casado, tu padre político. Así de brillante eres, casi tanto como campanuda resultas.

COMENTARIOS [0]
[ NickAdams ] ha dicho:
07-11-2019

Y tocando el tema menos relevante del fútbol, ha nacido una estrella: Rodrygo.

¡Qué suerte tienes Zinedine! ¡Baraka te sobra!

[ NickAdams ] ha dicho:
07-11-2019

Caña merecida a la Pendulera Álvarez de Toledo. Mi pregunta es: ¿porqué una mujer intelígentísima, preparadísima dice cosas que tiene que saber que son rotundamente falsas? ¿Por qué intenta manipular a los votantes con un ese acento tan "peronero"? Pues será por lo que siempre ocurre con la inmensa mayoría de los políticos que, hoy, sufrimos en España: el crematístico yo, mí, mío. 

¡Al PP, nunca más! ¡Mi voto para VOX! ¡Entérate, Cayetana!

[ retaso ] ha dicho:
07-11-2019

Aún no salgo de mi asombro. ¿Cómo se puede caer tan bajo? Mienta, miente y remiente, y vuelve a mentir. No hay una sola dosis de sensatez en todas las palabras de Cayetana. ¿No se estará drogando?