[ AMEN CORNER ]

Blogs de MqM

LA LISTA DEL MARQUES

“Cada español lleva dentro un seleccionador”

La sentencia que abre estas líneas está atribuida al difunto Luis Aragonés, pero bien podría haberla pronunciado Miguel Muñoz antes del 12-1 a Malta. O Cánovas, autor de aquella otra que decía que “es español quien no puede ser otra cosa”. O Larra. O Viriato. Efectivamente, todos los habitantes de esta sufrida piel de toro nos creemos capacitados para decidir con qué jugadores y de qué manera se ha de afrontar una Copa Mundial de la FIFA, que así se llama el nombre oficial del evento que nos ocupa. Así que, investido de tal autoridad, me animo a analizar la lista de los 23 muchachos (o así) elegidos por Vicente del Bosque para competir en la edición de 2014.

Fue el propio Luis Aragonés quien dijo que sólo jugaría en la Selección quien estuviera en buena forma. Tal argumento le sirvió al llamado “sabio de Hortaleza” para excluir a Raúl de la Eurocopa de 2008 y a él se aferró Del Bosque para seguir ninguneándolo, a pesar de las estupendas temporadas que estaba completando el “Rulo” en el Schalke 1-6. Pero, claro, que un tipo con la calidad del madrileño destaque en el Schalke es como si Bartra, ese galgo, es elegido mejor defensa de la UD Viladecans en la futura liga catalana. Ya lo creo que destacaría, pero no lo suficiente para ser llamado a la Selección.

Traigo a colación este suceso porque Del Bosque ha mantenido el mismo principio que Luis, con más interés que acierto, eso sí, porque en baja forma estaba entonces sólo Raúl. Vaya por delante que me da igual que jueguen dos, cuatro, seis, ocho o diez jugadores de un equipo o ninguno del Real Madrid. Jugar en la Selección Nacional es timbre de prestigio para un jugador y, de paso, el club que lo cede puede sacar pecho si llevan a muchos, aunque vistas las consecuencias de los últimos amistosos de Italia y Méjico, casi mejor que no lleven a nadie. Y aquí estoy de acuerdo con Del Bosque: deben jugar quienes estén en mejor estado de forma.

Pero, ay amigo, resulta que, a día de hoy, no parece haber jugador en la lista que esté en buena forma. La lista del Marqués se me antoja más como una fiesta de licencia de la quinta de 2008 que como un equipo que defienda nada menos que un título de campeón del mundo. Hagamos el repaso por líneas y luego saquemos conclusiones.

En la portería, Del Bosque ha seleccionado a Casillas, De Gea y Reina. Descartado Víctor Valdés, cualquiera que haya visto la final de la Champions League menearía la cabeza al ver a Iker con el número 1, pensando, como cuando compras valores de bolsa, que rendimientos pasados no garantizan resultados futuros. Para eso, que lleven al padre del contador de chistes y tercero en discordia. Y sobre De Gea, no cabe más que preguntarse si no hay mejores porteros en España. Cristiano Ronaldo nos descubrió la clase de Iráizoz y tampoco es cuestión de trasladar a la Selección la polémica con el otro Diego. Hasta Bravo o Casilla (sin “s”) podrían hacer mejor papel que cualquiera de los otros tres.

En defensa, y aunque parezca mentira, el pilar más sólido a día de hoy es Sergio Ramos, cuyo final de temporada ha sido sencillamente espectacular, salvando las “ramadas” reglamentarias. Jordi Alba viene de una lesión y Azpilicueta y Juanfran (también tocado) son unos laterales de clase media que ofrecen sacrificio y pundonor, pero nada más. Me gustó la segunda parte de Javi Martínez como 5 en Munich contra el Madrid y su polivalencia le asegura un puesto de titular, porque es inexplicable que Piqué y Albiol vayan a Brasil.

Nuestro valor más creativo y exportable, el centro del campo, aparece poblado de desechos de tienta o tullidos de diversa consideración, con las honrosísimas excepciones de Iniesta y Cazorla. Cesc, Mata, Xabi Alonso y Xavi Hernández llegan en un estado de forma francamente mejorable, Busquets y Silva vienen de sendas lesiones y Koke no es, precisamente, quien tenga que sacar las castañas del fuego en un Mundial. Echo de menos a Iturraspe, Callejón o al mismo Gabi, quien, sin ser un Zidane, podría sujetar bien al equipo.

La opción del llamado “falso 9” es interesante como alternativa al delantero centro puro que siempre le ha gustado a Del Bosque, abducido todavía por la forma de jugar del Barcelona. Todavía recuerdo la media hora que Llorente jugó contra Portugal en los octavos del Mundial de Sudáfrica y me pregunto quién hará en Brasil el papel de Llorente. Torres está en un estado de forma lamentable, Costa sale de una lesión que no sé si le dejará jugar algún partido y Villa no tiene la chispa de antaño y ha mostrado una triste falta de puntería. Lo de Pedrito, en fin, sin comentarios.

Pero este es el carácter de Del Bosque: ¿para qué cambiar si con esta manera de entrenar (o así) ha ganado dos ligas, dos Champions, una Supercopa de Europa y otra de España, una copa del Mundo y una Eurocopa? De verdad que deseo equivocarme, pero mucho me temo que no pasamos de octavos de final.

¿Y por qué este pronóstico? España ha caído en el grupo B, con Holanda, Chile y Australia. A primera vista, deberían pasar España y Holanda, por ese orden, pero el grupo tiene más trampas que “Podemos”. En principio, el calendario nos favorece, pues nuestros rivales pasarán por caja en el orden antes indicado. Pero, contando con que ganemos a Australia, un resultado negativo (empate o derrota) contra Holanda o Chile nos puede dejar a expensas de un “biscotto” entre ambas o, en el mejor de los casos, quedar segundos. A todo esto hay que añadir que el grupo B se cruza con el grupo A de Brasil, Croacia, Méjico y Camerún: primero del grupo A contra segundo del grupo B y segundo del grupo A contra primero del grupo B. “Vendiendo” una final Brasil – España, los genios de la FIFA nos han eliminado cualquier margen de error. Porque, no nos engañemos, Brasil como país y el Mundial como negocio jamás sobrevivirían a que la “canarinha” se fuera a casa a las primeras de cambio. Ya se están encargando los prebostes de la organización de mandar los mensajes adecuados a los trencillas.

Por si fuera poco, hay que añadir el rollo macabeo que se ha sacado de la manga el Marqués de que no ve hambre en los ojos de sus jugadores. Normal: se han aburguesado tanto que parecen los senadores de “La cizaña” de Astérix, gordos y abúlicos. Yo te doy la solución, Vicente, como uno de los 46 millones de seleccionadores que hay en España: déjate de historias y lleva a quienes nunca han ganado nada. ¿Que es 3 de junio? Vaya, me temo que es demasiado tarde para cambiar.

COMENTARIOS [0]
No hay comentarios