[ AMEN CORNER ]

Blogs de MqM

REVANCHA O VENGANZA

Bueno, pues ya tenemos la final soñada, aunque habría que acotar que esta es la final soñada… por algunos, porque otros, los que estamos acostumbrados a que nuestro equipo alcance las últimas rondas de las competiciones que disputa (salvo deshonrosas excepciones, gentileza de Benitucos y Pierdegrinis), no miramos el rival que se nos pone enfrente, ya sea éste grande o pequeño, rico o pobre, clásico o recién llegado, holandés, italiano o, sí, madrileño. Estoy convencido de que los únicos que querían una final madrileña eran los propios aficionados del Arleti (sic), porque me da en la nariz que en Alemania, Inglaterra o en Nyon, sede de la UEFA, no debe hacer mucha gracia eso de que el pastel televisivo, publicitario, comercial, turístico y financiero se lo repartan España e Italia. Y uno no puede dejar de preguntarse por qué estas ganas, esta ansia viva, este vivo sin vivir en mí versión Peineta por darle en los hocicos (o en los tobillos, que así son de intensos los muchachotes estos) a un club y a unos jugadores que lo han ganado todo en todas las categorías nacionales, internacionales e interestelares, por no emplear el término “galáctico”, de tan infausto recuerdo a este lado del Manzanares. ¿Intentan añadir un trofeo más a sus vitrinas, desvirgando la atávica maldición? Por el contrario, ¿pretenden apuntarse a la reciente moda local y paleta de reescribir la historia, para ver si descuentan menos minutos de la final del 2014? En definitiva, ¿buscan revancha o buscan venganza? 

Empecemos por el principio y no nos engañemos: por trayectoria, actitud, dialéctica, comportamiento y vocación, el Arleti es un equipo perdedor. Sus propios aficionados, que llaman al equipo de sus amores “el pupas”, lo saben y conviven con esta realidad. Por eso exhiben sus trofeos de Europa League, Copa, Supercopa de Europa y demás quincalla como las migas que aquel hidalgo castellano se esparcía por la pechera, para que pareciera que había comido. Ellos mismos cambiarían esos triunfos menores por una sola orejona. Si hasta el himno de su centenario es ejemplo de cutrez y caspa derrotista, compuesto y cantado (es un decir) por un Joaquín Martínez Sabina en horas bajas: “para entender lo que pasa, hay que haber llorado dentro del Calderón”, “qué manera de aguantar, qué manera de sufrir, qué manera de palmar”, “a mí me gustan las rayas canallas de los colchones”, etc etc etc, aunque sobre este punto habría que matizar que otros clubes más, digamos, laureados tampoco pueden alardear de himno de centenario, aunque esa es otra historia más cursi que cutre. 

Es evidente que la derrota en la final de Lisboa ha dejado una huella muy profunda y dolorosa en el corazón colchonero de nuestros vecinos, con o sin rayas. Ya analizamos (Crónica de la final de Lisboa) el desarrollo del partido y el amateur comportamiento (por no emplear adjetivos más gruesos) de Diego Pablo Simeone y su equipo, incluyendo en el concepto de “su equipo” a la prensa deportiva (dos palabras, dos mentiras) que cubrió la final, todos ellos con evidentes síntomas de equipo menor y, sí, perdedor. Es bien comprensible, pues, que tanto el Cholo como su mariachi busquen la oportunidad de redimirse de aquellos pecados y faltas, más o menos veniales, que sin duda han perseguido y parece que aún persiguen a todos ellos. En resumen, entiendo la revancha. 

No obstante lo anterior, también resultan comprensibles las preferencias de periodistas, perioflautas, despistados, neutrales y público en general, que parece se decantan todas hacia la ribera del Manzanares. En esta época de buenismo flojo e igualitario que vivimos, resulta normal fijarse en el que (en apariencia) menos tiene, en el (a priori) menos favorito, en el (supuesto) paria, en el (injustamente) desheredado, en Babe, el cerdito valiente o en Forrest Gump. En una palabra, en el pupas perdedor. Si a eso sumamos una infame campaña global (sí, sí, global, que hasta en América se escucha) de desprestigio de una institución, por otra parte criticable, como todas, pero que está harta de ganar títulos contra viento y marea y cuyo público, pipero, hooligan o mediopensionista, no quiere que pierda ni en las repeticiones, el resultado es un caldo de cultivo propicio para ir un paso más allá: la venganza. 

Decía Francis Bacon que una persona que quiere venganza, guarda sus heridas abiertas. A lo que parece, las heridas de la derrota de Lisboa siguen abiertas y el llamado entorno colchonero no hace más que palear sal sobre ellas. Conociendo la manera que tiene de conducirse el conducator Simeone, todo parece indicar que las lágrimas de cocodrilo de jugadores y técnicos intentan disimular una actitud vengativa ante la final. Y no deja de resultar irónico que la venganza apunte a errores por él cometidos durante el partido y de los que parece no haber sacado conclusiones. Un observador imparcial debe valorar la dimensión de un técnico que autoriza (¿u ordena?) el lanzamiento de un balón desde el banquillo durante un contrataque rival o que esconde la pelota para arañar unos segundos al reloj. Me pregunto qué habría pasado si hubiera sido Mourinho el autor de tales jugarretas de equipo de barrio y en qué país debería haber pedido asilo político.  

A pesar de todos los intereses económicos y comerciales que lo rodean, el fútbol no deja de ser un deporte en el que se debe ganar con elegancia y perder con alegría, aunque no guste. La revancha es aceptable e incluso beneficiosa, pero revestirla de odios vengativos no puede generar nada bueno. Sentémonos, pues, a observar el proceder del argentino canchero y su claque, que todavía tenemos tiempo para reírnos un buen rato.

COMENTARIOS [0]
[ bipo66 ] ha dicho:
12-05-2016

Pues se me ha adelantado Pezuco en el comentario, así que lo rehago. Yo estoy en la línea que él apunta, quizás también porque he oído lo que ha dicho Arbeloa sobre Mou, y cuando un jugador de fútbol profesional puede decir que un entrenador es su amigo está indicando que ese entrenador tiene algo especial y eso, en mi opinión, es lo que tenía Mou, y que probablemente tenga que ver con su condición religiosa.

Arbeloa agregó algo más muy interesante: que no volvería a jugar bajo las órdenes de Mou para evitar que se relacionara su defensa del portugués con otro tipo de intereses. Vamos, dos grandes tipos que tuvimos la suerte de que concidieran tres años en nuestro Real Madrid.

El Cholo es más vulgar, tiene menos ética y una cara muy dura, casi tanto como la de su compinche Burgos, pero no me parece una mala persona. Supongo que su odio al dinero y a los equipos ricos provenga de su origen humilde, proletario. Y seguramente, aunque no lo sepamos, el 50 % de su salario se lo cede a UNICEF.

¿Eso es lo que hacen también los de Podemos, no?

Saludos a todos.

 

 

[ pezuco ] ha dicho:
12-05-2016

 

Yo difiero un poco de la apreciación que aquí se hace en cuanto al parecido del cholo con Mou. Tienen puntos en común, pero jamás he visto a Mou actuar rehén de lo políticamente correcto. Nunca se me ocurriría que Mou dijera que la liga está preparada para el RM a sabiendas que todo lo que se diga para perjudicar al RM es aplaudido por la canallesca antideortiva.

Anoche escuchaba a Arbeloa contar que Mou ha sido el único entrenador capaz de hacer los cambios sin importarle el qué dirán o los nombres de los sustituidos.

Cholo cae bien, entre otras razones, porque va contra el Madrid, y le ataca todo lo que puede, sumado a ese buenismo que vendría a ser algo así como "soy un macarra marrullero, pero soy pobre, del equipo de los humildes frente al ricachón de la Castellana".

 

P. D. Por resumirlo mucho con un ejemplo que se entienda rápido, Mou sería James Bond y Cholo Torrente.

 

[ Marcus48 ] ha dicho:
12-05-2016

Acertadísimo el "pailanazo" y agradecido a bg_rules.

Dicho lo cual, el partido del día 28, más que una final madrileña -con lo que ello debería comportar de fiesta-, se está planteando desde la prensa deportiva (muy bien eso de "dos palabras, dos mentiras", me lo apunto, con permiso del autor), como una auténtica guerra de venganza. Ya pueden nuestras estrellitas, que cuando quieren bien que lo hacen, ponerse el mono de paocero -con todos mis respetos para estos magníficos y abnegados profesionales- y empezar a pensar en los "bajos de la ciudad" -tobillos, por ejemplo, o empujones antes de los remates -tipo delantero de moda-, si quieren, en primer lugar, salir indemnes de Milán y,después, traerse la "champiñon"

[ Pailán ] ha dicho:
11-05-2016

 

Cierto es que Simeone y Mourinho son iguales. Hasta los propios aficionados del Arleti lo reconocen. La diferencia es la insultante doble vara de medir, tanto ad hominem como ad institutionem. Mourinho caía mal porque decía las cosas a la cara, es de derechas y católico. La prensa canallesca, desde el butano hasta el segurolo, no soporta que nadie venga a llevarle la contraria y menos cuando el interfecto no es "de los suyos". Han tenido que pasar varias temporadas para que sus "¿pug qué?" hayan alcanzado su justa medida. Lamentablemente, cuando el perjudicado no es el Real Madrid.

Simeone es un macarra de manual. Lo era de jugador y lo sigue siendo de entrenador, con un ayudante cuyo único contrapunto al amo es el exceso de peso. La dirección técnica de los partidos es mejorable, por decirlo suavemente, y no hay que remontarse a la final de Lisboa para encontrar pruebas de ello. Ganar ganará, pero el unocerismo al que juega y con el que gana es un homenaje a la suerte. En su haber tiene la habilidad de surfear la ola que le muestra como "uno de los nuestros", un progre, un self-made man en un equipo menesteroso que, como no podía ser de otra manera, puede perder con otros de menor presupuesto.

Y que no se me olvide: saludo de bienvenida a abiesp. Que disfrute del viaje.

Sigan, sigan

[ NickAdams ] ha dicho:
11-05-2016

Muy bueno, como apunta bg_rules, el pailanazo. También, merecido, porque el cholerismo colchonero está crecido. Tengo la impresión que luego de eliminar al Barcelona y al Bayern dan la final por conseguida y se olvidan de algo muy importante, que aquí se juega todo en un solo partido.

Como Stan Cholo y Oliver Mono se vayan de Milán con el rabo -nunca mejor dicho- entre las piernas, Joaquín Sabina tendrá que agregarle un par de estrofas al himno.

[ bg_rules ] ha dicho:
11-05-2016

Se me pasó: bienvenido abiesp y rebienvenido marcus48, que ya hacía tiempo que se te echaba de menos por aquí.

Y aprovecho, ya de paso, para subrayar el excelente y pulquérrimo pailanazo de hoy. 

[ wh ] ha dicho:
11-05-2016

Hacía mucho tiempo que no leía una caña tan dura y justa hacia nuestros rivales locales. He disfrutado mucho leyendo y pensando en la respuesta de elcapita, que -supongo- saldrá en defensa de las masas rojiblancas.

Simeone y su socio, el Mono, en las formas, son unos macarras de orilla que encajan muy bien con lo que se está convirtiendo esta España cada vez más barriobajera. Es por ello que campan a sus anchas y casi nadie le reprocha su conducta tan poco deportiva en tantas ocasiones. Eso sí, hay que reconocerlo, éxito han tenido y han creado un equipo duro que va  a intentar ganarnos, como decía el también colchonero Luis Aragonés, por lo civil o por lo criminal. Así que los nuestros debían estar preparados para quitarse los trajes de Armani y ponerse los de campaña, porque la final del 28 será la guerra.

[ bg_rules ] ha dicho:
11-05-2016

Que Simeone es un "gangsterópodo" en este mundo del futbol es una cuestión indiscutible. Por serlo, encaja perfectamente en un equipo que se jacta de ser el del pueblo más llano y el de los desfavorecidos, de donde suele provenir este tipo de gentes del lumpen. Ahora bien, que por los repugnantes tiempos en los que vivimos de igualitarismo estomagante y populismo apestoso, a este señor se le perdonen sus desmanes y se le trate de favor en todo momento, a él no le hace ni mejor ni peor, es decir, no es él responsable de la estupidez generalizada que le cobija. Yo creo que este tío haría exactamente lo mismo si fuera criticado, porque ese balón cortando una jugada del contrario le sale del alma, y no del sentimiento de blindaje que pueda tener por saber que se lo van a perdonar. Este es un macarra de corazón, de los auténticos, pura cepa. Si su conducta fuera afeada por el entorno, nunca reaccionaría arrugándose, sino que se pondría más chulo si cabe.

A mí Simeone me oparece un tipo intragable, pero me cae bien porque pasa de todo y no se casa con nadie. Es un Mourinho sin clase ni estética. Al contrario que este último, aquel es muy aborrecible por el lado de la cruz; por el de la cara, es como el portugués. En otras palabras, Mou da la talla para el equipo con clase y Simeone la da para el equipo hortera. Todos contentos.