[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

CELAÁ ROTTENMEIER

Como a cualquier otro, es de justicia agradecer a Isabel Celaá que no lleve careta y que, por lo tanto, ofidio sibilante, nos muestre su talante mezquino y totalitario de forma tan transparente y con tanta naturalidad, con lo que bien sabemos a qué atenernos con ella, igual que, por ejemplo, parecía fácil entender qué podía representar Hitler oyéndole sus espumarajos verbales en Nuremberg.  Qué se puede decir, que no caiga por su propio peso, de alguien que ha afirmado, con su engolada dicción, con su prepotencia insoportable y con su cara de señorita Rottenmeier que "No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres". Naturalmente que lo horripilante del fondo nazi de la frase es lo más relevante, pero esos “no podemos pensar” y “de ninguna de las maneras” definen a semejante pieza como el verdadero monstruo extremista que lleva dentro. Por otra parte, resulta a la vez que la señora parece tonta, porque siguiendo la estela que nos propone, no siendo según ella los niños de sus padres, sino del Estado, tendríamos que suponer que aplaudiría con entusiasmo lo que hiciera ese Estado independientemente de quién estuviera al cargo del mismo (imagínense un partido en el poder compuesto de supernumerarios del Opus, por ejemplo), a menos, claro es, que la doña se crea el rey Sol y aquello del “l'etat c'est moi”, que es de lo que, obviamente, se trata. 

El verdadero problema de que existan animales políticos de estas características reside en el hecho de que prácticamente el 100% del personal se dirige a semejantes esperpentos ideológicos como si merecieran algún respeto y fueran humanos democráticamente homologables. La consecuencia de esta permisividad con manifestaciones y acciones de intrínseco carácter totalitario es que sus protagonistas, no viendo ni por atisbo lejano una reacción frontal e inequívoca ante semejantes salvajadas, se sienten nadando en las aguas de la más absoluta impunidad, razón por la que hoy disfrutamos de gentuza como la de Bildu en el Congreso, PNV mediante. Afortunadamente, después de cuarenta años de tragar detritus, por fin tenemos un partido que planta cara a toda esta basura, buen ejemplo de lo cual –aun no viniendo el contenido del mismo directamente al caso- lo pueden comprobar en esta soberbia intervención de Macarena Olona que podéis seguir más abajo. Sí viene a cuento el hecho de que ese mismo partido ha presentado un recurso de inconstitucionalidad a la nueva ley de “educación” social-totalitaria.

Alimentado por esa impunidad a la que ya se han acomodado, ese carácter totalitario termina deviniendo en una borrachera de altanería, prepotencia, chulería, mezquindad y falta del más mínimo sentido del respeto por el discrepante, generoso ejemplo de lo cual nos lo dio ayer la misma inefable “experta” en ESO (Educación en Socialcomunismo Obligatorio) aludida anteriormente, en respuesta a una intervención de un diputado del PP que defendía el mantenimiento de los centros de enseñanza para alumnos de necesidades especiales que estos hijos del diablo quieren llevarse por delante. Hacía referencia el diputado mencionado, para ilustrar su posición,  a su hija de 25 años, mujer con síndrome de Down que ha alcanzado cotas de formación y acomodo profesional dignos de mención, fruto, en opinión del interviniente y de cualquiera que no sea sencillamente gilipollas, de las ventajas de haber podido recibir una educación y asistencia acordes a sus específicas necesidades en centros especiales.

La institutriz de Klara –y jefa de Heidi–, haciendo gala de una sintaxis digna de cualquier ministro de educación socialista,  le respondió con el talante descrito más arriba, preguntándole al diputado “Señor Matarí, ¿de dónde viene usted, de qué lejos viene usted? Usted no tiene ningún contacto ni con el mundo educativo ni con los padres ni con los hijos ni con los profesores, usted no sé de qué habla.” Sí, la institutriz es ministra. Sí, sí, de Educación… y de mala educación también:  

Como yo sí me he tirado en territorio comanche una cantidad de años aún mayor que los que esta experta en educación lleva huída del aula, chupando del bote y acumulando riquezas inmobiliarias (o sea, yo desde el 82, trabajando; ella, desde el 87, dando por retambufa), les contaré un par de cosas sobre el asunto. 

La primera, sobre el deterioro paulatino e inexorable que su LOGSE ha producido en la sociedad, de manera que hoy vemos el producto en esa sociedad en general y en el parlamento en particular, donde abruma un porcentaje de diputados maleducados, mal vestidos, mentirosos, sin preparación intelectual, sin oficio conocido…, que van del adonis de las rastas al del moño y sus andrajos, pasando por oye tía y siguiendo por el esperpento Lastra o los del pelo cortado a hacha, todos ellos bien coronados por el doctor cum fraude, mentiroso mayor del reino. ¿Se cree alguien que esta cosecha impresentable es producto del azar? Pues ahora, como les ha debido de parecer insuficiente el espectacular resultado, vuelven con otra ley de suma y sigue. Pobres nietos.

La segunda, sobre la triste –a veces desgarradora– realidad, en la que experiencias con alumnos de integración son en un alto porcentaje un desastre no ya académico, sino también afectivo, en un mundo donde la edad de quienes lo nutren les hace caracterizarse, en muchas ocasiones, por su crueldad. Lo que ellos llaman integración del diferente no es más que el instrumento de experimentación social para que quienes no lo son aprendan a aceptar al diferente, un mundo feliz. Que el diferente pueda verse humillado en el intento debe de ser simplemente un daño colateral, mismo principio que alimenta todos los esfuerzos que hacen por que los alumnos destacados intelectualmente no lo sean, rebajando niveles, jugando al corro de la patata y, a partir de ahora, señalándose sus partes a ver si el chico es chico, si la chica es chica, si el chique es chique o si al final va a resultar que son todos mediopensionistas. Y aquí estamos hablando de integración de alumnos con discapacidades moderadas. Algunos tienen un recorrido positivo, pero muchos otros no. Muchos otros sufren, además de la crueldad aludida, la falta de formación del profesorado, la falta de medios, la falta de planificación, la falta de espacios adecuados, la falta de sinceridad a la hora de presentar los resultados y la falta de vergüenza por todo ello. 

Ahora, como son más listos que el primero de la clase, hipertrofian el disparate, pretendiendo ampliar el espectro a alumnos con discapacidades de mayor calado, robando además la libertad de los padres para elegir el tipo de centro que mejor consideren para sus hijos. Entérense: aprobada esta basura, lo que va a quedar, además de la desaparición de los centros educativos especiales, es un estercolero educativo ingobernable. Pero, sobre todo, un estado totalitario dictando cómo, dónde y de qué manera han de ser educados nuestros hijos. Y Celaá, de maestra de ceremonias: no podría salir nada mal… a sus hijas, que estudiaron en colegios concertados de élite, allá donde sus socios de gobierno aplaudían explosiones. Católicos, los colegios, para más señas. Si es que son insuperables….   

(Leo ahora que la protagonista ha pedido, eso dicen,  disculpas. Sí, al típico modo del soberbio calculador: no por lo que ha dicho, sino por cómo se haya podido sentir el ofendido. Es como si te llamamos puta y luego decimos que, si se has sentido ofendida, oye, perdona, que lo sentimos mucho. Más falsa que una moneda de tres euros. ) 

COMENTARIOS [0]
[ kaus ] ha dicho:
27-03-2021

¡Qué grande Doña Macanera Molona! 

Con todo el respeto, por supuesto.

[ wh ] ha dicho:
26-03-2021

Buen repasito didáctico, especial para todas aquellas engañadas y adoctrinadas víctimas de la LOGSE. Esa misma LOGSE que ahora quiere ser ampliada por la lerda Celaá para llevar a nuestros nietos a la sumisión total.

[ ocin ] ha dicho:
26-03-2021

Sólo adjunto, porque si dijera lo que pienso de esta ministrilla, no sé que me podría pasar :

https://elcorreodeespana.com/politica/180324405/La-sueca-Por-Fran-Ruiz.html

[ wh ] ha dicho:
26-03-2021

Smith & Wesson es nuestro Harry el Limpio..., muy limpio, muy claro y muy contundente. ¡A joderse, periolistos vendidos!

[ doncel ] ha dicho:
26-03-2021

Efectivamente, Begerrulo, nada de esto es producto del azar, sino cosecha de lo maliciosamente sembrado y logro de los objetivos buscados.

Le tengo ganikas a la Celáa, le tengo ganikas a Esteban (¿cómo se vasquiza Esteban?), le tengo ganicas...

Acabo antes si digo a quién no se las tengo. 

Diu el Corán como moraleja de la fábula del perro muerto de sed a quien naides, salvo un compasivo beduino, dio de beber:

quien haga un gramo de mal, lo verá, y quien haga un gramo de bien, lo verá también

Yo espero que con todos estos criminales se haga justicia un día, en esta vida o en la otra; preferiblemente, en las dos. 

No más roscos para el bien.

Rodeo man

https://www.youtube.com/watch?v=qI8-mhn407s

[ NickAdams ] ha dicho:
26-03-2021

Si viviésemos en una verdadera democracia este tipeja -y creo que me quedo corto- no sólo podría tener la cartera de Educación sino que tendría que estar pasando de juzgado a juzgago por justas demandas por limitar nuestras libertades.

¡Fuera la Celaá!