[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

FINAL FOUR DE MILAN

Quizá demasiados madridistas estén soñando con la ansiada décima de Lisboa y se olviden un poco (más bien bastante) de que antes de esa cita el día 24, hoy mismo, a las 21 horas, nuestra gloriosa sección de baloncesto se jugará el pase a la finalísima de la Final a Cuatro en Milán.

No es necesario resaltar la transcendencia de este partido, ni lo que para el Real Madrid significa la Copa de Europa (en baloncesto Euroleague), ni siquiera que enfrente tendremos a nuestro enemigo barcelonista, aquí sólo vamos a comentar los prolegomenos de lo que puede ser una noche gloriosa para los madridistas.

Todos los analistas coinciden en que el duelo entre los colosos del baloncesto europeo va a ser muy igualado, es lo que nos indica la lógica cuando chocan 2 trenes tan contrapuestos. Creo que esto será así al 70 u 80%, yo veo capacitados a los dos equipos para romper el partido en el tercer o último cuarto, si el rival duda o flojea. Ellos durante la temporada van de menos a más y nosotros lo contrario, tras batir infinidad de records, a última hora parece que nos falta gasolina. Tampoco nos ayuda la reciente derrota en el Palau.

Estos partidos a todo o nada, que te llevan al cielo o al infierno siempre son muy duros, hay demasiado en juego para ternuras. En la memoria de los madridistas todavía permanece fresco el partido del año pasado en la final contra los griegos, 17 puntos arriba al descanso, los griegos le echaron bemoles y nos disolvimos como un azucarillo en la cancha enviando el trofeo con lazito rojo para Atenas. Este año hemos crecido como equipo, hemos demostrado que sabemos jugar partidos muy duros, que sabemos sufrir en la cancha y luchar en la pelea cuerpo a cuerpo.

El partido que le interesa al Real Madrid es aquel con un ritmo de juego alto, un toma y daca de canastas, juego alegre, correr, transiciones defensa-ataque rápidas. No es el típico partido de Copa de Europa. Con un marcador final sobre 70 puntos será muy difícil ganar, con 80 lo veo igualado y a 90 o más puntos no se nos escapa la semifinal de esta Final Four.

Nosotros tenemos que hacer valer nuestro talento, que es enorme, y para ello, para el sistema de Laso, lo fundamental es el dominio del rebote. Esto es el alimento para los nuestros, lo que nos da la posibilidad de correr, contrataques, segundos tiros. Precisamente ellos son muy fuertes en la zona, y sus hombres altos siempre nos causan muchos problemas. 

Estoy seguro que Laso tendrá en su cabeza que nuestro mayor problema para este partido será Tomic, la jugada con la que nos martillearon en la final de Copa, ese pick and roll (bloqueo y continuación) con Huertas que tanto daño nos hizo. Ya veremos el antídoto de Laso para este jugada, no dudamos que lo habrá (¿Felipe?).

Dicen que Navarro está mejor de sus multilesiones (si se entona en el partido siempre es un dolor de cabeza), que Carroll ha vuelto (siempre baja rendimiento en partidos duros), que Mirotic se va a desquitar en este torneo de tanta crítica injusta acerca de su blandura bajo los aros, pero yo mimaría muy mucho a nuestro pivot, a Bourousis. Tiene la calidad y la fuerza para dominar la zona, incluso ese puntito de mala leche que se necesita para ganar grandes torneos, en este griego se basan muchas de nuestras posibilidades para ganar hoy, él debe equilibrar nuestro juego interior y ponerlo al nivel que lo hacen nuestros jugadores exteriores.

Y de ellos, Rudy, Chacho o Llull deberán darlo todo si queremos ganar. El primero es nuestro buque insignia en estos partidos, el segundo ha sido elegido MVP de la presente Euroliga y el tercero es todo garra y corazón.

Los dos equipos se conocen mucho y bien. Veremos si Laso puede controlar el ritmo del partido, acierta con las rotaciones (ojalá jueguen los que deban de jugar en cada momento, nada de dejar jugadores para más tarde) o con las defensas que le plantee Pascual (cuidado con la zona 2-3), sepa parar el ataque culé (por ejemplo el antes citado pick and roll) y tenga suerte, que de esto nunca sobra.

En cuanto al arbitraje, creo que nos estamos aconstumbrando a que nos sea desfavorable o contrario. Hoy esperemos que se pite todo bajo los aros o se deje jugar a los dos equipos (yo preferiría lo primero), en definitiva, que se use una misma vara de medir.

Seguro que mañana nuestro Sabas estará en su casa de Lituania (si sus dolencias físicas se lo permitieran seguro que en Milán) animando al Real Madrid. Él nos dió la octava y su fuerza nos llevará a ganar la novena.

 

COMENTARIOS [0]
No hay comentarios