[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

DULCE TRANSICION TOPERA

No diré que el marqués progre del rencor ha vuelto a sorprendernos con sus declaraciones, pero sí creo que esta vez lo dicho por semejante personaje merece una reflexión y una respuesta clara por parte del madridismo. 

Nos estamos refiriendo a lo que respondió recientemente cuando le preguntaron por el ínclito toportero tras su enésima cantada. Ahora sabemos que lo que el marqués rencoroso quiere para el espantapájaros es una "transición dulce", y por eso anuncia que irá alternándolo con De Gea en la titularidad bajo los palos, añadiendo un cínico "si nos dejan". 

Si hubo en su día un político, igualmente progre, que nos anunció la muerte de Montesquieu y la división de poderes, desde ayer conocemos a un seleccionador que ha enterrado la meritocracia en el fútbol. Y es que a partir de ahora, cuando un jugador se encuentre en un estado de forma deplorable, si tiene buen currículum y pertenece a la camarilla de amiguetes, en vez de ocupar la lógica suplencia, pasará por una transición hacia no se sabe dónde, para llegar a ningún sitio. 

No sabemos si esto es para que el mostoleño no se traumatice o para no aceptar que un demonio portugués tenía razón cuando osó sentarlo en el banquillo, pero este asunto está alcanzando cotas de ignominia desconocidas hasta ahora. ¿Por qué se necesita una transición si se supone que siempre debe jugar el mejor jugador que se encuentre en mejor estado de forma? ¿Acaso el puesto de guardameta se hereda y necesita de asesoramiento del titular precedente? 

Y puestos a elucubrar, podemos observar detenidamente otros ejemplos de jugadores de la roja/coja, también campeones del mundo y de Europa. Se me ocurre el caso de Álvaro Arbeloa. ¿Acaso él no mereció esa transición? Todo el mimo que recibió de su seleccionador fue un castigo en forma de exclusión de la famosa lista mundialista marquesina. 

Lo que todavía está menos explícito y resulta más complicado de entender es esa coletilla que suponemos complementa la dulce transición: "si nos dejan". ¿Se refiere a su jefe/cómplice Villar, a la canallesca antideportiva que hasta hace cuatro días se postraba de rodillas y no paraba de adular o quizá al vulgar aficionado de a pie? 

Quizá en el fondo, lo que le indigna al marqués es que la gente opine, tenga claro quién falta y quién sobra en la selección, se muestre abochornado por sus últimas actuaciones y pida pasar página lo antes posible. 

Desde el ridículo que hizo la roja/coja en el pasado mundial, la gente se pregunta cuántas vergonzantes cantadas tiene que cometer el topo/traidor para que sea relegado al banquillo de los acusados/suplentes. En el fondo, eso sería hacer un favor a ese gran portero que fue y es un esperpento, un mero espantapájaros.  

¿Y Ancelotti? Bien, gracias; ya dijo que ha elegido al portero para esta temporada. No quiere que le pregunten por el tema y anoche mismo señaló que los fallos del topo/traidor se pueden contar con los dedos de una mano: tenemos espantapájaros para rato. Pero esta es otra historia y habrá tiempo para contarla.

COMENTARIOS [0]
No hay comentarios