[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

DE LA ESPERANZA AL RIDICULO

Esta vez el susto prepartido que nos tenía preparado Florentino Pérez fue el anuncio, todavía extraoficial, del fichaje (parece que cesión), del delantero mexicano Chicharito Hernández. Cuando nos enteramos a través de la radio del coche, pensamos que era una broma de mal gusto, pero como tantas veces, la realidad supera ampliamente a la ficción. Para los que no caigan o no sigan habitualmente la actualidad del fútbol internacional, señalaremos que este jugador pertenece al Manchester United, quizá el equipo más afamado, acaudulado y poderoso de Inglaterra, pero que peor temporada hizo el año pasado y para desesperación de sus numerosos seguidores, no parece que el nuevo técnico, Van Gaal lo esté solucionando en el presente.

En el plano personal, sobre el nuevo fichaje florentinesco, podemos decir sin faltar a la verdad que entre lesiones y bajos estados de forma, el mexicano ha jugado muy pocos partidos en los últimos 2 años, su incidencia en el juego ha sido nula y sus momentos de gloria deportiva han brillado por su ausencia. Basta retrotraernos al pasado mundial brasileño para corroborar esto que decimos sobre él. Además, podemos añadir que sus características no responden al modelo de delantero centro que algunos pedíamos para el Real Madrid. Muchos pensamos que no necesitamos un delantero pequeñito, con movilidad y asociativo, sino un nueve puro, un rematador nato, que meta en la porteria contraria cualquier balón que nuestros numerosos atacantes cuelgan al área rival. Para ese fichaje nos hubiéramos quedado con Morata o confiamos en la recuperación de Jesé que se asemeja bastante al mexicano.

Pocas horas después llegó el partido y lejos de olvidar penas, los madridistas salimos abochornados de Anoeta. Poco que comentar del encuentro, y aún menos del juego madridista. Lo único bueno (en realidad lo único del juego madridista) se vio al comienzo, en los primeros 20 minutos, después desaparecimos, sino en combate, que de eso hubo poco, sí de la disputa del partido.

Comenzamos muy bien, presionando arriba, con intensidad, muy metidos en el partido y como casi siempre, gracias a eso aparecieron los frutos en forma de goles. El defensa con alma de delantero sevillano aprovechó el guante que Kroos tiene en su bota para cabecear un córner a la red. Casi sin tiempo pare celebrarlo Bale dio muestras de su inmensa calidad para fabricar un golazo a pase de Modric, caño al defensa marca de la casa galesa. Un par de ocasiones más (tiro al palo incluído) y el equipo madrileño se disolvió como azucarillo, se acabó el juego.

Resulta curioso y hasta muy extraño, que un equipo que tanto daño causa a los rivales en las jugadas a balón parado (hoy lo volvió a demostrar el Real), sufra tanto defendiendo ese tipo de jugadas. Si bien es cierto que no es suya toda la responsabilidad, ha sido volver el Topo y ponernos a temblar en cada balón por alto que ronda la portería madridista. Y justo hoy, Diego López es aclamado por los tifosi milanistas, penalti parado incluido, que refleja la incoherencia de un club tan grande como desgobernado.

No vamos a entrar en debates estériles sobre alineaciones, ni sobre los cambios, ni sobre fichajes realizados o por realizar, tampoco vamos a comentar más de este bochornoso partido, tan sólo vamos a dejar nuestro punto de vista y ojalá pueda servir para iniciar una reflexión profunda.

Un portero como Casillas, además de una indignidad moral, supone una rémora deportiva para el equipo, no somos Brasil de 1970, no podemos jugar sin portero. Jugadores como Marcelo o Isco no están para jugar en el equipo blanco, Modric está fuera de su sitio y haciendo funciones que le sobrepasan físicamente, Benzemá tiene su momento autista, Bale si no corre se queda en poca cosa, Kroos no puede llevar solo todo el peso del juego del equipo, Carvajal es el Guadiana, James todavía está aterrizando, los centrales tienen sus momentos de gloria "porque yo lo valgo" y Cristiano no sabemos realmente como se encuentra físicamente.

Y sobre Carletto habría mucho que comentar. Con eso de encajar obedientemente las piezas que su jefe y presidente le ordena, no sabemos si estamos en el consabido 4-3-3 ó el 4-4-2 que nos da equilibrio. Creo que tácticamente este hombre está sobrepasado, amortizado y a punto de explotar (un par de derrotas y veremos). Como ejemplo podemos señalar los cambios que realizó hoy para remontar el partido que teníamos tan cuesta arriba. Metemos a Khedira y Arbeloa a falta de un cuarto de hora para el final por Modric y Carvajal, todavía no sabemos si realmente quiso remontar o no encajar más goles. Quizá, por eso de "acertar" tanto con los cambios decidió que no necesitaba hacer el tercero, cuando tenía al único delantero, un chaval del Castilla comiéndose las uñas por dejarse la piel en Anoeta. Triste, muy triste, creemos que para cuando le vuelva la sensatez, empiecen a jugar los jugadores que se ganen el puesto meritocráticamente, con los jugadores en su sitio natural y con sistema ordenado será tarde.

Un día no escucha los atronadores pitos del Bernabeu, otro dice que no ficharemos un delantero porque con Benzemá no lo necesitamos (Chicharito suponemos que será lateral izquierdo), y al siguiente declara que fue una sorpresa la marcha de Alonso porque quería hacerlo jugar junto a Kroos, pero lo que ya no es una sorpresa para los madridistas es que no jugamos a nada, vamos a la deriva y estas Navidades será difícil que todavía estemos disputando con opciones el campeonato liguero.

Cara nos ha salido la bendita décima... a precio de indignidad.

VISTO
[1102 veces]
COMENTARIOS [0]
No hay comentarios