[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

MALDITA FINAL FOUR

Tengo un buen amigo que sigue al Real Madrid de baloncesto. El martes, viendo el tercer partido de este play off por el título, sin terminar el primer cuarto le dije por Whatsapp que estaba perdido, que había que pensar en el partido de hoy. Desgraciadamente no me equivoqué, nos pasaron por encima.  Me pude ir a pescar sin necesidad de "tragarme" el resto del choque y sufrir. A mi amigo le dije, sin intensidad defensiva no somos nadie, tan solo un equipo vulgar, no hay opciones.

Sin embargo desde el martes venía advirtiendo que hoy tendríamos posibilidades de ganar y devolver la final al Palacio de los deportes. Y vaya si las hubo, hasta el último segundo tuvimos opciones de ganar el partido. ¿Qué había cambiado?, tan solo que hoy sí dimos la cara, nos dejamos la piel y disputamos cada balón con uñas y dientes. 

Las preguntas que se hacen muchos aficionados al baloncesto en general y al Real Madrid en particular son: ¿Qué ha cambiado para que ahora sólo tengamos posibilidades de ganar partidos importantes si cerramos el juego, bajamos marcadores a pocos puntos y defendemos con el cuchillo entre los dientes? ¿dónde está o qué queda de ese juego alegre, bonito, veloz y atractivo para el espectador? o por decirlo más claramente: ¿dónde están o qué queda de esos jugadores que maravillaban al mundo del baloncesto y en este play off desaparecieron en combate o de diluyeron como un azucarillo en el café?.

Hay muchas respuestas, demasiadas de ellas ciertas, se pueden buscar varias explicaciones que ayuden a entender este final de temporada, pero muchos creemos que la causa principal de todo esto es la maldita Final Four de Milán. Arrollar al Barcelona (vuelvo a insistir que para mi el mejor equipo fuera de la NBA con la salvedad del Madrid) por 40 puntos de diferencia en semifinales, saber que en la final nos enfrentábamos al peor equipo de los 4, el Maccabi, y perderla en la prórroga ha sido una losa demasiado pesada que no la hemos sabido o podido superar. Este equipo estaba ideado y pensado para ganar en Milán y desde entonces no ha vuelto a ser el mismo, y hemos terminado de la peor manera posible.

Con el sabor amargo de la derrota todavía caliente no es el momento para exigir revoluciones en el equipo, buscar culpables o cortar cabezas. La temporada termina hoy y queda tiempo de sobra para tomar medidas, que hoy se demostró, son muy necesarias.

Sin entrar en profundidad en todo esto, desde aquí vamos a señalar algunas cuestiones para la reflexión a modo de esquema.

1-Necesitamos jugadores comprometidos. Sin dar nombres propios, en este play off ha quedado muy claro quienes quieren y merecen estar en el Real Madrid. Quien quiera irse (a la NBA o a la Conchinchina) debe tener las puertas del club abiertas de par en par. Los que se queden deberán dejarse la piel por este equipo. Las renovaciones han de ganarse en la pista y en los grandes partidos que dan títulos.

2-Necesitamos una plantilla más amplia. Mala suerte con las lesiones, peor que numerosas fueron a destiempo, cuando nos jugamos la temporada, tener en la recámara opciones para sustituir a quien pueda causar baja se ha demostrado como fundamental para el final de curso. Tomemos nota.

3-Llegados a lo que hemos vivido hoy, necesitamos algún fichaje que ilusione, ¿un center que por fin domine en la pintura? ¿un exterior top? o un poco de todo, pero algún cambio ha de haber, tenemos que mejorar.

4-Necesitamos cambios en el sistema de juego. Tampoco que se de la vuelta a todo, que se juegue un antibaloncesto "maljkoviano", pero como dijimos el año pasado, tener un plan B nos da muchas más opciones de victoria en los partidos importantes. Por ejemplo hoy, cuando defendemos como jabatos no nos entran los lanzamientos exteriores... si al menos domináramos en la zona sería otra cosa.

Ya habrá tiempo para reflexionar, y con la cabeza fría tomar decisiones, para eso tenemos a los técnicos. Ahora no quiero valorar el trabajo de Laso, pero no vamos a pasar por alto sus declaraciones post-partido. Nuestro entrenador sabe perfectamente que lo de Milán nos ha matado, y negar esto aludiendo a que "hoy hemos luchado" resultaría irrisorio si no fuera por la gravedad de los hechos. Hablar ahora, de los árbitros es de mal perdedor, no porque no tuviera parte de razón, sino porque los arbitrajes nos han perjudicado desde hace mucho tiempo y nos acordamos de esto cuando tenemos el agua al cuello. Poner una nota muy alta a la temporada realizada por el equipo porque hemos peleado en todas las competiciones hasta el último segundo me produce sonrojo. ¿Acaso sabe Laso lo que es el Real Madrid, su nivel de exigencia y su compromiso con ganar todo lo que juega? ¿Se le puede pedir menos a un Real Madrid que luchar y pelear?.

Y aquí dejamos una reflexión final dedicada especialmente a los que sentían "orgasmos estadísticos" cuando a principio de temporada batíamos todos los records de victorias. Me gustaría que nos explicasen a los que en su día advertimos que estas cosas no daban títulos y tenían su peligro, lo que piensan hacer con dichos records o para qué nos sirven o si creen que éstos nos han beneficiado en algo.

Para mi hay esperanza, cambiando algunos aspectos podemos aspirar a ganar todo la próxima temporada, la vida sigue y aunque hoy nos hemos llevado una gran decepción, espero y deseo que el año que viene seamos más grandes. Como diría un entrenador portugués: "Señorío es darlo todo y morir en el campo". Hoy lo hicimos, demasiado tarde, se ha perdido el campeonato liguero, pero volveremos el año que viene.

Nota al margen: No hemos querido entrar en el partido de hoy, preferimos hacer un balance general, buscar causas y soluciones al desastre, pero no sería justo cerrar este artículo sin destacar a nuestro Rudy Fernández. Muy mermado físicamente, el alero balear se ha dejado literalmente la piel en la pista, todo un ejemplo para sus compañeros. También mencionar a nuestro segundo entrenador, el ayudante de Pablo Laso, (creo que es Hugo López), quien cogió los mandos de un equipo en el peor momento del partido y supo levantarlo. No era fácil ni sencillo, todo fueron contratiempos.

COMENTARIOS [0]
No hay comentarios