[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

INQUIETANTES SIMILITUDES

La II República que llegó en 1931 se caracterizó por su exacerbado sectarismo. Fue un régimen que nació a favor de unos y, sobre todo, en contra de otros. Como fruto de ello, trajo una Constitución anticlerical y descaradamente escorada a la izquierda, Constitución que, dicho sea de paso y ya que casi nadie lo menciona, no fue sometida a aprobación por los ciudadanos, consecuentemente perdiendo su legitimidad. El Gobierno Constituyente elegido en junio, por lo tanto, debió someter la Constitución a su aprobación para, en caso de ser aprobada, disolverse aquel y convocar nuevas elecciones. De esta irregularidad se derivan tres consecuencias: primero y como se ha mencionado, una Constitución ilegítima por su trámite y profundamente sectaria por su carácter, al estar redactada por la izquierda exclusivamente, habiendo la derecha desaparecido de la escena política de manera radical; segundo, un gobierno ilegítimo, pues de forma automática y por su propia decisión se constituyó de hecho pero no de derecho, pues no fue elegido para ello, en Gobierno ordinario; tercero, el establecimiento de  las bases de una contradicción en la trampa legal que llevó en 1936 a la escandalosa destitución del Presidente Alcalá-Zamora tras las maniobras legal y éticamente fraudulentas llevadas a cabo por Azaña y Prieto.

Además de otras muchas razones, muy probablemente también porque a la ciudadanía, en su mayoría católica, se le robó fraudulentamente esa posibilidad de rechazar una Constitución marcadamente anticlerical, dos años más tarde, una derecha prácticamente ausente en el 31 se rehízo y ganó las elecciones en 1933 con amplia ventaja. Como reacción a ello, por tres veces nada menos, tres políticos republicanos de la izquierda intentaron dar sendos golpes de estado acudiendo al presidente Alcalá-Zamora para exigirle que anulara las elecciones con el único razonamiento de que las habían ganado las derechas: su sectarismo les impedía asumir la realidad de los votos y, considerando que la república era de su propiedad exclusiva y no de los ciudadanos, no asumieron lo que la democracia había dictado, todo lo cual no lo contamos nosotros, sino que lo cuenta el propio Alcalá-Zamora en sus memorias.. Ni siquiera el irregular hecho de que a la CEDA, partido que había ganado las elecciones, se le impidiera inicialmente no ya presidir el gobierno, sino simplemente formar parte de él, fue freno para que, tras los tres intentos de subvertir la legalidad mencionados, se empezara a cocinar una rebelión y golpe de estado, en este caso ya directamente violento, que culminó en la revolución de octubre del 34, con la excusa de que el Presidente de la República había accedido no a entregar la presidencia a quien había ganado las elecciones, sino simplemente a que formara parte del gobierno con tres ministros. En definitiva, la izquierda se levantó contra la República que ella misma trajo porque no admitía que fueran otros quienes la dirigieran, votos o no votos. Todo este proceso terminaría derivando, tras sucias maniobras políticas del Presidente de la República, en la convocatoria en el 36 de unas elecciones que amañó la izquierda del Frente Popular de izquierdas, que se hizo ilegítimamente con el poder e instauró en España en un clima revolucionario que, finalmente, obligó a quienes estaban siendo exterminados social, política y físicamente a levantarse en armas, levantamiento que nos terminó abocando a la Guerra Civil.

Tras 36 años de dictadura franquista, los españoles, de forma muy criticable políticamente pero probablemente necesaria desde el punto de vista social, se dieron la oportunidad de enterrar el hacha de guerra en una Transición que permitió redactar una Constitución que, al contrario que la republicana, prescindía del sectarismo y nos acogía a todos con los mismos derechos. Además, se estableció como principio necesario y aceptado por todos en general la superación de lo que ocurrió entre 1931 y 1939 con la II República y la Guerra Civil, ley de amnistía incluida. Lo que se derivó de este proceso no fue una democracia, sino una partitocracia, que es lo único que parece se podía derivar procediendo de una dictadura y si, además, se pretendía evitar la violencia. O quizás no, porque nunca sabremos si hubiera sido posible conseguir de forma pacífica la ruptura que defendió García-Trevijano, que consistía en pasar de la dictadura a la democracia real, aunque de lo que finalmente ocurrió sí podemos afirmar dos cosas sin ninguna duda: el tránsito de un régimen a otro fue pacífico y el régimen resultante no fue una democracia.

Durante cuarenta años, España ha ido conformándose como un país ideológicamente de izquierda, lo cual ha ocurrido en dos fases. Superada la fase de la Transición, el PSOE llegó al poder en el 82 y se puso manos a la obra, centrando su atención en el instrumento más efectivo para ahormar a los ciudadanos, esto es, la educación. A través de la LOGSE y sus pequeñas modificaciones y gracias al abandono absoluto del PP en este asunto, las generaciones que han pasado por las aulas, con el refuerzo de los medios de comunicación, han sido debidamente adoctrinadas y preparadas para, con la llegada de Zapatero en 2004 –trenes mediantes–, emprender la segunda fase, mucho más intensa, de adoctrinamiento en el marxismo cultural que hoy lo domina todo. Con Zapatero y el inestimable e irresponsable silencio bovino del PP, la sociedad española y el mundo político y periodístico han asumido como natural  toda la ideología cultural del pensamiento único e incontestable impuesto por la izquierda. Con un martilleo  medido y permanente, en virtud del cual auténticas aberraciones ideológicas han sido introducidas como principios de derecho natural para terminar siendo concretadas en elementos definitivamente incuestionables de derecho positivo, hemos sido castigados con imposiciones ideológicas que hace sólo 20 años eran consideradas descabelladas, y hace 15 al menos podían ser contestadas, pero que hoy se han convertido en mantras asumidos como algo incontestable, lo que se ha desarrollado en un proceso de manipulación ideológica por medio, otra vez, de los medios de comunicación y las escuelas. De esta forma, leyes incuestionablemente totalitarias que se saltan la presunción de inocencia y la igualdad ante la ley (la de Género), o que postulan la censura del discrepante (la de Memoria Histórica) o que obligan a asumir un concepto de la familia determinado (LGTBI)… han sido impuestas por la izquierda con el silencio, la aquiescencia o el entusiasta apoyo del PP. Y, de repente, cuando todo el personal había sido debidamente acomodado en el cajón que el estado omnipotente había determinado, cuando el equilibrio totalitario postmoderno había sido aceptado de forma general, cuando nadie se cuestionaba absolutamente nada y, de hacerlo, se arriesgaba a ser estigmatizado como un xenófobo, homófobo, machista, fascista o lo que viniera bien balar a la manada, hete aquí que surge VOX y lo cuestiona todo. 

Mientras VOX no era nadie, nadie le hizo mucho caso. En el momento que creció mínimamente, consiguiendo 12 consejeros en Andalucía, las hordas marxistas, azuzadas por el totalitario Pablo Iglesias y por el silencio de los medios de comunicación y de los demás partidos, salieron violentamente a la calle y se puso en marcha la máquina totalitaria en su grado 1. Desde entonces hasta las siguientes elecciones de la primavera pasada, la intensidad ha ido creciendo en la misma medida en que lo ha hecho VOX, y así la sucesión de agresiones a los representantes de VOX ha ascendido a un número superior a cien, sin contar el martilleo constante de los medios de comunicación y de los demás partidos políticos que contribuyen a crear un clima de odio contra el partido de Abascal. 

Obtenidos los 24 diputados en el Congreso, la visibilidad del partido ha crecido exponencialmente, y en la medida que ha crecido esa visibilidad su discurso, sistemáticamente manipulado de forma torticera por todos sus inclementes enemigos, ha empezado a llegar nítidamente y sin tergiversaciones. Tanto el manipulador como el receptor del mensaje saben que lo que propone VOX es, fundamentalmente, sentido común, pero el sentido común va en dirección contraria del pensamiento único establecido. Y así, cuando la propuesta real era controlar y detener la inmigración ilegal, la manipulación mediática y política la transformaba en xenofobia; cuando defendían la igualdad ante la ley, la manipulación transformaba la propuesta en machismo; cuando defendían la libertad de pensamiento, expresión y cátedra, se transformaba en franquismo recalcitrante… Lentamente, muy lentamente, el discurso auténtico de VOX ha ido abriéndose paso entre tanta maleza y tanta inmoralidad, hasta que llegó el debate del lunes, 4 de marzo, momento en el que el partido de Abascal tuvo ocasión de desenmascarar a los manipuladores, embusteros, vagos, indolentes, prestidigitadores y totalitarios por primera vez y en igualdad de condiciones, ocasión que aprovechó de manera sobresaliente, tanto que ha producido una convulsión histérica generalizada. No lo tenía difícil por dos motivos: tenía razón en su discurso y sus contrincantes no estaban acostumbrados a encontrarse a nadie cara a cara y sin complejos.

Esta situación ha causado un terremoto de gran magnitud. Medios de comunicación y partidos políticos de izquierda han emprendido una campaña antidemocrática de una virulencia sin precedentes, cuyo último objetivo es ilegalizar a quienes les contestan si su crecimiento pasa de un límite que el propio sistema de pensamiento único determine como soportable. Ni siquiera han esperado a los resultados de las elecciones y, aunque las previsiones de VOX ni siquiera le dan ni de lejos capacidad para gobernar, el simple hecho de que Abascal pasara por encima de todos en ese debate y que las encuestas hayan incrementado sus posibilidades de aumentar el número de escaños han encendido todas las alarmar, en los propios términos de la banda totalitaria, es decir, de la izquierda sectaria, manipuladora y antidemocrática. Son incapaces de aceptar una disputa democrática limpia sencillamente porque su ADN es totalitario. De la misma forma que ante la derrota electoral reaccionaron acudiendo en el 33 a Alcalá-Zamora para que anulara aquellas elecciones y posteriormente se levantaron contra la República porque la República eran ellos o aquello era la guerra, en los tiempos actuales hemos visto, como mecanismos para conseguir el poder, dobermans primero, asalto a las sedes después, trenes volando por los aires y, finalmente, mociones de censura llevada adelante de la mano de totalitarios,  golpistas y filoetarras. 

El tono que avisa lo que se avecina, y que recuerda tanto a los años treinta, viene milimétricamente marcado por el periódico de referencia de la izquierda, El País, que ha tomado consecutivamente dos medidas: escribir un editorial incendiario e intolerable contra Vox e impulsar un panfleto suscrito por mil y pico firmas de supuestos investigadores y profesores universitarios. El cúmulo de acusaciones sin fundamento ni dato concreto alguno de ambos libelos es la base sobre la que prácticamente todos los medios de información están creando el clima necesario para que la violencia que hasta ahora se ha venido ejerciendo contra Vox de manera continuada se eleve a la enésima potencia, y para que se vaya naturalizando la idea de la necesidad de ilegalizar partidos que se sitúan, según el criterio de los totalitarios que la promueven, fuera de la legalidad constitucional.

Se habla, y sobre todo se miente, de “activar todas las alarmas”, de “incompatibilidad con los valores constitucionales”, de “afirmaciones falsas”, de “justificar la xenofobia”, de “criminalizar a adversarios políticos”, de ser “una amenaza para la convivencia”, de “rasgos autoritarios”, de haber expresado “una inconsolable nostalgia por la dictadura franquista”, de “que muchas de las afirmaciones y consignas de VOX (y especialmente las más recientes) no se fundamentan en estudios que hayan sido analizados siguiendo principios y procedimientos elementales de la investigación científico-social, dando así pie a interpretaciones y extrapolaciones falsas y exageradas, que en nada se asemejan a los problemas y realidades que nos rodean y se habla”… Y se habla sin especificar para qué se activan las alarmas, ni cuáles son las afirmaciones falsas, ni qué rivales políticos han sido criminalizados ni en base a qué, ni de por qué exactamente son una amenaza para la convivencia, ni de cuáles son los rasgos autoritarios, ni de las bases para afirmar su supuesto franquismo, ni de qué afirmaciones y consignas carecen de fundamento. Simplemente, acostumbrados a largar su basura ideológica y sus embustes esperando que el rebaño los acepte como un robot programado, una vez más, de manera mecánica, vuelven a ejercer su fuerza totalitaria. Y frente a toda esta farsa antidemocrática de acoso y derribo del discrepante, estos mismos rimbombantes adalides de la libertad de pacotilla asumen con su silencio –si no con su apoyo explícito– y de forma natural el “diálogo” con los golpistas catalanes, mientras dejan a su suerte a quienes son sometidos en Cataluña; la “victoria” sobre el terrorismo de ETA, mientras cientos de miles de vascos han tenido que abandonar su tierra; la imposición de una Comisión de la Verdad Histórica, mientras otros claman por la libertad de cátedra; el brutal adoctrinamiento de los niños en los colegios en una manera de entender la vida y la sociedad, cuando es contraria al credo de muchos de sus padres; y la ausencia de independencia de los poderes, y la profanación de tumbas, y la presencia de un presidente de gobierno cuyo doctorado es un fraude público, y el latrocinio de los Eres de Andalucía, y el escándalo de Tribunal Supremo y sus sentencias, y el aún mayor escándalo del juicio y sentencia del 11M, culminación del pacto del Tinell, y, y, y… Para todo eso, nuestros garantes de la libertad y la democracia no tienen un solo pero. 

Y después de estas cuatro cositas, Vox ha tenido a bien vetar a todos sus difamadores, que antes que difamadores son hipócritas en esencia. Y consecuencia de tamaña decisión antidemocrática, se ha lanzado una campaña de plañideras aludiendo a la libertad de prensa y tal y tal. Vuelve el sectarismo, vuelve la imposición del orden de unos sobre otros, vuelve la bota totalitaria a ejercer su fuerza bruta, vuelven los años treinta. ¡Pues, eso, que se enciendan todas las alarmas!

COMENTARIOS [0]
[ Marcus48 ] ha dicho:
12-11-2019

Enhorabuena a todos los madridistas y "voxreos" de este blog. Estamos contentos con los 52 diputados y 2 senadores (por cierto, tampoco en el Senado tiene ya mayoría absoluta el PSOE), pero ¡ojo!, esto no ha hecho más que comenzar. ¡Ni un paso atrás! Como dijo Santi, esto es una carrera de obstáculos y el primero se ha salvado con nota. Lo del 28 de abril era previsible, con todo la maquinaria intoxicadora a pleno rendimiento; pero ése fue el chispazo que nos ha hecho visibles y, con la misma máquina siguiendo intoxicando, el pueblo ya se va dando cuenta de dónde está la verdad y dónde la mentira, la manipulación y el rasterismo más repugnante. ¡Viva VOX! ¡Arriba España!

[ Counali ] ha dicho:
11-11-2019

Alberto Carlos se hace representante y mánager de Malú....!!!!

[ ocin ] ha dicho:
11-11-2019

Quiero daros un gran abrazo Voxero y daros las gracias por ser patriotas y sumar para este gran resultado obtenido.

VIVA LA ESPAÑA VIVA.  ESPAÑA SIEMPRE.

https://www.elcorreodemadrid.com/nacional/337975519/35-millones-de-espanoles-demuestran-que-Vox-es-un-partido-de-extrema-necesidad-Por-Javier-Navascues.html

[ fernando_poo ] ha dicho:
11-11-2019

Hola a todos,

Antes que nada felicitar(nos) por los magníficos resultados obtenidos por Vox. En mi opinión Vox no es Cs y ha venido para quedarse como una opción conservadora en lo social y liberal en lo económico, que es la solución no sólo para España sino para Occidente en general.

Yo creo que en Vox se equivocan si se conforman y piensanque han llegado a algún sitio. Esto no puede ser más que la primera estación de un largo recorrido hasta convertirse en un movimiento hegemónico en España.

Y para ello alrededor de Vox debe armarse lo que en términos marxistas se conoce como una superestructura con pensadores que hagan influir a la sociedad (periodistas, generadores de opinión, ...) a fin de que se pueda romper la hegemonía cultural de lo que se ha venido denominando "Corrección Política" que, por cierto, yo cambiaría por Marxismo 3.0.

Sobre lo que experimenta la partitocracia y ahora se quejan es lo normal. Al final mantener grandes agregadores de población es muy difícil. Lo raro es que haya aguantado tanto y que no hayan surgido grupos localistas como los de Teruel Existe antes.

La solución es cambiar esta democracia imperfecta -que, ojo, ha servido de forma decente durante unos 30 años- hacia una democracia más perfecta. Sin embargo, esta solución no deja de plantear prblemas: por los debates que mantengo, nadie sabe en realidad qué es una democracia, para que sirve y por qué los países avanzados son precisamente avanzandos por tener estos sistemas. La gente de derechas tiene alguna pista, pero los de izquierdas es que ni lo huelen... salvo honrosísimas excepciones.

Y con esos mimbres poco podemos hacer.

Un cordial saludo a todos.

[ doncel ] ha dicho:
11-11-2019

Qué curioso... y qué canallada, amigos. 

Yo estoy muy contento -de gorjear, como luego haré-, pero los resúmenes de prensa que veo dicen que esta fragmentación es una tragedia para España. 

¡Sí, hombre, sí; era mejor, dónde va a parar, ir derechos y felices (algunos sobre todo, porque forrarse les compensa todo) a nuestro final con un PP-PSCPSOE fuerte y unido de hecho y traficando impunemente con lo que no le pertence!

Nos van a apretar por lo legal y por lo criminal y, puesto que no hay por dónde hacerlo por lo legal, hablemos claro: nos van a apretar a base de bien por lo criminal, pero, ah amigo, cuanto más lo hagan, más creceremos, porque hay varios millones de españoles que no aceptan quedarse sin nación y sin libertades, así de claro; y cada vez van a ser más. 

Tal es el dilema de los liberticidas y vendepatrias: cuanto más nos agüen la sopa, más cacha vamos a echar. 

España y libertad 

[ ayer ] ha dicho:
11-11-2019

Era "felicidades a todos" lo que quería mandar.

[ ayer ] ha dicho:
11-11-2019

Retaaaaaaa

La lucha y el rezo siguen. Felicidades a to

Orgullo.

Hemos aguantado.

Hemos crecido.

Somos convencidos.

Hemos crecido pq, si hoy hubiéramos bajado a diez y mañana hubiera elecciones otra vez, seguiríamos fieles a nosotros mismos, a Voz.

La amenaza es terrible, pero la resistencia crece con fuerza. Balance positivo.

Dice pedo q no va a hablar siquiera con quien tiene 52 diputados y representa a casi 4 millones de españoles. Ni siquiera hablar. No le queda más camino, tal es la anomalía, q ilegalizarnos o liquidarnos. Te esperamos, cabrón.

[ retaso ] ha dicho:
10-11-2019

ayer, gracias por tus oraciones. Obtuvieron respuesta.

[ Counali ] ha dicho:
10-11-2019

Con la caída del muro, Ayer, hemos pasado de tener al enemigo al otro lado del muro a tenerlo dentro. El comunismo detrás del muro transmutó a feminismo, ecologismo, separatismo.... cualquier excusa es buena para acabar con el milenario pensamiento occidental y su civilización. El gran problema es la GRAN ignorancia q a tanta gente la obtusa, seguir creyendo q el capitalismo es una lacra por sí mismo cuando no es el capitalismo el problema, la gran estafa y la mayor mentira es este capitalismo socializado q tenemos y se impone cada vez más fehacientemente. 

Arriba España....!!!

Venceremos...!!!

[ ayer ] ha dicho:
09-11-2019

Coño, se celebra con verborrea el aniversario de la caída del muro de Berlín... y se habla de luchar contra nuevos muros de xenofobia, racismo e intolerancia y contra el cambio climático, y mucho AfD por aquí y por allá.

¡¡Ni una palabra sobre el comunismo, criminal, y su caída!! ¡¡Ni una palabra de lo que de verdad se derribó!!

Malo es festejar sobre la mentira y la ocultación, hijos de puta.

[ ayer ] ha dicho:
09-11-2019

Real de ensueño, Cuná.

Aspiramos a todo también en fútbol.

[ Counali ] ha dicho:
09-11-2019

Hoy se cumplen 28 años sin Fabio Moreno. 

Tenía 2 años cuando fue asesinado en Erandio, Bizkaia, por la banda terrorista ETA.

 

Su padre, Guardia Civil y en shock tras la explosión del coche bomba, tuvo que recoger los restos desmembrados del cuerpo de su propio hijo.

 

El niño murió con la cabeza destrozada.

Su padre, abrazado al cadáver, repetía: ''Ya me lo han matado esos hijos de puta''"

 

Hace unos meses cierto partido político acepto mejorar la condiciones penitenciarias y acercar a los presos de ETA, incluyendo a los más sanguinarios. 

 

Yo no necesito reflexionar. Quienes amparan al terrorismo son mis enemigos.

 

Fuente: @alvise Pérez

Nada más q añadir.......y q los españoles de bien no olviden, no olvidamos. Lo pagarán, q lo tengan por seguro antes o después. 

[ doncel ] ha dicho:
09-11-2019

 

Dedicado, en jornada de reflexión, al fraudulento y flatulento Doctor Pedo:

 

[ ocin ] ha dicho:
08-11-2019

Amén