[ AMEN CORNER ]

Blogs de MqM

LA ÉPICA Y LA ESTÉTICA

Fue hace ya una buena pila de años, tantos como quince, que el Parlamento aprobó la llamada “ley de Partidos” a instancias del gobierno de José María Aznar. Aunque, formalmente, su objetivo era garantizar el funcionamiento del sistema democrático impidiendo que un partido político pudiera atentar contra ese régimen de libertades, justificar el racismo y la xenofobia o apoyar políticamente la violencia y las actividades de las bandas terroristas, todos sabíamos que esa ley estaba concebida y diseñada para ilegalizar a Herri Batasuna y su entorno, como dicen los cursis. De hecho, el Tribunal Supremo decidió disolver dicho colectivo (por decirlo de forma suave) menos de un año después de aprobada la ley.

Releyendo las crónicas y las columnas de opinión de la época, parecía que la tal disolución iba a traer consecuencias nunca vistas, algo así como la reedición de la caída del imperio romano, el mayo del 68 en versión euskaldún y con txapela, el fin del mundo, en una palabra, el acabose. ¿Y saben qué? Que no pasó nada, como nada pasó cuando Baltasar Garzón, entonces en activo aunque igual de calamidad, ordenó el cierre del Egin. Sí, hubo unas manifas aquí y allá, vimos episodios de kale borroka, cargas policiales de la Erchancha (o como carallo se escriba eso), pero ya nadie se acuerda de aquello, ni de los propietarios del Egin ni de la madre que los trajo. Por el contrario, todo el mundo reconoce que lo que se hizo entonces era necesario para la buena marcha del negocio. Luego llegó el ínclito ZP, pero eso ya es otra historia, nunca mejor dicho.

Me permito traer a colación aquellos sucesos de antaño por el miedo cerval que hogaño parece extenderse en la sociedad a cuenta del enchiqueramiento del ya destituido gobierno autonómico de Cataluña, eso que los que no saben catalán llaman “govern”. Cualquiera que tenga la cabeza sobre los hombros y unas mínimas lecturas sabrá que esta tropa no está en el talego por sus ideas, sino por atentar reiteradamente contra el ordenamiento jurídico hasta llegar a ser acusados de cometer los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. En un estado de derecho, el que la hace, la paga y, oiga, no vi disturbios, siquiera declaraciones como las que hoy se leen y escuchan cuando metieron a Barrionuevo o a Granados en la cárcel. El caso es que si, además, contamos con esas prófugas y melenudas lumbreras alojadas, que no escondidas, en lo que en un tiempo fue España, llegamos a la materia que me gustaría tratar hoy y que se recoge en el título de la entraduca (© Pezuco). 

No hay otro lugar en el mundo, ni siquiera en mi entrañable Hispanoamérica, en que el concepto de “torero” se entienda como en esta España de nuestras entretelas. Un torero es aquel que se dedica al arte del toreo como profesión y, al igual que pasa con la física cuántica, el billar a tres bandas o el cine para adultos, no todos valen para ser torero. Sin embargo, cualquier ciudadano (con perdón) puede estar torero. No, no me vengan con que confundo el verbo ser y estar, eso déjenlo para las clases de idiomas, que todos sabemos a qué me refiero. Quien más quien menos, todos hemos estado toreros (y toreras, of course) alguna vez en nuestra vida: esa presentación delante de la directiva, esa noche de pasión, esa ronda de golf bajando de 80. Incluso cuando no hayamos tenido una faena particularmente lucida (así, sin tilde, por si el amable lector padeció la LOGSE), uno puede estar torero, sacudiéndose la pechera después del revolcón y, sin mirarse, dar la espalda y dejar la escena caminando despacio con infinito desdén. En ambos casos, ya se tropiece el triunfo o llegue la derrota, la épica y la estética se dan la mano.

Para dar un golpe de estado hay que echar mano de toda la épica que uno tenga en el fondo de armario. No me imagino a Napoleón, a Bolívar, a Pavía, a Lenin, a Sanjurjo, a Stauffenberg o al mismo Miláns del Bosch sin ese punto épico del “dejadme solo”, el bando y la pistola al cinto. Hay cientos de anécdotas sobre el particular. Si la machada triunfa, no hay problema. Ya tendremos al orbe encanallado, al National Geographic o incluso a la prensa deportiva (dos palabras, dos mentiras) corriendo en nuestro auxilio. Pero, ay amigo, si el golpe fracasa, no queda otra que seguir estando toreros y afrontar nuestra suerte con gallardía. No se entiende un desplante de semejante calibre si luego no se está dispuesto a pechar con las consecuencias, sin hacerse caquitas y sin huir como ratas. 

Los golpistas catalanes de ayer y de hoy son bastante dados a los dodotis y a las fugas, dejando la épica y la estética para los mesetarios. Conocida es la heroica resistencia de Companys y sus cuates ante el bando de un General (catalán, para más señas), un batallón del Tercio y dos piezas de artillería, incluyendo la huida del entonces jefe de los mosus por las alcantarillas de Barcelona. Anteriormente, Maciá fue detenido por una pareja de gendarmes al otro lado de la frontera a la altura de Prats de Molló cuando pretendía invadir Cataluña desde Francia (!), al frente de una partida de voluntarios. Fue desterrado a Bélgica (qué casualidad, mirusté). Con el tal Puigdemont, más conocido en los ambientes como “motxo” (fregona en español), no ha hecho falta más que un triste y previsible registrador de la propiedad venido de provincias y convertido en Presidente del Gobierno que aplicara estrictamente la ley, para que el tipo pusiera pies en polvorosa y las anunciadas acciones de violencia pacífica (áteme usted esa mosca por el rabo) se hayan quedado en molestas caceroladas. 

También hace falta épica y estética en el lado que recibe el golpe. En este blog ya se conoce mi opinión sobre el proceder de Mariano Rajoy (clic AQUÍ), si bien sus últimas decisiones son motivo de otra entraduca. Pero creo que todos estamos de acuerdo en que al de Pontevedra, si bien la estética permanece inmaculada, le falla la épica. Un acuerdo de Consejo de Ministros es cualquier cosa menos épica. ¿Se podrían incluir en el BOE grandes soflamas, encendidas arengas, frases para la historia? Daoiz le dijo a Velarde aquello de “todo está perdido, pero tú y yo sacrificaremos la vida por la Patria”. Ya que estamos con el 2 de mayo, el alcalde Móstoles es recordado por su famoso “somos españoles y es necesario que muramos por el Rey y por la Patria”. Por su parte, cuando navegaba al encuentro de la escuadra franco-española en Trafalgar, Nelson mandó a los buques de su flota la famosa orden de “Inglaterra espera que todo hombre cumpla con su deber”. No recuerdo que Mariano haya dicho nada que, en este trance, pase no digo a la Historia, sino al resumen de Nochevieja que elabora TVE.

Servidora siempre ha pensado que no hay que tener miedo de cumplir y hacer cumplir la ley, ni de exigir nuestros derechos. Inadmisibles deslealtades como las que se han vivido en Cataluña y en el resto del país provocarán una fricción más o menos dura y más o menos duradera, pero tienen el efecto balsámico de saber todos a qué estamos jugando y con quién estamos jugando. Sí, habrá cacerolas, manifestaciones, declaraciones incendiarias, provocaciones insoportables y todo lo que usted, amable y desocupado lector, se pueda imaginar. Pero todo eso pasará, los miembros destituidos del gobierno catalán seguirán en la cárcel y el españolito de a pie pronto se olvidará de ellos. Por eso hacen tanto ruido y por eso la fregona se ha escaqueado: saben que su vida se ha acabado. Treinta, veinte, quince años de cárcel son muchos años. Dentro de seis meses, el resto de los mortales volveremos al tajo como todos los días y recordaremos esto como una pesadilla de la que despertamos, igual que despertamos de la pesadilla de Egin y de Herri Batasuna.

COMENTARIOS [0]
[ Counali ] ha dicho:
05-11-2017

No sé si será una estrategia preconcebida y alentada por el gobierno de España el asunto de la salida de empresas de vascongadas y catalibania, pero puede ser acertado. Siempre he insistido q al igual q estas regiones españolas se han convertido en territorios supremacistas se puede dar la vuelta a la tortilla promocionando políticas económicas para empobrecerlos. Continuar con la salida de empresas, deslocalizar inversiones, desviar subenciones europeas....en definitiva, lograr q el paro en ambas regiones alcancen los índices de Extremadura o Castilla-La Mancha. Sólo a través del empobrecimiento de esas gentes (aunque desafortunadamente paguen muchos patriotas) se podrá obviar el conflicto secesionista. No entiendo cómo no se incide en este asunto tan lógico, a niveles institucionales me refiero. La población española debemos persistir en boicots a ambas regiones, hasta empobrecerlas al máximo. En todos los foros amenacemos todos los patriotas con este comportamiento de boicotear TODO lo q salga de ambas regiones. Yo me he salido del BBVA y de Iberdrola. No compraré nunca SEAT y miro, em cada compra q realizo, el origen de los productos. En estos asuntos sí podemos influir y decidir el futrq queremos. Q los separatistas sepan q tienen enemigos q toman decisiones y q les combaten...

Amunt España....!!!!!

[ Counali ] ha dicho:
05-11-2017

Eso q llamamos España no es un país en el cual todos los ciudadanos tengan un objetivo, una identidad, un destino común y compartido. A grandes rasgos cada ciudadano tiene su propio país del mismo modo q tiene su equipo de fútbol, su barrio y su casa. El español es por antonomasia egoísta, corrupto (entendiendo por esta definición alguien q justifica sus propios deslices con argumentos mayestáticos) y supremacista. En las vascongadas y en Catalibania estos rasgos se acentúan debido a sus economías más saneadas y ricas, cosa q ellos resaltan obviando q lo han logrado a expensas del resto de españoles. El destino de España es el conflicto, la confrontación y la guerra, la guerra civil en la q muchos, sobretodo los rojos, pueden justificar sus frustraciones como personas y como seres humanos faltos de dignidad, valores cristianos y ética occidental y liberal. Son expertos en reprimir libertades individuales para q todos seamos iguales, iguales en la pobreza, pues no tienen talento alguno para destacar por sus propios méritos de esfuerzo, sacrificio y el trabajo de sol a sol. España camina hacia su destino marcado desde tiempos inmemoriales:confrontación, guerra, conflicto.......España sólo la sobrelleva la mano dura, y eso, con ppsoe, es imposible, son gentuza traicionera, antiespañola con nula noción de patria.

¡¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!!!

[ retaso ] ha dicho:
05-11-2017

Cierto que el gobierno no debe achantarse ante el apocalipsis prometido, por la sencilla razón de que el gobierno tiene todo el poder y los rebeldes ninguno. O sea, la victoria del gobierno es segura -diríase que científicamente demostrable, entiéndaseme.

Pero, por otra parte, el caso actual no es como el de la ilegalización de Batasuna, y son muchas las diferencias que podemos señalar. Por ejemplo, que el PNV es el partido mayoritario en la Comunidad Vasca, y ése sólo recoge nueces, nunca agita el árbol. O sea, que no se rebelaría; simplemente marearía la perdiz, y esperaría mejores tiempos. En Cataluña, se está atacando -para hacer cumplir la Ley, por supuesto- a la mayoría parlamentaria, y a una gran parte de la población. En Cataluña, se ha declarado la República, y millones la han recibido con lágrimas en los ojos -nada que ver con la situación de Vascongadas, y sus acomodaticios peneuvistas.

En Cataluña no van a haber bombas ni apocalipsis, pero todo lo acontecido crea un precedente en la memoria colectiva de muchos catalanes. No digo que no haya que actuar por miedo a ese tipo de consecuencias -la vieja amenaza de "con esto creáis más independentistas"- sino más bien que habría que haber actuado antes, bastante antes, mucho antes, muchiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo antes, y a fondo, antes de que las aguas se salieran de su cauce. Una cosa es que no nos tiemble el pulso pese a los enemigos de España con DNI español, y otra que no se haga nada, nunca, para impedir que el número de esos enemigos crezca, día a día, y durante décadas. No sólo por enemigos, sino, sobre todo, por españoles. ¿Es que queremos un país dividido, no ya por las ideas, sino por las pasiones y los odios?

La diferencia entre los casos de Cataluña y Vascongadas son tales que en Cataluña la cosa no se acaba aquí, y después del 21D el problema puede repetirse (cosa que en Vascongadas sólo sucedió con la llegada de Zopenco, y la anuencia de Rajoy). Supongo que los indepes usarán otras vías, pero el problema seguirá estando ahí. Quizá consigan una reforma constitucional que los acerque más a un objetivo que saben que no pueden conseguir a día de hoy, pues, sencillamente, carecen de todo poder para enfrentarse al Estado español. Podrían tirar de épica, sí, pero a sabiendas de que es una batalla perdida. Y también es diferente el caso al del 2 de Mayo, donde los mártires por la Patria sabían que su ejemplo prendería una llama en el resto del país, y que su sacrificio no sería en vano. En el caso de Cataluña, saben que rebelarse contra el Estado no les traería nada -nada bueno, quiero decir.

En definitiva, que lo que se ha hecho, o sea, esperar hasta el acto final, para entonces detener a quienes declararon la República, es lo peor (para los intereses de España) que se podía hacer. Y si esto nos condujera a una reforma constitucional, ya ni te cuento.

[ ayer ] ha dicho:
05-11-2017

Amigos, conforme pasan no ya los días sino las horas, más se desdibuja la supuesta gloriosa victoria de Mari, el Señor de los Tiempos Lentos. Tanto se desdibuja... q apesta a derrota de tres pares de cojones cuando del 21D salga -como ya apuntan no una sino tres encuestas- otro gobierno secesionata, tal vez con los mismos cabestros al mando.

Incluso si yerran los sondeos y el 21D alumbra legalidad, no me fío de las comadronas. Estas ya han dicho antes del parto q, salga niño o salga niña, quieren pre-escolarizar a la criatura en un centro para pijos q se dit Escuela por una Mayor Autonomía y la Reforma de la Constitución, también conocida como Chau España.

Aprovecho para querer a Galaico Pailán, q entra tan poco q me recuerdan sus papeles a los del pastor de Estremera, q un diario viejo, uno al año, leía por primavera.

Pailáaaaaaaan

[ santagueda ] ha dicho:
05-11-2017

¡Anda! ¿Pole?

Desde mi destierro americano (que no es tan destierro, acá estoy como en casa), no puedo dejar de comentar otro ejemplo de la retranca galaica de mi admirado pailán. Me ha hecho mucha gracia lo de los toreros y esas otras profesiones que no todo el mundo puede practicar. ¿Y cocinero minimalista? ¿Piloto de Fórmula 1? 

Lo de Puigdemont y los otros es un circo de tres pistas. Están cayendo en el ridículo por un puñado de votos, pero la estrategia les dará resultados en las elecciones, ya lo veréis. 

Feliz domingo a todos. A este lado del charco todavía es sábado