[ LAS OTRAS VOCES DE MQM ]

Blogs de MqM

LA PACIENCIA DE UN PESCADOR IMPACIENTE

 

La voz de hoy:  PEZUCO

 

Dicen, y casi siempre acertadamente, que la paciencia es una virtud. Yo pienso que esto es así en la mayoría de las situaciones y circunstancias de la vida, pero en ocasiones demasiada paciencia no es algo deseable.

Un pescador de truchas a mosca que se precie como tal nunca tendrá prisas cuando esté pescando. Sabedor de que cualquier movimiento puede alertar a los esquivos peces, se irá desplazando despacio y cuidadosamente por la orilla y esperará pacientemente su oportunidad. Sabe que si el día es bueno y el río baja en condiciones aceptables, las truchas a una hora u otra comerán. En este caso, el éxito de la empresa depende de su sapiencia, ayudada por la paciencia.

Pero si nos trasladamos al deporte en general y al fútbol en particular, la cosa cambia radicalmente. Un equipo de fútbol vale lo que el marcador de su último partido indique. Y si nos referimos a un club como el Real Madrid, los resultados deben ser instantáneos.

Si saco el tema de la pesca es porque más que gustarme ese deporte, me apasiona casi tanto como quiero a mi equipo de fútbol, ese catalogado por la "famiglia" FIFA como el mejor club del siglo XX. Y aunque no lo parezca demasiado, existen paralelismos entre la pesca y el fútbol. Resulta sorprendente la paciencia que la gente del fútbol tiene con su equipo, y más con uno como el Real Madrid, donde quedar en segunda posición equivale a fracaso.

Paciencia es andar toda la mañana por el río y no haber visto un pez, pero gran paciencia es aquella que todo madridista debe  tener cuando su equipo desaprovecha numerosas ocasiones de gol y acaba perdiendo el partido por dejadez y falta de actitud.

Se necesita una paciencia como la del santo Job (creo que batió todos los records) para aguantar a una prensa canallesca en su campaña para echar al entrenador que devolvió la dignidad y el orgullo al madridismo. No se trató de criticar o enjuiciar su labor en el banquillo; fueron ataques despiadados contra su persona y su familia. Todavía me extraño de que esa prensa canallesca no sufriera la ira de la afición madridista. Sospecho que muchos aficionados blancos lo son también a pescar.

Quizá más grave que eso sea que nuestro capitán, ese que debería defender al equipo por encima de todo, ayudar a sus compañeros, dar la cara por el club que tan generosamente le paga, se dedique a otros menesteres. Uno siente vergüenza cada vez que un personaje como Casillas se coloca el brazalete de capitán. Ya empezamos a peinar canas y vimos capitanes como Camacho, Pirri, Raúl, Di Stéfano, Hierro... ¿Alguien se cree que un jugador al que una parte importante de la afición tiene por topo posee el mínimo de dignidad y honradez suficientes para portar el brazalete de capitán del Real Madrid?

Más que pescadores pacientes, los aficionados blancos parecemos poseer una paciencia franciscana a prueba de bombas. Acaba de empezar la temporada y tenemos al equipo dando tumbos. Alternancia en la portería, defensas ñoñas, centro del campo de chichinabo, interiores velocísimos desaprovechados en aras de un control de la posesión del balón y el juego bonito, y arriba, para una vez que confiamos en la cantera, tenemos al delantero centro titular autista.

Menos mal que nuestro entrenador, el laureado Ancelotti es hombre paciente. Se le ve tranquilo y confiado. Se me asemeja a mí mismo pescando en cierta ocasión, cuando estuve esperando mi oportunidad para pescar una enorme trucha. La veía cada día, controlaba su paseo cazador, su territorio, su horario, dónde se escondía y acechaba... y así durante casi un mes, hasta que mi paciencia y supongo un descuido suyo obtuvo su recompensa en forma de impresionante captura.

Pero esto es fútbol, amigo Carletto, y esto es el Real Madrid. El vestuario merengue viene a ser una selva llena de fieras. Grandes egos, chicos malcriados, otros con una falta de madurez alarmante... No creo que nadie quiera un jefe como el Sargento de Hierro (grande el Sr. Eastwood), pero menos aún queremos para el puesto quien venga a traer tranquilidad, paz y armonía. Ya comprenderá al aficionado madridista, verá que no van muy sobrados de paciencia y se enfadan con facilidad. En el Real Madrid sólo sirve la victoria, y hay que ganarlo todo, eso nos hizo ser los mejores.

En nuestro club no podemos permitirnos melancolías, echar de menos a los que no están, aunque dejaran una profunda huella en el madridismo. No tiene sentido añorar al gran entrenador portugués a estas alturas de la temporada. Ya sabemos que las comparaciones son odiosas y suelen ser injustas. Recapacite, Sr Ancelotti, sea entrenador, deje las "pacificaciones" para cuando estemos en guerra y tome decisiones aunque sean dolorosas. Está a tiempo, tenga en cuenta que el banquillo en que ahora se sienta, si las cosas se tuercen, pronto empieza a calentarse,  y si la cosa no mejora, comienza a dar calambres y termina pareciendo una auténtica silla eléctrica ejecutora de entrenadores "pacificadores".

Y para paciencia extrema, la del hombre que preside la gran nave blanca. La afición tenemos que agradecerle su gestión económica del club. Hemos pasado de ser una entidad ruinosa al club más pudiente y acaudalado del mundo. Yo mismo le fiaría los ahorros y seguro me los incrementaba de manera tangible en poco tiempo, pero volvemos al tema futbolístico. El dinero no lo es todo, lo más importante es la parte deportiva y llevamos unos años que salvo una parte del periodo portugués, de fútbol hemos visto más bien poco.

El Sr. Pérez empieza por rodearse de la flor y nata: Valdano, Butragueño y Pardeza, que vienen a ser el trilero de la Pampa, y las Hermanitas de la Caridad hechas exjugadores. Y mira que tenemos exjugadores que han dado la talla en lo deportivo y la dan en lo humano, pero Mr. President eligió precisamente a esos y gracias a Dios, y a un portugués errante, el primero de ellos es historia.

Con estos mimbres tenemos que hacer un cesto en los organismos oficiales, enfrentarnos a un imperio Farçante, a la Federación, UEFA, FIFA ...

Decía el otro día un amigo pescador que responsabilizar totalmente a Florentino Pérez de la marcha de Mou no sería demasiado justo. Y puede que tenga razón, pero salvo que alguien me desmienta, estoy convencido que si el presidente hubiera desinfectado el vestuario y sigue los consejos del entrenador, tenemos Mourinho para rato.

A Florentino Pérez le dedico está cita de Norman Mclean, extraída de la película El Río de la Vida:

Tengo un hermano menor -dice Mclean- que es un chico estupendo, pero siempre está metido en problemas.

-¿Y qué hace usted para ayudarlo?- le preguntan.

-Lo llevo a pescar.

Así que, Sr. Pérez, vaya Ud. a pescar.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
02-10-2013
Lunalia ha dicho :: 02-10-2013

Me ha encantado tu artículo,Pezuco.


La actitud del pescador es la de la paciente espera,sabie...

 

Esa es la idea, Lunalia...diferencia la virtud de la paciencia del vicio de la indolencia, veo que lo has captado perfectamente. Gracias.

[ pezuco ] ha dicho:
02-10-2013
FN ha dicho :: 02-10-2013

Me apunto a la cita e intentaré aplicarmela en mi vida. Ya sabeis que algunos amigos me llaman el "charquero" y  no se el motivo... ;)<...

 

Pisas muchos charcos, pero me temo que todavía saltas y ni siquiera rozas "otros charquitos", jajajajajajaja. Gracias.

 

[ FN ] ha dicho:
02-10-2013

Me apunto a la cita e intentaré aplicarmela en mi vida. Ya sabeis que algunos amigos me llaman el "charquero" y  no se el motivo... ;)

[ Lunalia ] ha dicho:
02-10-2013

Me ha encantado tu artículo,Pezuco.


La actitud del pescador es la de la paciente espera,sabiendo que antes o después el río soltará su presa.Sabios los pescadores,sin duda.

 

lo que ocurre es que ser pacientes ante la inmensa y poderosa naturaleza es de sabios,pero ser pacientes ante la estulticia y la maldad humana es de necios.

[ pezuco ] ha dicho:
01-10-2013

 

Gracias Vassago, me alegro que te guste el articuluco.

[ Vassago ] ha dicho:
01-10-2013

A pesar de no tener ni idea de pesca, me ha gustado la entrada.

[ pezuco ] ha dicho:
01-10-2013
Miki el Mikingo ha dicho :: 01-10-2013
Querido pezuco, mi más sincera enhorabuena. No te había leído nunca una entrada larga y desarrollada, y, desde luego, me parece de l...

Querido y estimado Miki, lo primero es disculparme por mi atrevimiento, pero no puedo evitar intentar sacarte de tu error. Las capturas de truchas a mano, no son pescadas, sino ROBADAS al río. Y te diré más, denominar eso de furtivear truchas de tan innoble manera como pescar es un insulto (gravísimo, 5 años y un día) para cualquier pescador que se precie.

Sobre lo que dices de FP... ya sabes lo buen juez que es el tiempo poniendo a cada uno en su sitio. Te veo rezando todo lo rezable para que dure Carletto, ya sabes que la música de viento en el Piparbeu produce terremotos imposibles de controlar.

 

P.D. Lánzate y escríbe unas líneas para MqM, lo menos es el tema, lo demás aprender de tu sabiduría.

 

[ Miki el Mikingo ] ha dicho:
01-10-2013
Querido pezuco, mi más sincera enhorabuena. No te había leído nunca una entrada larga y desarrollada, y, desde luego, me parece de lo más acertado que he leído ultimamente. Estoy totalmente de acuerdo con los conceptos que desarrollas hoy aquí, y el paralelismo que haces con la pesca de trucha es de lo más apropiado. (Por cierto, la pesca de trucha buena... la que se hace a mano... siempre y cuando no te pesque la Guardia Sivil... -) ) Porque, en el fondo, la tremenda inestabilidad que tenemos se debe a eso, al cortoplacismo, a la visceralidad que necesita de un premio inmediato, de una reacción instantánea a la última acción. Cuando las grandes empresas en la vida requieren persistencia, calado, y luces largas. No confundir lo urgente con lo importante, lo bueno con lo óptimo. De hecho, son conceptos antitéticos, más bien. Con la Histeria actual que nos impregna los tuétanos y nos ciega las entendederas sólo nos puede pasar aquello que decía Séneca, creo, que para el barco que no sabe a qué puerto debe ir todos los vientos son malos. Mi confianza es que Florentino SÍ lo sabe, que empezó al reconstrucción del equipo con Mourinho, y que, una vez muerto en combate el portugués, el mourinhismo (el florentinismo, más bien) sigue con Ancejotti, nuestro italiano afable en apariencia, pero más lobo que Falconetti. Al tiempo. Bueno, enhorabuena de nuevo, y esperando tu próximo hilo para poder llevarte la contraria en algo, ya que, en este inicial, no veo resquicio por dónde meterte caña (salvo lo de la pesca a mano, claro, bandido! -) )  
[ pezuco ] ha dicho:
01-10-2013

 

A mi el primero.

 

[ pepemore ] ha dicho:
01-10-2013

A todos nos vendría bien la pesca verdad ?

[ Pailán ] ha dicho:
01-10-2013

Eh, Pezuco, déjate de Florentino y llévame a pescar a mí, que seguro que nos lo pasamos mejor. Fantástico tu artículo, buen paralelismo paciencia-pesca vs impaciencia-fútbol. Nadie mejor que tú para escribir sobre el asunto

[ Pailán ] ha dicho:
01-10-2013

Excelente artículo, Maka. En el primer párrafo ya dejas claro que sabes bien de qué va esto

[ pezuco ] ha dicho:
01-10-2013
wh ha dicho :: 01-10-2013

 

Excelente, Pezuco. ¿Vas a acompañar tú al Sr. Pérez?

 

Sí Wh, me ofrezco a llevarlo al río, lo que no aseguro es que vuelva a casa Juas, juas.

 

P.D. Pero parecerá un accidente.

[ wh ] ha dicho:
01-10-2013

 

Excelente, Pezuco. ¿Vas a acompañar tú al Sr. Pérez?