[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

EL PIN DEL PENSAMIENTO ÚNICO

Parece ser que está causando sensación un generoso mensaje que una tal María del Mar Sánchez Vera, doctora en Pedagogía que  imparte clase en la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia, ha tenido a bien publicar en Facebook  (https://www.el-lorquino.com/educacion/se-hace-viral-el-mensaje-contra-el-pin-parental-de-una-doctora-murciana-de-pedagogia/  ).  El mensaje aborda el asunto del “pin parental”, término este que, por cierto, produce dentera, además de ser extremadamente torpe por quienes lo han utilizado para intentar introducirlo. El “pin parental” es, en realidad, algo tan simple y que se está utilizando desde tiempo inmemorial en las escuelas e institutos, pues no se trata nada más que del derecho de los padres a decidir que sus hijos no acudan a una determinada actividad extraescolar o complementaria (paso de tecnicismos irrelevantes), derecho que se ejecuta por medio de un documento que los centros deben facilitar a los padres para que estos autoricen la asistencia de su hijo a la actividad correspondiente. Cuando en España la imposición del adoctrinamiento de pensamiento único se producía de forma pautada en cantidad y calidad por aquello de no alarmar en exceso al personal, había dos razones que justificaban la existencia de esas autorizaciones: blindar legalmente al profesorado en caso de que hubiera algún accidente en el transcurso de la actividad y facilitar, en aquellas actividades que conllevaran un desembolso por parte del alumno, que los padres no tuvieran que afrontar un gasto que no se podían permitir (imaginemos la Semana Blanca). 

Una vez inoculado el adoctrinamiento unidireccional paulatino y cauteloso que se ha venido produciendo a lo largo de las últimas décadas en diversos temas –de los que podemos destacar, por ejemplo, la cuestión del aborto y la cuestión del enfoque del período de la historia de España entre los años 1931-1936–, se produjo, con el mandato de Zapatero, una segunda fase en la que, con aquiescencia del PP, se elevó la intensidad de los mensajes y, mucho más grave, se aprobaron tres leyes de marcado acento totalitario, como lo son la de Violencia de Género, la de Memoria Histórica y la del colectivo LGTBI.  El carácter  totalitario de estas tres leyes no se fundamenta en la mayor o menor sintonía que  uno pueda tener con las mismas, sino en el propio carácter de algunos de sus artículos: en la primera, salta por los aires la presunción de inocencia y la igualdad de trato ante la ley, puesto que por razón de sexo se aplican distintos protocolos y distintas condenas para los mismos delitos dependiendo de quiénes los cometan, hombres o mujeres, en un flagrante  atentado contra nuestra Constitución; la segunda, impone una visión maniquea y profundamente sectaria de un periodo que se caracterizó por su enorme complejidad y que, precisamente por ello, ha producido una bibliografía sobre el mismo que supera con creces la de cualquier otro conflicto bélico; finalmente, la tercera, que prohíbe a los homosexuales que no estén satisfechos con su condición buscar consejo profesional para intentar revertir, ni siquiera acomodarse a, a su situación por su propia decisión y voluntad, cercenando una libertad individual innegociable para cualquiera que tenga un sentido real del libre albedrío.

Hemos entrado ahora, con el gobierno  nacional-socialista-comunista de Pedro Sánchez, en la última fase. Superada la de estratificación cautelosa del pensamiento único y la de imposición explícita por medio de leyes, nos adentramos ahora en la fase más agresiva, que a su vez, se desdobla en la descalificación abiertamente explícita del discrepante, ya en marcha,  y la exigencia de la aceptación explícita de la doctrina impuesta, que será la etapa final al estilo del partido nacionalsocialista alemán, etapa en la que si no estás conmigo, que soy la Verdad, estás contra mí, y debes ser anulado. Es decir, si ahora, a quienes no pedimos, ojo, sino que exigimos la libertad de simplemente acudir o no a charlas de adoctrinamiento ideológico se nos descalifica afirmando que en nuestra exigencia subyace un cuestionamiento de los valores democráticos, pasado mañana veremos que esto se convertirá en una asignatura troncal calificable y se sondeará, por medio de cuestionarios y exámenes, el aprovechamiento del alumnado de los contenidos de adoctrinamiento impartidos, al modo que se comprueba –cada vez menos y de manera más laxa– el aprovechamiento en Matemáticas, Lengua o Inglés. Formación del Espíritu Nacional, vaya. Es de suponer que quienes fracasen en el intento, terminarán por ser enviados a centros especiales de reeducación en “valores democráticos”. En la medida en que se consiga imponer el discurso, efectivamente se conseguirá, como apunta bien nuestra amiga, que prevalezcan esos valores y deberes democráticos de obligado cumplimiento, tan democráticos, sí, como lo era la República Democrática Alemana felizmente desaparecida: los que usted diga.

Es muy posible que ante tantas palabras metidas en las profundidades de las subordinadas y ante párrafos tan prolijos, los consumidores del lenguaje moderno de mensajes de no más de entre 140 y 180 caracteres no hayan llegado hasta aquí. Lástima, porque es aquí, establecidas las premisas anteriormente explicadas, donde comienza el presente escrito a responder al de la Doctora de la Universidad de Murcia, que bien podría haberse ahorrado buena parte de su digresión si hubiera empezado por los últimos párrafos, donde nos regala un montón de apreciaciones subjetivas y deducciones gratuitas que no nos importan gran cosa y que hacen superfluo todo lo anterior. No es buena arma argumentativa basar nuestras posiciones en juicios de intención y prejuicios galopantes, pero esto a la susodicha parece importarle poco. 

Nos asegura que, muy lejos de reivindicar su libertad para que sus hijos sean formados en los valores morales que defienden, los padres del pin lo que pretenden realmente es cuestionar los valores democráticos. Discurrir de esta manera es fácil y siempre exitoso, porque si quien discurre establece previamente que sus posiciones son las que representan los valores democráticos, el éxito final siempre está asegurado: cualquiera que no defienda esas posiciones estará, por definición, socavando esos valores. Esto también le pasaba a la Stasi de la RDA y a los nazis anteriormente. Además de socavar estos valores, la Doctora asegura que las intenciones de los demandantes son las de desprestigiar la escuela (pública, se entiende). En definitiva, hace el reparto conceptual de qué es un valor democrático y establece las intenciones, que no los actos, del enemigo. Curioso país este que atribuye un franquismo incuestionable a quienes jamás hicieron declaración defendiendo ese régimen (VOX) y, por el contrario, asumen la verdad incuestionable del pedigrí democrático y de defensa de la libertad de quienes se han declarado comunistas, bolivarianos y marxistas (Podemos).

Añade a continuación, como demostración irrefutable de sus tesis, que los “niños tienen derecho a saber que existen distintos tipos de familias y que no pasa nada, tienen derecho a que les digan que la homosexualidad no es una enfermedad, y a entender que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres”. Efectivamente, hoy se ha impuesto el hecho de que hay diferentes tipos de familia, pero, para la manera de entender la vida de algunos, sí pasa algo. Hay, le guste o no al ejército del pensamiento único, quienes creemos en la familia tradicional como sustento de sociedades sanas, y que lo otro tendrá que aceptarse porque, lamentablemente, se ha impuesto y ahí está. Lo que no se puede pretender es imponer una manera determinada de entender la sociedad y, además, descalificar como “no demócrata” a quien discrepe de ello. Si mi compañera de trabajo decidió tener un hijo por inseminación artificial y, consecuentemente, ese niño carece de la figura del padre presente en su desarrollo, yo no me inmiscuyo personalmente en sus decisiones, pero desde luego tampoco pienso admitir esa opción como válida porque estoy en mi derecho de ejercer mi libertad de opinión. Que a los hijos les falte uno de los dos referentes paternos naturales no es deseable por principio, y parece por lo tanto muy discutible que los derechos y voluntades personales de una madre estén por encima de los derechos de los hijos de poder disfrutar de unas relaciones familiares plenas siempre que sea ello posible. Esto es sólo un ejemplo; la adopción por parejas homosexuales sería otro, pero hay muchos más.

Asociar la exigencia del pin parental con la homofobia o con la defensa de la desigualdad de derechos entre hombres y mujeres es una falacia rebosante de odio. Precisamente, empezando por lo segundo, coincide entre quienes exigimos el pin el pensamiento de que con las leyes de violencia de género lo que se está produciendo es, precisamente, una desigualdad de derechos entre hombres y mujeres, como se ha referido antes. Por otro lado, lo que exigimos respecto a lo primero (y todas sus derivaciones) es que no se imponga en las escuelas ninguna ideología doctrinaria, ni la de género ni ninguna otra, primero, por principio, y, después –y esto debería seros útil a los del pensamiento único por mero instinto de supervivencia–, porque si pasado mañana el Estado lo controlan otros, con la misma lógica habrá que aceptar que los niños sean adoctrinados en valores  contrarios a los que actualmente se están imponiendo de manera totalitaria. Es muy posible que haya un sector de la población que estuviera dispuesto a hacerlo de manera tan ignominiosa como quienes actualmente ejercitan esta bota autoritaria, pero hay también quienes creemos que en las escuelas no hay que adoctrinar en ningún sentido, precisamente para evitar que el Estado convierta a la ciudadanía en lo que el dictador ideológico de turno tenga por pertinente.

Respecto a la cuestión del desconocimiento generalizado del mundo educativo, no puedo estar más de acuerdo. Sin duda, buena parte de la ciudadanía saldría a correr a gorrazos a más de un reformador y a más de un profesor si realmente llegaran a comprender el nivel que se está impartiendo, la forma en que se imparte y el fraude que se produce con los resultados. Pero que uno comparta que existe ese desconocimiento naturalmente no quiere decir que comparta la lección magistral que la Doctora nos regala. Vayamos con ella.

Es falso que la Programación General Anual (PGA) de los centros informe de todas las actividades complementarias, puesto que la posibilidad de realización de muchas de ellas se concreta a lo largo del curso, como es natural que pase. Tampoco es garantía de nada que esas actividades pasen por el claustro (o lo que queda del mismo) y el consejo escolar, porque una cosa es el valor nominal de una actividad y otra muy distinta su desarrollo en el aula. Aun así, uno reivindica el derecho a que sus hijos no reciban educación sexual fuera de lo estrictamente científico, es decir, lo que un profesor de biología habitualmente explica en su clase. La educación sexual entra en un terreno pantanoso cuando detrás de ella aparece el adjetivo “afectiva”. A nadie creo que se le escape que este asunto es controvertido y que sobre el mismo hay muy diferentes opiniones, y que muy diferente sería que esa actividad que aparece en la PGA y ha pasado por el claustro y el consejo escolar y todos los superfiltros del sistema la imparta un experto técnico agnóstico formado en Yale, un cura católico, un miembro del Opus, la vecina del 5º o dos zarrapastrosos enviados por un ayuntamiento regido por comunistas. Porque si el principio de imposición vale, habrá de valer para todos. Y si el director del instituto A conoce a un experto del Opus muy ducho en la materia, habrá que aceptarlo exactamente igual que si el del instituto B es muy amigo del alcalde del pueblo y este le proporciona, desde su atalaya democrático-comunista, dos “expertos” de 24 años que han mamado a las ubres de doctrinas como la que preconiza la directora del Instituto de la Mujer, que, como es sabido, anima a que la mujer penetre al hombre analmente para alcanzar la igualdad, en un envidiable ejercicio de transversalidad doble.

La realidad es que lo anteriormente dicho no es invención mía, y, efectivamente, alguien que ocupa un alto cargo de prestigio va por ahí diciendo semejantes cosas. ¿Sería lícito que el hijo de unos padres musulmanes o el de unos padres simplemente normales se tuviera que ver expuesto y sin remisión a recibir semejante barbaridad? Si lo es, ¿dónde está el límite? ¿Valdría el discurso que defiende el animalismo, la poligamia o la pederastia? Con toda seguridad, algún hijo del pensamiento único sabrá que las feministas de finales de los 60 y de los 70 defendían la pederastia… ¿Hay, pues, algún límite? Y si lo hay, ¿quién lo pone? ¿Abascal, el superfascista peticionario de pines parentales –¡qué des-facha-tez!– o el vicepresidente de la secta comunista?

Tampoco creo que sea tan difícil entender que aquí nadie discute que valores universales como, por ejemplo, el de la  solidaridad deben ser inculcados de forma general. También otros olvidados como el respeto, la educación, el esfuerzo, el sentido de la justicia… Respecto a la tolerancia, quizás sería recomendable que la Doctora empezara por ella misma y se aplicara el cuento, abriendo la mente a quienes discrepamos del pensamiento único férreamente establecido; respecto a la igualdad…, este es uno de esos conceptos que requieren más información, puesto que, reduciendo el caldo, se me ocurren dos conceptos diferentes: el liberal, que atiende a la igualdad de oportunidades, y el marxista, que atiende al igualitarismo destructivo, es decir, a la igualdad de resultados. No hay más que ver la LOGSE, madre de todos los males, y sus hijos legales putativos para entender el fracaso que supone reprimir la excelencia para, recortando por abajo, distribuir la felicidad. Ya se sabe que un buen militante del pensamiento único prefiere que todos sean iguales a que haya diferencias, incluso si el más bajo del segundo grupo está por encima de todos los del primero: mejor un grupo de 5 alumnos nivel 3 que otro con 4 alumnos nivel 8 y uno de nivel 4, lo que constituiría un atentado inaceptable a la igualdad. En todo caso, ¿es manifestación de algún valor universal y, por lo tanto, de obligatorio respaldo defender el derecho a la adopción de un matrimonio entre dos transexuales, independientemente de que sea una relación de dos gays (mujeres que se transformaron en hombres), dos lesbianas (hombres que se transformaron en mujeres) o “heterosexual” (hombre que se transformó en mujer con mujer que se transformó en hombre)? Y si vale esto, ¿se puede discrepar… aunque sólo sea un poquito?

Termino: lo que uno esperaría es que, como efectivamente dice la Doctora, en los centros hubiera gente de toda ideología entre el profesorado. Sin embargo, también es cierto que hay gremios que suelen tener una tendencia ideológica escorada mayoritariamente hacia un lado. Reparemos, por ejemplo, en el gremio del mundo del cine. ¿Hay de todo? No debe de ser así porque gente de la farándula de derechas  se cuentan con los dedos de la mano y prácticamente todos son progresistas de manual. No creo que haya tan pocos como los que aparecen, pero sí creo sin dudarlo que la mayoría de los que pueda haber están aterrorizados ante la idea de manifestarse. Con los profesores pasa exactamente lo mismo. Habría que pensar que, más o menos, los claustros deberían ser un reflejo de la propia sociedad en general. La realidad es muy otra. Sin embargo, que haya más profesores de izquierdas que de derechas no sería mayor problema siempre y cuando no haya adoctrinamiento, que lo hay. Lo que sí es verdaderamente preocupante, desde el punto de vista de la democracia y la libertad, es el irrefutable –lo conozco de primera mano– hecho de que el profesorado de posiciones conservadoras está aterrorizado de expresar sus opiniones en público. Esto es el fruto de la presión del pensamiento único en su modo más agresivo, que vendría a estar bien representado por el texto que nos entretiene, en virtud del cual la simple exigencia de ejercer la libertad de no asistir a una clase de adoctrinamiento es sinónimo de fascismo recalcitrante, levantando este revuelo y produciendo esta agresividad y esta presión insoportable. 

El ejército del pensamiento único se nutre de gente aterrorizada, desinformada y manipulada, de entre los cuales no dudo que haya mucha con buena voluntad. También de quienes lo producen y lo utilizan como arma arrojadiza, de los cuales no tengo nada bueno que decir. De entre los primeros, aquellos que realmente crean en la libertad deberían atarse los machos porque los siguientes serán ellos. Al tiempo. 

COMENTARIOS [0]
[ retaso ] ha dicho:
25-01-2020

bg_rules: "Curioso país este que atribuye un franquismo incuestionable a quienes jamás hicieron declaración defendiendo ese régimen (VOX) y, por el contrario, asumen la verdad incuestionable del pedigrí democrático y de defensa de la libertad de quienes se han declarado comunistas, bolivarianos y marxistas (Podemos)."

Los sandinistas siempre fueron lo que fueron, y siempre lo serán. Cuando llegó la Transición, nadie dijo lo que eran (malvados y sofistas), todo en pos de la "reconciliación". O sea, el hombre andaba en lucha permanente con los lobos, que diezmaban su ganado, pero acabó por vencer (en aquel entonces, primaba el instinto), y los lobos (los del género lupus) ya no son un problema en España. Por supuesto, a ninguno de nosotros (me refiero a los que conservamos el instinto) se nos ocurriría meter a una manada de lobos en nuestra cama.

Pero a los otros lobos los metimos en las Cortes, y nadie dijo lo que eran: malvados y sofistas. Y los lobos de la siniestra han seguido siendo lo que eran: malvados y sofistas. Y nos hemos comportado con ellos como si fuese lo mismo ser hombre que ser lobo.

Sólo la falta de discernimiento más absoluta puede negar la diferencia entre el hombre y el lobo, pero la "no discriminación" es un principio central del mundo de castrati, y entonces se produce un efecto de inversón. Tiene las mismas causas que el síndrome de Estocolmo: si no puedes con tu enemigo, únete a él, charnego. En el caso que nos ocupa, el subconsciente sabe que existe el mal, y te presiona a identifcarlo. Pero tu mente racional no puede identificar al mal con los malos (está castrada para no llamar malos a los sandinistas), así que no le queda otra salida que identificarlo con los buenos. Por el mismo principio reactivo, se concluye que la culpa de que haya delincuentes es de la sociedad no de ellos, de que haya pobreza en el mundo es de los que generan riqueza, etc.


- transexuales: habida cuenta de que incluso Rafa Nadal ha demostrado ser un machista peligroso (golpeó accidentalmente a una "persona pequeña" -de género femenino de acuerdo a sus credenciales, pero de género desconocido para los gilipoyas- y se acercó a ver si estaba bien, y le dió un beso, sin haberle primero pedido permiso, ni a ella, ni a la Direccón General para el Control de la Violencia de Género), es muy comprensible que se vayan tomando cada vez más medidas en pos del objetivo final, que es la creación de un mundo de castrati. La lucha marxista exige siempre la extinción de una clase. El comunismo no elimina la pobreza, elimina la riqueza. La lucha de clases entre proletarios y burgueses se consigue mediante la eliminación de los burgueses. En eso ya son expertos, ahora pasan a otra "lucha de clases", la de los hombres y las mujeres. No eliminarán todavía del todo a los hombres, por el dilema biológico al que tendrían que enfretarse, pero los convertirán en castrati. Los bueyes son muy útiles como esclavos, y obedecen dócilmente sin rechistar.


- Jes: "Cada vez es más habitual que un grado elevado de formación no vaya acompañado de un gran desarrollo intelectual."

Personas cultas, con buena información obtenida en sus carreras (por ejemplo, Ciencias Políticas), cuando entran en contacto con algún comunista al que se sienten afectivamente vinculadas, perderán por completo la razón, y te dirán que Palestina fué territorio árabe desde antes que epezara a escribirse la historia, luego ni cruzados ni judíos han tenido nunca derecho a arrebatarles su territorio; que EEUU invadió Vietnam; que la Cuba de la revolución es un paraíso (sin hilo dental, pero un paraíso), etc. Y es que, mediante el chantaje emocional, esos comunistas les castran (¡son expertos en ello!). A la población en general, se lo hacen hablando de los pobres, etc. Chantaje emocional que concluye en que puedan hacerse con Villa Tinaja hoy, mañana hasta con tu propia vida.

Conozco bien a estos idiotas que se han apuntado al discurso de "la insidiosa Reconquista", etc. y todo por no ser capaces de plantas cara los malvados llamandoles malvados. Si no eres capaz de reconocerlos como lo que son, si no eres capaz de tratarlos como alimañas, sólo te queda el síndrome de Esctocolmo: ellos pasan a ser lo buenos en tu mente, y así, al menos, tu mente encuentra el descanso.

[ bg_rules ] ha dicho:
24-01-2020

Supuesto número 1:

En la Comunidad de Murcia,donde gobierna el PP con el apoyo de la extrema derecha, se ha destapado un gravísimo caso de prostitución y abuso de menores bajo custodia en centros de acogida dependientes de la Consejería murciana. Ha quedado demostrado que, de los casos aludidos, las autoridades baleares tenían conocimiento, puesto que habían sido denunciados en reiteradas ocasiones por los educadores al cargo de las niñas afectadas, que ascienden a un número de 16 hasta ahora, aunque los mismos educadores afirman que este tipo de prácticas está "totalmente extendido" y de ello se tenía conocimiento.

Al respecto, Irene Montero, ministra de Igualdad en el gobierno social-comunista,  visiblemente afectada, como adalid de la defensa de los derechos de la mujer, ha declarado que "esto es intolerable. La extrema derecha demuestra una vez más el desprecio absoluto hacia los derechos de la mujer, agravado en este caso por el hecho de tratarse de menores. Hay que plantear una posible intervención de la Comunidad afectada, incluso aplicando el 155, puesto que queda demostrado que no puede quedar en manos de unos irresponsable que bordean lo criminal. Es un claro ejemplo real de lo que oculta la fascista exigencia del pin parental, que no es sino una excusa para evitar que los ciudadanos (y las ciudadanas) sean educados en valores democráticos de igualdad y respeto hacia la mujer, lo que evitaría situaciones como esta. Uniendo ambas cuestiones, nos parece que el mencionado escándalo es motivo suficiente para proponer una inciciativa parlamentaria para modificar la ley de partidos con el objetivo último de ilegalizar a partidos fascistas, racistas, homófobos y, como queda demostrado en este caso en concreto, machistas y  pederastas, como es el caso de VOX y su acólito el PP."

 

Supuesto número 2:

En la Comunidad Balear, donde gobierna el PSOE con apoyo de Podemos, se ha destapado un gravísimo caso de prostitución y abuso de menores bajo custodia en centros de acogida dependientes de la Consejería balear. Ha quedado demostrado que, de los casos aludidos, las autoridades baleares tenían conocimiento, puesto que habían sido denunciado en reiteradas ocasiones por los educadores al cargo de las niñas afectadas, que ascienden a un número de 16 hasta ahora, aunque los mismos educadores afirman que este tipo de prácticas está "totalmente extendido" y de ello se tenía conocimiento.

Al respecto, Irene Montero, ministra de Igualdad en el gobierno social-comunista, en un alarde de prudencia y profesionalidad, ha declarado que «Esto implica un trabajo legislativo muy fino y a muchas administraciones, no es mi Ministerio el único que tiene que estar implicado, ahí Interior tiene mucho trabajo también hecho y muchos retos por delante. Hay que actuar con mucha prudencia. Hay una investigación en marcha y nos corresponde ser cautelosos a la espera de las conclusiones de la investigación para después actuar con toda la determinación. Debemos ser cautelosos y esperar a que termine la investigación para no cometer errores. Si hablamos de la trata de humanos con fines de explotación sexual, la cantidad de niñas que hay en esa situación es apabullante. Repito que tenemos que ser prudentes porque nuestra posición institucional es para actuar con mucho rigor. Para mí será una prioridad porque esta es una realidad que condiciona la vida de millones de mujeres y de niñas y porque todos los convenios internacionales nos invitan a que tomemos medidas».

Ahora, a adivinar cuál es el auténtico.

 

 

 

[ bg_rules ] ha dicho:
23-01-2020

Gracias, Jes, por tu amable comentario.

Aquí va una que acabo de encontrar por ahí: 

De las plazas ofertadas para acceder a la enseñanza, en Aragón se reserva el 1% a quien se declare transexual. Está ocurriendo. Sí, aquí en España. No es broma.

 

DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE DE LA COMUNIDAD DE ARAGÓN

ORDEN ECD/110/2019, de 25 de febrero, por la que se convoca procedimiento selectivo

de ingreso y acceso al Cuerpo de Profesores de Escuelas Ofciales de Idiomas, Cuerpo

de Profesores de Música y Artes Escénicas, Cuerpo de Profesores de Artes Plásticas y

Diseño y Cuerpo de Maestros, así como procedimiento para la adquisición de nuevas

especialidades por el funcionariado de los citados Cuerpos.

 

 ámbito de aplicación de la Ley 4/2018, de 19 de abril, de Identidad y Expresión de Género

e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Aragón, es resultante de

aplicar el porcentaje del uno por ciento del total de plazas ofertadas, siendo de aplicación los

índices de redondeo por enteros atendiendo al primer decimal. De acuerdo con el artículo de

27.3 la citada Ley, el cupo de reserva del uno por ciento irá destinado para ser cubierto por

personas transexuales.

 

2.7. Requisitos específcos para participar por la reserva para personas transexuales.

Quienes participen por este turno, además de reunir los requisitos generales y específcos

exigidos para el ingreso al Cuerpo al que se opta, deberán aportar declaración jurada notarial

en la que se identifquen con un género diferente al que se les asignó al nacer.

La opción por esta reserva habrá de formularse en la solicitud de participación, en la casilla

designada al efecto.

 

[ Jes ] ha dicho:
23-01-2020

BG_RULES, mi enhorabuena. soy un amante de la fotografía y le digo que su "ojo" en el desarrollo intelectual de estos temas, es excelente.Estoy totalmente de acuerdo hasta el punto final.

He leído también el artículo de la Doctora y creo que, aunque se autolimita en el desarrollo, será lo de los 140/180, no ve claramente de lo que está hablando. Cada vez es más habitual que un grado elevado de formación no vaya acompañado de un gran desarrollo intelectual. Llevo mucho tiempo comentando que la apertura a la información que nos ha permitido internet nos está llevando a un pensamiento único. Como se plasmó acertadamente en la película Wall-E, por no acudir siempre al pensamiento orwelliano, es más cómodo ser un receptor de información y no un recolector de la misma.

Con su permiso guardare su artículo. Me gustara releerlo.

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE
[ wh ] ha dicho:
23-01-2020

Cada día que pasa –no me canso de repetirlo- este gobierno de comunistas disfrazados de progresistas (o sea la misma basura sectaria) me recuerda a la primigenia Cuba Castrista que sufrí de niño. No se me olvidan las innumerables veces  que algunos de nuestros  profesores apesebrados ( y me lo ha recordado la innombrable que se enlaza en el artículo) nos recordaron las palabras de Castro a los intelectuales cubanos, tantas, que todavía las recuerdo: “Esto significa que dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada.  Contra la Revolución nada, porque la Revolución tiene también sus derechos; y el primer derecho de la Revolución es el derecho a existir.  Y frente al derecho de la Revolución de ser y de existir nadie puede alegar con razón un derecho contra ella.  Creo que esto es bien claro. ¿Cuáles son los derechos de los escritores y de los artistas, revolucionarios o no revolucionarios?  Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, ningún derecho.” Tomad nota, Vallés, Ferreras, etc, etc. Si esta dictadura en ciernes, progresa –y encaja bien la palabra-, alguno de ustedes por alguna pequeña discrepancia o por intereses más mundanos pasara algún tiempo en algo que podría ser llamado ERPE (Escuela de Reconducción Progresista Empoderada), que ya sabemos que estos dictadores rojos son especialistas en camuflar con palabras neutras o esperanzadoras campos de concentración que nada tendrían que envidiar a los de los nazis.

Paremos a esta basura ya o muchísimos terminaremos en ERPE (sin H de Hitler, recordad, pero con P de Pablenín).

[ ayer ] ha dicho:
23-01-2020

Gran comentario de Begerrulo sobre el liberticidio que padecemos, uno de cuyos pilares es la salvaje toma de la enseñanza por los rojos. Y, esta joya, el día después de que el Real supere su primer lance copero. Ni visita a Cibeles ni nada: articulazo del Bege, ea.