[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

EL MARQUES DE LA DURA CARA

Carlos Queiroz (Irán), Luis Fernando Suárez (Colombia), Alberto Zaccheroni (Japón), Sabri Lamouchi (Costa de Marfil), Louis Van Gaal (Holanda), Fernando Santos (Grecia), Stephen Keshi (Nigeria), Vahid Halihodzic (Argelia), Otmar Hitzfield (Suiza) y Cesare Prandelli (Italia). Esta es la lista de diez seleccionadores que estuvieron al frente de sus selecciones en el pasado Mundial Brasileño de fútbol y han dimitido o han sido cesados en sus puestos.

Resulta cuanto menos curioso que los dos mayores, vergonzantes y estrepitosos fracasos acaecidos en dicho Mundial hayan tenido como protagonistas a la selección carioca anfitriona de Scolari,  y la España de Del Bosque, predecesora de Alemania en la consecución del título mundialista.

En un principio el seleccionador brasileño intentó capear el temporal, poner paños calientes e intentar la permanencia en su cargo. No le resultó posible, el siete a uno contra los alemanes pesaba demasiado y la Federación brasileña, con buen criterio le ha "dimitido". Parece ser que se le dio la oportunidad de dimitir antes de ser cesado, quizá demasiados miramientos para una catástrofe futbolística hasta ahora desconocida para los brasileños, pero al fin y al cabo se cortó la cabeza del seleccionador fracasado y se hizo justicia a nivel deportivo.

En España no tuvimos tanta suerte. Tras el bochorno contra Holanda, la decepción contra Chile y el paripé australiano, nuestro seleccionador nacional declaró que tenía que pensar su continuidad y que su cargo estaba a disposición de la Federación Española de Fútbol. Recientemente, tal como se preveía, Del Bosque declara que va a seguir en el cargo como seleccionador de España aduciendo que "han pesado más los seis años anteriores que dos partidos malos en el pasado Mundial".

Sabido es que en España el verbo dimitir no se aconstumbra a conjugar bien, y ni mucho menos se usa frecuentemente, pero creemos que este despropósito supera casi todo lo imaginable en desfachatez, mezquindaz y falta de principios.

Cualquier seleccionador con dignidad, vergüenza torera o amor propio hubiera dejado el cargo inmediatamente después de que su equipo fracasara de esa manera tan bochornosa, pero hete aquí que nuestro marqués de la cara muy dura se aferra al cargo con uñas y dientes como si los triunfos pretéritos pudieran hacernos olvidar todo eso a modo de licencia para fracasar.

Creemos que esto es una burda manera de intentar desviar la atención para no dimitir y tener que irse a casa. Primero esperar que escampe, luego poner paños calientes y después declarar la continuidad en su puesto. No pensamos que deba dimitir por jugar mal dos partidos, o caer eliminados a las primeras de cambio en el Mundial, eso es otra manipulación. Muchos aficionados lo vemos como una cuestión de dignidad, y la derrota en lo deportivo sólo certifica nuestro punto de vista. Este Marqués de la Cara Adoquinada es tan susceptible con los que osan decirle que es una marioneta en manos de los jugadores barcelonistas como blandito a la hora de confeccionar la lista de jugadores que fueron al Mundial. Y así nos fue.

Quizá piense que los españoles tenemos una memoria selectiva, y transcurridas unas semanas, pasado el sofocón de la decepción, los aficionados olvidaremos la vergüenza mundialista y recordaremos que un día ganamos un Mundial o dos Eurocopas, pero creemos que esto también es un error mayúsculo. En cuanto vengan mal dadas, se refrescarán las memorias más desmemoriadas, un par de derrotas serán el detonante para que las miradas se vuelvan contra este marqués de pétrea cara y principios muy blandos.

Añade Del Bosque que se siente con fuerzas para seguir y que se ve capaz de renovar la selección. Esto suena a chiste malo, sin gracia y de mal gusto dado que quien es el máximo responsable y casi único culpable del mayor fracaso mundialista se quiere colocar en el papel rendentor para ser el que salve a nuestra selección. La zorra a cuidar el gallinero. Suponemos que si su jefe Villar se está perpetuando en el cargo, nuestro querido marqués de la cara hormigonada lo tome a modo de ejemplo.

A su edad, esas demostraciones de fortaleza y aferramiento al cargo nos recuerdan a las bravuconadas de los camaradas jefes de las juventudes soviéticas, que algunos eran octogenarios y se movían en silla de ruedas, parecían cargos vitalicios, pero seguían siendo los jefes de la juventud revolucionaria.

Para terminar, las palabras de despedida del seleccionador transalpino, Césare Prandelli, nada más terminar de consumarse la eliminación de Italia y en rueda de prensa. Recordamos que Italia ni venía como favorita, ni era la campeona del anterior Mundial, ni jugaba ante su público como anfitriona, ni siquiera hizo el ridículo en su eliminación, pero creemos que esto es una lección de dignidad para cierto marqués de cara blindada:

"He hablado con el presidente de la Federación italiana y creo que lo justo es asumir la responsabilidad. He decidido presentar la dimisión, los contribuyentes italianos no pueden pensar que se está jugando con su dinero. Me siento el principal responsable de esta eliminación y cuando falla el proyecto su responsable debe irse. Me gusta poder caminar erguido y con la cabeza en alto".

VISTO
[2343 veces]
COMENTARIOS [0]
No hay comentarios