[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

DE TURISMO POR BULGARIA

No conocemos los criterios que utiliza la UEFA para elegir a los equipos participantes en la Champions League. Sin embargo, sí sabemos que los equipos "pequeños" tienen que jugar varias eliminatorias previas para meterse en esta fase de grupos de la máxima competición a nivel continental, y es por eso que le damos a este modesto equipo búlgaro el beneficio de la duda en cuanto a sus méritos para participar en lo que antes era la Copa de Europa. Aun así, cada año vemos bastantes equipos que no dan la talla y la competición les queda demasiado grande, y ya va siendo hora de modificar los requisitos de participación en la Champions, a fin de que la jueguen realmente los mejores equipos del viejo continente sin importar del país que provengan.

Centrándonos en el simulacro de partido de fútbol jugado en Sofía, hoy los jugadores blancos (esta noche de negro y con dragón vendecamisetas asiático) decidieron que el partido se ganaría sin bajar del autobús, y dado que la temperatura centroeuropea es sensiblemente más fresca que en la capital de España, empezaron el partido fríos y sin intensidad. Apenas sin tiempo para acomodarnos, conectar el partido en el ordenador y abrir una Heineken, el Ludogorets, que así se llama este equipo, Ludo para nosotros, ya había marcado gol (minuto 5). Y para variar, a balón parado, córner mediante, defensas mirando y con el espantapájaros de portero haciendo la estatua después de estar mal colocado. Parece que los rivales se frotan las manos cuando ven al "cáncer-vero" bajo los palos del Madrid y saben que si bombean balones a la olla algo sacarán.

El partido continuó con las ganas que ponían los búlgaros y con los madridistas intentando despertar para arrancar la máquina de golear, pero no era el día. Solo habían transcurrido 4 minutos cuando el árbitro señala un claro penalti sobre Chicharito que Cristiano falló. No se puede acertar siempre y mejor fallarlos en encuentros menos importantes, pero estas cosas nunca agradan y menos en alguien tan ambicioso como el mejor jugador del mundo.

Llegados a este punto, pudimos comprobar que el árbitro reclamaba su parte de protagonismo en el esperpento de partido que estábamos viendo. Primero anula un gol, a todas luces legal, al propio Cristiano, y luego le regala al portugués otro penalti más que riguroso. El jugador búlgaro mete la pierna, pero es el portugués quien la busca para provocar el choque y exagerar la caída. Esta vez sí acertó desde los 11 metros y llegó el empate en el minuto 24.

La segunda parte empezó todavía peor que la primera. Cómo sería esto que el mejor de los madridistas era Isco, ese jugador tan intranscendente como anodino (esta vez le puso ganas), y hasta Carleto se dio más prisa que de costumbre para mover el banquillo. Había que reunir a la BBC y hacer funcionar al centro del campo. Salieron, por este orden, Chicharito (le marcó el gol fallado a bocajarro), Modric (desde que renovó y llegó Kroos parece que el croata ha bajado mucho su rendimiento) e Isco (ni jugando bien le alcanza para dar la talla en el Real), y entraron Benzemá (a la postre fundamental), Kroos (volvió a fallar su golito llegando desde atrás pero dio más equilibrio al equipo) y James, al que cada día le vemos más implicado pero a veces algo perdido o desubicado.

Los cambios, que esta vez sí mejoraron un poco el juego, sirvieron para controlar mejor el partido y crear más ocasiones de gol. En una de ellas y a falta de 13 minutos para el final del partido, un preciso centro de Marcelo sirvió para que Benzemá, sin duda el mejor en el tiempo que jugó, marcara un bonito gol que a la postre nos daría los 3 puntos. Luego, y hasta que terminó el encuentro, cuando el Ludo apretó pasamos apuros porque fallamos las ocasiones de sentenciar lo que tenía que haber sido un partido de trámite y casi termina en pesadilla.

A resaltar algunas cuestiones en las hay que perseverar. Jugar con un espantapájaros nos sale más caro que salir con un jugador menos, no vamos a insistir más en la repulsión que produce el personaje y el tema. Ya veremos lo que ocurre cuando juguemos en el Bernabéu. Marcelo está para darle vacaciones indefinidas, con esa demencial su actitud defensiva; echamos de menos a Coentrao. Illarra hoy ha desperdiciado una oportunidad única para reivindicarse, es el único medio centro defensivo disponible en estos momentos y se empeña en no despejar dudas para no dar un paso al frente. Benzemá ha resultado providencial: es un jugador de una grandísima condición técnica, y hoy lo demostró revolucionando el juego madridista, repartiendo asistencias de gol desaprovechadas y marcando el de la victoria. Le sienta genial la competencia de Chicharito. Ojalá aterrice de nuevo en el planeta Tierra tras su paso por su fase autista. 

¿Y Cristiano Ronaldo? Terminó el partido cojeando, preocupa que pueda estar lesionado, y no llegamos a entender cómo pudo continuar el partido en esa condiciones. Siempre es preferible terminar el partido con 10 jugadores (ya se habían realizado los 3 cambios) a jugarse un agravamiento de una posible lesión en nuestro jugador franquicia. Siempre puede volver a reñir a los médicos. Tampoco me extraña que los galenos prefieran enmudecer, ya sabemos quiénes mandan en el Real Madrid, deciden cuándo están sanos, cuándo juegan, incluso cuándo tomarse un partido en serio o en plan turismo por la bonita ciudad de Sofía. Hoy lo vimos y además nos trajimos los 3 puntos a Madrid.

COMENTARIOS [0]
No hay comentarios