[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

CARLO Y FLO, EL DUO DE PENA

Creíamos que lo último era la marcha de Di María al M. United, carta de despedida incluida, y sin embargo hoy nos atragantamos la cena con la noticia de la marcha casi inmediata de Xabi Alonso al Bayern de Munich. Los madridistas salimos a sobresalto diario a medida que se acerca el cierre del mercado de fichajes. El mundo del fútbol va demasiado deprisa y sin terminar el verano, ya estamos metidos en la temporada 2014/2015.

Como fichajes hay pocos, los sustos llegan con las salidas de jugadores. En el traspaso del Fideo hay que separar el tema económico del deportivo. 75 millones por el jugador argentino es una venta mejor que buena. Como ya vimos el año pasado con Ozil, parece que el club madridista por fin aprendió a vender jugadores, y ya era hora. El problema es el aspecto deportivo. Dima no tiene sustituto en la plantilla madridista y probablemente no sea fácil encontrarlo en el mercado futbolístico. Nadie como el Fideo tiene ese desborde veloz, trabaja tanto en defensa, revoluciona los partidos, es difícil de defender y asiste a los delanteros. Si alguien está pensando en James como posible sustituto es que sabe poco de fútbol o intenta comparar un huevo a una castaña.

Otra cosa distinta, que reprobamos, es su carta de despedida. Una vez firma su astronómico contrato con el M.U. y los 8 millones de euros asegurados en su bolsillo, se permite el lujo de criticar a los directivos del club que le hizo grande. Se supone que sus dardos van para Florentino Pérez, aunque no tiene la valentía de citarlo. Quizá la famosa carta contenga algunas cosas ciertas, quizá el presidente prometió y luego no cumplió, quizá tenían más ganas de hacer caja con su traspaso que Dima de irse, quizá dejarse la vida en cada partido por la mitad del dinero que pagan a un engendro de topo es muy duro, pero para nosotros esa carta es un golpe bajo y rastrero al club. Qué distinto su comportamiento al de Diego López, éste sí sabe el privilegio que supone jugar en el mejor club de fútbol del mundo y el error que supone abandonarlo.

Como señalábamos anteriormente, hoy la prensa (anti)deportiva anuncia la marcha de Xabi Alonso al Bayern. Causa tristeza en el madridismo sin disfraz. Alonso ha representado un ejemplo de profesionalidad y honradez deportiva a la vez que un referente moral en un tiempo difícil. Sin embargo, creo que club y el jugador tolosarra aciertan con su marcha. El Real deja hueco en su abarrotado centro de campo, ingresa un pellizco (se habla de 10 millones) y se ahorra la cuantiosa ficha de un jugador en declive físico que ya ha jugado sus mejores partidos al máximo nivel. Por su parte, el jugador doblará su sueldo, asegurándose una agradable jubilación. Sólo deseamos que el madridismo sepa despedirle como merece, y sobre todo agradecerle su madridismo verdadero.

A todo esto, algunos se preguntarán lo que opina Carletto de estos temas, pero creemos que poco importa: ya ha interiorizado su papel de criado servicial (el ínclito butanito lo llamaría lametraserillos) de su presidente, y cumplirá las órdenes de su jefe incluso antes de recibirlas. Si prefiere a López pero el presi le dice que Casillas trae paz, pues se echa a Diego López y luego insulta nuestra inteligencia diciendo que fue el cancerbero quien se quiso ir a Milán; que le gusta Dima pero el presi vende camisetas con James..., pues ya vimos lo que ocurrió. Suponemos que ahora, con la marcha de Xabi, volverá a tener minutos Illarra, otro "gran fichaje" florentinista de 40 millones, junto con Isco, la mejor manera de tirar por el retrete el dinero de los madridistas.

Dicen que Ancelotti es un hombre de club, un pacificador, pero a demasiados madridistas nos parece un encajador de las fichas de un puzle que adquiere un ser superior llamado Florentino Pérez, quien además de no saber de fútbol, se ha metido a director deportivo que ficha a su antojo. ¿Por qué no dejar que la meritocracia haga las alineaciones y jueguen los mejores? Quizá porque business is business, y el dinero manda, y se crea que éste da la felicidad. El presidente ya tuvo que dimitir una vez para salir por la puerta de atrás, precisamente en tiempos de galácticos, pero parece no haber aprendido la lección. Veremos lo que ocurre cuando las pitadas al topo aumenten, las probaturas de Carletto y cambios de sistema para tratar de encajar las piezas nos traigan derrotas...

Sobre el tema presupuestario, dando por cierta y verdadera la cifra del traspaso del Fideo, más el pellizquito por Alonso, podemos decir que el Real Madrid apenas ha gastado dinero neto en fichajes. Si somos el club más acaudalado del mundo, esto es algo que resulta chocante. Quizá los socios y simpatizantes se pregunten si la economía madridista no es tan boyante como dicen, o si, como parece más probable, se está ahorrando para invertir en el cerramiento del Bernabéu. Pero ahora que recuerdo, un juez ha paralizado las obras... todo un contratiempo. 

Siguiendo con los dineros madridistas, aquí dejamos la última reflexión: con la mitad de lo que pague el Bayern por Alonso (unos 5 millones de euros), tendríamos un plantilla de baloncesto enorme, nos alcanzaría para un par de fichajes de relumbrón. Pero ahora que recuerdo, al presidente no le gusta el baloncesto, se quiere cargar a Laso y en cuanto pueda toda la sección baloncestística, que más que la hermana pobre del club, parece un mendigo pidiendo pan.

COMENTARIOS [0]
No hay comentarios