[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

MILAGRO EN EL PIZJUÁN

Al final, aunque no le gusten a uno muchas de las alineaciones del –ya no me queda más remedio que darle este título- Brujo Zinedán; aunque esté uno en desacuerdo con muchos de los cambios que hace durante un partido; aunque uno crea que el resultado de ayer -y el de muchos otros partidos que han llevado al Madrid a este cuarentón récord de imbatibilidad- es, sobre todo, fruto de una suerte que va más allá de lo razonable, hay que admitir que aquí hay algo más que un jardín florido a lo Marqués del Nabo… ¿Pero qué es exactamente ese “algo”? Pues no lo sé, porque información privilegiada no tenemos y la credibilidad de la prensa pro y anti madridista es casi la misma: ninguna. El francés, sin embargo, parece que ha logrado algo no pudieron conseguir sus más directos antecesores en el cargo: la complicidad de los pesos pesados, su implicación –aunque eso no se traduzca siempre en una entrega total en cada partido- en la consecución de los objetivos importantes, los títulos. ¿Cuánto durará este idilio blanco y rosa? Pues nunca se sabe, es como una historia de amor y ni siquiera releyendo el tratado que sobre el tema escribió el gran Stendhal, y teniendo claro que aquí hay mucha vanidad en juego, puede uno apostar a que el idilio seguirá vivo al final de esta temporada. Eso sí, mientras ganemos, las probabilidades de vida aumentan, sobre todo, porque una gran parte del madridismo, arrobado, aplaudirá hasta la extenuación…de hecho, ya lo está haciendo.

Pero dejemos la lírica y vayamos a la vida real: ayer el Madrid mereció perder, pudo perder y, algunos –entre los que no me cuento- pensaron, con el tres a uno y viendo la facilidad con que los sevillistas llegaban a la meta blanca, que podían caer dos golitos más y quedarnos sin récord, sin Copa, sin triplete y con el maligno añadido de las coñas de todos lo que tienen al Madrid atravesado en su culete. También pensaban lo mismo el bueno de Sampaoli y su revolucionado compi Malillo, más de uno de los comentaristas de Gol TV y el propio ZZ que optó, en su momento, por fortalecer el centro del campo… Pero me estoy adelantando y lo justo es volver a donde comenzó todo: la alineación zidanesca. 

Mi opinión es que el Brujo de Marsella daba por hecho el pase de ronda, que le importaba muy poco que esto se consiguiera con derrota –esto es un sólido punto a favor del francés- y que daba prioridad al partido del domingo en el que una victoria puede significar un autoritario puñetazo en la mesa de la contienda liguera. En eso estoy de acuerdo, pero luego empiezan las componendas para repartir minutos y, con ellas,  las debilidades: no me gustó la alineación simultánea de Morata y Mariano el Bueno que dejaron a Alvarito, antes y después del dominicano, en la nulidad más absoluta; no me gustó ver a Danilo en el campo y menos aún tras el bonito gol – a puerta cambiada- con que inauguró el marcador. 

El Sevilla, revolucionado, comenzó agresivo y tuvo el mando del partido hasta que el justo – y tonto- penalti de Kranevitter a Casemiro en el minuto ochenta y dos de partido dejó claro que el único milagro que podría ocurrir en el Pizjuán era que el Madrid empatara o ganara el enconado enfrentamiento. Hasta ese momento, donde cambia la tendencia y los chicos de Sampaoli admiten que están fuera de la Copa, el Madrid estuvo a merced del Sevilla -salvo en contados contraataques facilitados por un equipo volcado al ataque- y bordeando la entrada en crisis que un gol más hubiese provocado. Ni siquiera el solitario, trabajado y egoísta golazo –con su pizca de pimentosa suerte- de Asensio que empató el partido a comienzos de la segunda parte, y que puso aún más cuesta arriba la deseada remontada,  paró el ímpetu sevillista que seis minutos más tarde se volvían a poner por delante y acojonaron de tal modo a Zinedán que se le nublaron las entendederas -o eso imagino- e intentó tapar huecos echando fuera al bueno de Mariano -y dejando en el campo a quien debió ser el sustituido: Morata- para incorporar a Kovacic, que empezó su periplo perdiendo un peligrosísimo balón en el centro del campo. Pocos minutos después sacó a Lucas Vázquez, adelantó a Danilo a la posición del gallego e incorporó a Carvajal; así creyó que podía recomponer un poco el dispositivo defectuoso cuando las casi siempre bajas pulsaciones del Brujo se aceleraron al máximo tras el gol empujado de Iborra, en medio de una nueva avalancha sevillista. Sampaoli se volvió loco en la banda, Malillo salió a acompañarlo y Zidane, ese mago que tanto ama Forbestino, decidió que ya había llegado la hora de los conjuros.

El resto del partido quedará grabado, para siempre, en la dorada leyenda madridista: gol a lo Panenka -con dos cojones- de Sergio “El Almirante” Ramos; celebración –a lo Zehio- de Ramos, repartiendo a diestra y siniestra pero con la que -por una vez- me solidarizo; golazo de Benzema –puesto en el campo por el Brujo pocos minutos antes- con otra inyección de suerte aportada por el delicado pie del defensa que desvía el disparo y hace imposible la reacción del portero. ¡Qué cierre de partido! ¡Qué empate más increíble! ¡Qué injusto es el fútbol! Pero, coño, cómo gusta al madridismo romper un récord barcelonista que, además, estaba apuntado en el haber del hijo de Amunike. No digo más.

COMENTARIOS [0]
[ elcapita ] ha dicho:
14-01-2017

El tarugo de Camas sigue en plena forma.

Me sorprende, eso sí, la sangre fría y el talento que tiene el tío para tirar penaltis a lo Panenka. Ya van por lo menos 3 desde el que le marcó a Portugal an la tanda de penales de la semifinal de la Eurocopa de 2012. Cuando ya definitivamente media España, o un pocomenos o más de media, confirmó definitvamente que toda esta selección, salvo honrosas excepciones como Xabi Alonso y algún otro, era una banda de niñatos engreídos, prepotentes, endiosados, y que como se creen por encima del bien y del mal no aceptan la menor crítica y hasta se permiten el lujo de despreciar gravemente a los aficionados.

Digo todo esto porque es el tarugo de Camas, tb conocifo como Morry Crismas Sergio Ramos, el que volvió a liarla parda. Desconozco lo que pasó pues ya digo que estoy muy desconectado (salvo de la segunda y la segunda be y de mi UD Las Palmas y mi Atleti), pero vi la foto del tío encarándose y haciendo e gesto de burla.

No niego que en esta ocasión tenga razón porque me parece que eran los borregos exaltados de los biris que le habían estado insultando todo el partido. En todo caso no tiene un pase su reacción por:1) Por muy anormales que sean los otros, y por muy humano que sea acabar hasta los huevos d esagentuza  y que ha habido, pues provocación previa, un profesional debe controlarse, porque además puede perjudicar a su equipo y formar una tangana de padre y señor mío. Puede ser tb expulsado.

2) Lo señalado en 1) se agrava por cuanto el tío no es un recién llegado que pudiera alegar el "atenuante" de su inexperiencia . Ramos obrepasa ya la treintena y lleva más de 13 años en la élite , 12 de ellos en el Madrid.

3) En frío,  sin la menor provocación o insulto previo Ramos tb se ha dedicado a DESPRECIAR, MOFARSE Y CASI A INSULTAR a los aficionados que al parecer cometimos el delito de lesa majestad de criticar el nefasto papel de España en la eurocopa última, como tb en el mundial de Brasil cuando Ramos, er mejor centrel del mundo, fue retratado por Robben e hizo después un mundial de película de terror.

En suma, este tío actúa como un chulo putas endiosado que se ha creído realmente los elogios vomitivos de la prensa, que asegura que es el mejor central del mundo, el Beckenbauer de Camas. Como sketch para José Mota queda muy bien eso sí. Y que desprecia y denigraa millones de aficionados.

Como defensa, hace de todo menos defender bien. Sigue eprdiendo la posición, se despista muchas veces en los marcajes, le expulsan por gilipolleces que no cometen ni los mas jóvees ( o sólo ellos). Claro que pro sus grandes condiciones físicas hace a veces muy buenos partidos y consigue minimizar esos despistes, pero son pocos los partidos en los que, por buenos que haan sido, no haya cometido algunas pifias tremendas. Y en sus partidos flojos, esas pifias muchas veces han cstado goles.

Eso sí, el tío es un fen´´omeno en los corners y falltas laterales, con su demoledor remate de cabeza ( eso sí, para pensar no parece servirle), es una de sus grandes virtudes y eso y su físico en gran forma le permiten cubrir sus gaves carencias. LPor fin que siga muchos años claro, muuuuuchos...:)). En suma, Ramos. Menos Panenkas,  y más defnder mejor y más respeto a los aficionados críticos, madridistas o de la selección.

Que por cierto, mientras estos prepotenter endiosados y/o separatistas además, sigan en la selección, yo sigo sin identficarme con ella. Jamás pensé que eso ocurriría, y creo que no soy el único ni mucho menos

[ pezuco ] ha dicho:
14-01-2017

 

Yo debo confesar que una vez aseguramos el pase a la siguiente ronda de la Copa, pensé que era la mejor ocasión para terminar el récord. Sigo pensando la fortuna viene y va, y temo que cuando de verdad la necesitemos, nos de la espalda. Estoy convencido de que no podemos tener siempre la suerte con nosotros y prefiero que nos acompañe muy de cerca en los momentos claves de la temporada.

En cuanto al partido, poco que añadir a la excelente crónica, quizá el antimadridismo que reina por el estadio sevillista, digno de la peor canalla, y merecedor de cualquier mal que pueda ocurrirle en el futuro, ojalá siga los pasos del Valencia.

En cuanto a Canelita, a mi no me gusto el show que montó tras anotar el penalti, en el sueldo va aguantar lo que vomiten la gentuza que pasta por los estadios.  Y si no sabe por qué se quiere tanto a Alves o Rakitic allí, yo se lo cuento: porque son del Farçelona, y los sevillistas odian a todo lo que huela a merengue, con más razón si de joven jugó allí.

Y cuidadito con el Celta, tiene un equipuco muy apañado, juegan bien al fútbol y si no se decanta la eliminatoria en el partido de ida en el Bernabeu podemos pasarlas muy mal en Balaidos. Hay que tomárselo en serio o la cagamos.

 

[ Galego49 ] ha dicho:
13-01-2017

No entiendo como se puede salir tan relajado a un partido como el de ayer y porque con una ventaja de 3 goles tienen que estar permanentemente ambos laterales al mismo tiempo jugando de extremos, con los consiguientes espacios que crean en la zaga y de ahí los peligros que nos crearon los sevillistas en el día de ayer. Será porque la vuelta del guitarrista crea esa relajación en el resto de la plantilla? Yo la verdad, es que no no entiendo esos cambios de un partido a otro y ayer al final me alegré muchísimo no tanto por la tan famosa imbatibilidad, como por la bilis que se han tenido que tragar nuevamente los antimadridistas al final del partido.

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
13-01-2017

Repito el comentario que he subido a la anterior entrada mientras aparecía esta nueva:

 

Hace unos días, al hilo del videoarbitraje, comenté que consideraba más peligroso lo que estaba ocurriendo ya de hecho, que es la realización televisiva parcial. El público vé sólo lo que ellos quieren que salga a antena.

Ayer, en Sevilla, asistimos a una demostración más de esa tesis en la que se añadió la presencia de un narrador ultraparcial, militante confeso y activista destacado del independentismo catalán. Daba vergüenza oirle y daban pena los dos pobres adláteres que, más que comentar como exfutbolistas profesionales, le seguían el paso. Quien paga, manda.

Me estoy refiriendo a GolTV, propiedad de Roures, de quien ya sabemos su militancia. "

 

En relación a la nueva entrada, comparto las reiteradas dudas que van apareciendo sobre Morata.

Sobre Danilo, ya vienen de atrás. En este caso me parece muy acertado que ZZ no lo sacase del campo porque lo hubiera hundido definitivamente. La solución de adelantarlo respecto de Carvajal no salió mal del todo y lo que es más importante para mí: puede que sea un ejemplo de por qué tiene ZZ contenta y feliz a toda la plantilla. Fue un muy buen detalle con Danilo.

[ NickAdams ] ha dicho:
13-01-2017

Joder, wh, lo has contado una forma menos dura: yo sufrí anoche lo que no está escrito con el juego basura del Madrid. Por suerte siempre nos salva la suerte, ¡jajajaja!