[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

SABOR A DERROTA

Si lo importante es que estemos invictos y destrocemos el récord de Beenhackker y, más adelante, el de Luis Enrique –que ya no tengo claro cuáles son las prioridades en este Real Madrid florentino- la reedición de la remontada de Varsovia, ahora, para más vergüenza, en el sitio donde los noventa minutos son muy largos, no tiene la menor importancia. Si no pasa nada por ser segundos de grupo mientras no nos toque la Juventus en la lotería UEFA –una de las pocas veces que Zinedán ha hablado claro-, el empate de ayer es irrelevante. Si, al final de temporada, el balance de títulos – sin contar el del Mundialito, que se da por ganado- nos registra otra Liga u otra Orejona, nos olvidaremos de lo que ocurrió anoche, pero, mientras tanto, tendremos que decir que, otra vez, Zizou volvió a quedar en evidencia.

Lo mejor de la noche, y era muy bueno para despejar ominosas dudas, fue que el Madrid salió a ganar, aunque las primeras oportunidades fueron para el Borussia, que tiene un plantel con jugadores muy rápidos -sobre todos, Aubameyang y Dembelé- que dejaron al descubierto las carencias defensivas de Carvajal y Marcelo. En los primeros cinco minutos, los alemanes ya habían pisado los dominios de Navas y amenazado con abrir el marcador. Luego, el Madrid fue serenando el juego y tomando ventaja del ofensivo planteamiento de Tuchel y comenzaron a llegar las oportunidades al contraataque gracias, principalmente, a los balones recuperados por Casemiro (muy buen partido en la primera parte) y Modric. El gol que abrió la lata y que dió el primer alegrón a Zinedán llegó cerca del minuto 30 en una contra marca de la casa que contó con un excelente pase de Carvajal que Karim empujó complacido y reivindicativo dentro de la portería del estirado Weidenfeller. El francés, muy cuestionado por la afición, celebró el gol casi a lo Ronaldo. A partir de ahí llegaron oportunidades para ambos bandos, con un Borussia que aumentó las revoluciones y tuvo una oportunidad muy clara de empatar en un  disparo de Schurrle a balón parado en el que Keylor nos ofreció una muestra de buenos reflejos.

La segunda parte comenzó con el Borussia volcado y una oportunidad muy clara de Dembelé, pues este Madrid bipolar comenzó echado hacia atrás pensando quizás que ya estaba todo hecho y, como la justicia en el fútbol no existe,  llegó el segundo del Madrid, también de Benzema, que, luego de un fallo clamoroso a pase de CR7, disfruta de una segunda oportunidad gracias al balón rechazado y controlado por James que le pone, con esa zurda exquisita que Dios le ha dado, un pase a la cabeza del francés que logra meterla –suena fuerte, sí- entre las piernas de Weidenfeller. La celebración de Zinedán tras el segundo gol de su compatriota, sumada a la no convocatoria de Mariano y sí del recuperado Morata, hacen pensar que el dominicano no tendrá muchos más minutos esta temporada.

A partir de ahí, con el Madrid atrás y dando por descontada la victoria, el Borussia se lanzó por los carriles mal defendidos por Carvajal y Marcelo, recortando distancias con un gol de Aubameyang que dejó en evidencia al lateral derecho del Madrid. La impresión que tenía uno en esos momentos era que no sólo el Borussia podía empatar, sino ganar…y tan claro lo tenían que pusieron el recambio en dos hombres frescos por los laterales,Reus y Emre Mor, para hacércelas pasar todavía mas canutas a los nuestros. Zidane, en cambio, dando por descontada la victoria, decidió dar descanso a Modric  y minutos a Kroos.  Así, tras unos minutos de dominio teutón, los blancos fueron despertando y pudieron sentenciar el partido.., pero no era la noche de Ronaldo ni Marcelo, y sí la de Benzemá, que quiso premiar Zidane con los aplausos de la grada y por ello lo sacó a menos de diez minutos del final dando entrada a Morata. ¿Por qué Zidane da entrada a Morata teniendo hombres en el banquillo, como Pepe o Danilo, que podían haber ayudado más en defensa y asegurado la victoria? ¿Por qué no estaba Kovacic en el banquillo, que hubiese sido el recambio ideal en ese momento? Pues nunca lo sabremos, pues este hombre amable y sonriente nunca da explicaciones convincentes. Mi opinión es que su prioridad es repartir minutos y ayer había que darlos a Kroos y a Morata, y que como somos tan buenos, esté quien esté en el campo debemos ganar. Lo que ocurrió en cambio fue que Marcelo perdió un balón importante, que Aubameyang dejó en ridículo a Ramos y que el jugador de gabonés le sirvió el balón a Reus que nos regaló, en el minuto 88, este empate que sabe a derrota.

Ahora que viene una etapa donde subirá el nivel de los rivales en Champions, pensemos cómo vamos a resolver los problemas defensivos que nos regalan tres de nuestros indiscutibles titulares: Carvajal, Marcelo y Ramos. Tú que tanta concentración pides, Zinedán, concéntrate en esto.

COMENTARIOS [0]
[ bg_rules ] ha dicho:
08-12-2016

No quisiera sonar reiterativo, pero yo sigo sin entender a este entrenador... 

Me parece incomprensible comenzar la segunda parte con 2-0 y dejar a los jugadores relajarse y, por encima de eso, despreciar olímpicamente la posibilidad de hacer un planteamiento más especulativo, primero, por principio, y segundo, para compensar esa relajación que se estaba produciendo. A menos, claro está, que el objetivo fuera que nos empatasen por los motivos que todos sabemos. Yo esto último no me lo creo. Más bien parece que ZZ ve las cosas de un modo peculiar, y que, por ejemplo, cuando observa cómo Marcelo deja su banda absolutamente desierta para correrse una juerga en ataque en un uno contra uno demencial, simplemente no tiene la sensación del peligro que las posibles consecuencias de semejante verbena pueden traer, todo ello con 2-1 en el marcador.

Por otra parte, tampoco debe de ver que Ramos va en picado hacia el infierno, como viene avisando hace un año por lo menos. Lo que le ocurrió ayer (falta de atención, pérdida de la posición, incapacidad de reacción, falta de velocidad y falta de mala leche para, en último término y tras ver la que había organizado con su incapacidad, llevarse al jugador contrario por delante) es lo que le viene ocurriendo y le va a seguir ocurriendo, cada vez con más frecuencia, como lógica y normal manifestación de su decadencia física. Es nuestro nuevo Topo, y con él vamos a tener que aguantar lo mismo que aguantamos con el traidor: un par de añitos de palmeros negando la evidencia, nosotros aguantando al paquete y, finalmente, silencio absoluto cuando llegue el momento de, definitivamente, darle el boleto. Eso sí, como delantero centro en caso de emergencia, no tiene precio. 

[ fernando_poo ] ha dicho:
08-12-2016

Muy buenos días,

Artículo que narra perfectamente la sensación con la que me fuí ayer a la cama. Un empate que sabe a derrota... Una vez más.

Sí, el equipo está clasificado, en cuanto a resultados ha pasado con notable su "Tourmalet" (Atleti-Farça-Borussia), sí, pero... no gusta las sensaciones que deja. La sensación de equipo poco confiable.

Ayer, por ejemplo, Marcelo (¡vaya nochecita!) yéndose al ataque dejando una autopista para dos jugadores velocísimos cuando íbamos ganando. No sé. Da una sensación de falta de rigor táctico, de que todo vale, un "vamos todos a atacar que es lo divertido"; que pese a los resultados cosechados, ciertamente positivos, a mí me dejan un regusto amargo y una sensación de que a la mínima se nos puede caer todo el andamiaje. Otra vez.

Aún así también quiero dejar una sensación positiva: el jardín de Zidane. Zinedine ha venido a entrenar en un momento en el que en Europa no hay un dominador claro. Yo no quiero pensar qué le pasaría a este Madrid si se encontrase con el Barça de Guardiola, el Bayern de Jupp Heynckes o el Real Madrid de Mourinho.

Saludos

[ NickAdams ] ha dicho:
08-12-2016

Sí que me dejó mal sabor este empate pues creía que lo mejor, para dar un golpe de autoridad, hubiese sido ser primeros de grupo.

La verdad es que viendo el balance de no es nada bueno: 3 victorias y tres empates y, de esas tres victorias, dos de ellas muy dudosas, y jugando peor que ellos, ante el Sporting de Lisboa. Nada, que no me siento muy optimista para la Champiñón.

Lo otro es el caso Mariano. Ayer Zidane dejó claro que este chico no cuenta para nada en sus planes. Una pena, creo que estamos ninguneando a un jugador con futuro.