[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

DE CORLEONE A SABATINI

El verdadero obstáculo para la merecida continuidad de Diego López en el Real Madrid, obstáculo que los verdaderos madridistas, los que sí creen y defienden los principios en los que se ha asentado el club desde los ya lejanos tiempos de Don Santiago Bernabéu, ya han visto, no son las ególatras pretensiones del acabado Casillas sino la falta de decisión del presidente – ese al que algunos lamebotas bien pagados han llamado “Ser Superior” y otros, más aviesamente populacheros, han querido atribuirle el maquiavelismo mafioso de Vito Corleone –, que no se atreve, una vez más, a enfrentarse, cara a cara y al coste que sea menester pagar, a los piperos y a la prensa pro-casillista.  Es lamentable que la mayoría de los aficionados de un club que exige a sus jugadores dejarse la vida en el campo no tenga el mismo nivel de exigencia para aquellos que juegan, peligrosamente, con sus ilusiones en los despachos. Y en ese escabroso terreno, el bueno de Diego sólo puede perder la batalla. 

Una batalla que se libra públicamente en dos campos fundamentales: el deportivo y el mediático. Una batalla en la que de los tres personajes directamente involucrados, y que no hace falta volver a mencionar, hay uno de ellos, Diego López,  al no se le permite ni defenderse ni atacar. Si calla mal; si habla, peor. Diego López, que, precisamente, como ya se va convirtiendo en una dolorosa costumbre en este país, es el único que ha tenido una actuación coherente durante estos dos años de dimes, diretes, banquetes y banquillos. 

En el plano deportivo la situación está meridianamente clara: Casillas, que nunca fue el mejor portero del mundo, aunque sí el más laureado, simplemente ya no existe. En ese punto la opinión de los madridistas, que es la que importa, refrendada por encuestas de todo género e intenciones es abrumadoramente mayoritaria. El fichaje de Keylor Navas no hace otra cosa que reafirmar que en ese decisivo frente la directiva y el cuerpo técnico piensan lo mismo que la afición, y si el Presidente del Real Madrid, el que supuestamente manda, fuera coherente y en el Real Madrid primara, como debe ser, lo meramente deportivo, quien tendría que abandonar el club sería Iker Casillas… pero un tweet reciente de Álvaro Arbeloa en el que se despide de su amigo Diego indica claramente que la directiva al que desea sacrificar es a López.

Ahora sólo queda la batalla mediática, que es a la que teme realmente el Sr. Pérez, que no se caracteriza precisamente por levantar entusiasmo fuera de los despachos y que en sus comparecencias públicas parece más un predicador de segunda categoría que el presidente del club de fútbol más ganador de la historia. Batalla esta que a día de hoy se juega en dos campos bien distintos: el profesional, donde están alineadas la gran mayoría de plumas pagadas que respaldarán a Casillas mientras sus estómagos agradecidos no corran el riesgo de dejar de recibir el necesario suministro y en el que Diego López - como antes Arbeloa o Mourinho - ya ha sido fusilado al amanecer, y, por otro lado, el emergente, contestatario y, en su mayoría, libre mundo de las redes sociales madridistas, el único entorno en el que puede Diego López encontrar respaldo y hacer que Florentino Pérez recalcule el costo que en términos de desgaste de su imagen personal pueda afectarle la indecorosa e injusta salida del portero gallego. Un mundo que, de momento, el poderoso Pérez no puede controlar del todo pero en el que ya empiezan a aparecer, sospechosamente, algunos miembros de la secta “Estadísticas para Todos” intentando hacernos creer que Casillas no es tan malo como lo pintamos muchos y los otros porteros no tan buenos, como aseguramos otros tantos. Este sector del madridismo, arrimado, como siempre, al que tiene mando en plaza, lo que intenta vender, al final, es que estamos en presencia de una compleja partida de ajedrez en la que Kasparov Pérez lo tiene todo milimétricamente medido y pensado y en la que el resultado final será, como siempre se dice, el que más conviene al Real Madrid (eufemismo políticamente correcto para no pronunciar en vano el nombre del presidente). Pero es precisamente este el síntoma más claro de que el Emperador Pérez teme que puedan empezar a advertir su desnudez. Este, y la supuesta filtración de un directivo madridista  a un periódico deportivo en relación a un comentario de López respecto a su superioridad deportiva respecto al Mito-Portero.   

Si Diego López se mantiene firme, y puede hacerlo porque tiene contrato, en su decisión de no abandonar el Real Madrid, las posturas de Pérez y Casillas se harán cada vez menos sostenibles, y eso lo saben ambos. No estoy reclamando con esta afirmación que Diego no se vaya a cualquier precio, pues bastante ha aguantado estas dos temporadas y, también como Mou, tiene derecho a tirar la toalla. Sólo digo que si quiere seguir en la pelea por quedarse en el club de sus amores seremos muchos los que desde estas trincheras estaremos siempre a su lado. 

Florentino Pérez, el único que podría hacer cambiar su destino, no es Vito Corleone, y eso va quedando claro para la mayoría. Más bien nos recuerda a la caricatura que hizo del personaje el propio Brando en “El Novato”: Carmine Sabatini. Un personaje de mucha menor envergadura que nunca hará con Casillas lo que hizo Vito con el extorsionador Fanucci.

VISTO
[1466 veces]
COMENTARIOS [0]
No hay comentarios