[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

MARÍA LA PIZPIRETA

Seguramente, a María Gómez no le gustaría esta presentación en caso de leerla, así que allá va: se trata de una joven periodista, pizpireta y muy mona ella, ex-presentadora de una programa de Real Madrid TV que, como es sabido, es un canal más de todos los que están bajo las garras del RouresWorld. Todo lo que pertenece a ese mundo responde a un perfil predeterminado que le hace a uno pensar que, seguramente, quienes aspiran a pertenecer al medio son previamente sometidos a un interrogatorio tipo KGB para comprobar si su pedigrí progreta es suficientemente puro.  María, además de pizpireta y muy mona, es, como casi todos los presentadores de programas pretendidamente graciosos, insoportablemente chillona, y, lo más importante, también es una moderna feminista de libro, muy de los tiempos, a la que su jefe le ha regalado un hueco como periodista en el Mundial que se está celebrando en Rusia. María ha tenido la enorme suerte de poder ser la protagonista de un par de situaciones de esas que alimentan al feminazismo reinante. Lo que ocurre es que María, además de tierna e insultantemente joven, no debe de tener demasiadas luces, y, aparte de ahorrar energía, ella solita se ha metido en un berenjenal de esos típicos de estos progretas de manual que demuestran lo enormemente auténtica que es su ideología, en este caso su furioso feminismo de plástico, al modo del socialista Carmona, ese que se indignaba en público por lo del Prestige y en privado se descojonaba del asunto diciendo, a cuento de la cantidad de votos ante una elecciones, que tenían suficientes y, que si no, pues "hundimos otro barco". Así de majos son, y así de auténticos.

Dos han sido las situaciones en las que la periodista se ha visto atacada, situaciones que le han proporcionado la ocasión de mostrar su  sensibilidad de feminista pura en todo su esplendor. La primera: mientras está haciendo un reportaje en la calle micrófono en mano, de súbito le aparece un primate del cromañón y le da un beso en la mejilla. La segunda: está haciendo una entrevista y uno de los presentes le pregunta "oye, ¿cómo te llamas, guapa?", momento en el que María y todo el personal que se precie de ser moderno se rasga las vestiduras. Lo que se merecía el primer imbécil, el del beso, era un soberano guantazo, pero simplemente por gilipollas y maleducado, más que por machista heteropatriarcal y tal y tal. En el segundo caso, la que merece un soplamocos es la histérica hipersensible que se molesta porque le llaman guapa, fíjate tú. A este paso, vamos a tener que pensarnos eso de ceder el paso a una mujer cuando vamos a entrar a un lugar. Lo del flirteo se está poniendo francamente peliagudo..., a menos que sean ellas las que lo practiquen, según parece.

Resulta que la misma indignada, en algún momento, había hecho el siguiente comentario referido a los jugadores del equipo marroquí: “¡Yo quiero dormir con el enemigo! Los pibones que están en la selección de Marruecos… ¡Es alucinante! Subía en el ascensor y decía ‘pero madre mía, ¿cómo son todos tan guapos?’ ¡Todos! Y majísimos, por cierto. Alguien tendrá que consolarles…”, lo que constituye un perfecto ejercicio o bien de hipocresía sin límites o bien de estupidez supina –seguramente una mezcla de ambas cosas–, pero, desde luego y sobre todo, lo que supone semejante comentario es una demostración de cómo están los tiempos, en los que la clase brilla por su ausencia y la ordinariez desenfadada y alegre lo inunda todo. Si yo fuera el padre de esta niña, antes de hablarle de su inconsistencia ideológica, de su hipocresía manifiesta y su estupidez sin límite, le daría un repaso para ver si la pulía un poco, porque a esta chica no se le puede sacar a pasear con esos montaraces modales que le adornan, obviamente.

Ante semejante metedura de pata, buena parte del personal de las redes reaccionó al ataque, como parece lógico ante tanta hipocresía, inconsistencia, estupidez y mal gusto de la desenvuelta niña periodista. Ante la avalancha, la alguacil alguacilada (perdón: la alguacila alguacilada) larga una carta que constituye lo más interesante de esta historia, en un ejercicio de resistencia titánica a aceptar con naturalidad lo que no es sino un comentario de mal gusto, pero sin implicaciones transcendentes en el campo minado del machismo heteropatriarcal. La protagonista pide disculpas por su comentario y, abstrayéndose de sí misma y colgándose del garfio de la Verdad que le han implantado en su cerebrito del siglo XXI -verbigracia, que estamos en una sociedad heteropatriarcal que nos oprime sin darnos cuenta-, se nos presenta ella misma como una víctima de esta sociedad machistas que, naturalmente, hay que cambiar, y que a ella le hace actuar inconscientemente de manera tan, tan abyecta que le lleva a hacer ese tipo de comentarios sobre los chicos de la selección de Marruecos. Es decir, lejos de presentarse como víctima de la mala educación que le debieron de dar sus padres, haciéndola una ordinaria y una basta de tomo y lomo, se nos presenta como víctima que se revuelve con bravura contra el heteropatriarcado que la domina contra su voluntad. Visto lo visto, no es descartable que se sienta violada por la propia sociedad, que le obliga a perder el control y a ser como no quiere, y termine denunciándola en algún juzgado. Puesto que, con el Frente Popular que padecemos, no debe de andar lejos la creación de centros de rehabilitación y reeducación ideológica para gente como yo y María Gómez, habrá que suponer que María la pizpireta será la primera en ingresar voluntariamente en uno de ellos. Pues, nada, allá nos veremos, guapa.

COMENTARIOS [0]
[ NickAdams ] ha dicho:
05-07-2018

A estas situaciones esperpénticas es a las que nos quiere llevar la izquierda que, si alguna vez se consolida en el poder, cambiará las normas para ser ellos quienes  tengan bula para tocar culos... y algo mas. Y muchas buenas militantes de esos partidos de izquierda, PSOE, incluido lo han experimentado en trasero propio. Pero lo peor no es eso, lo peor es que el PP rajoyesco ha seguido fielmente el guión trazado, también en estos temas, por el más abyecto rojerío e irá a peor si Soraya toma las riendas del partido moribundo. De Ciudadanos ya no digo nada porque ya Riverita halló su añorado sitio en el club de los Manipulares, Bilderberg, ese sí que es "más que un club".

Y a María G., me gustaría que le hicieran un test de inteligencia a ver cuánto puntúa. Pero bueno, no creo que se someta a ello, pondrá como pretexto que lo inventó un hombre y será un heteroinquisición. ¡Qué nivel, Mariavel!

[ setecaba ] ha dicho:
05-07-2018

A esta pobre cuando presentaba el 90 minuti, no sé en cuál de las secciones chorras le pusieron delante un escudo del celta, y...ni idea de lo que era eso. Es un detalle sin importancia, pero si estás haciendo un trabajo de...fútbol, aunque no te guste mucho el fútbol, cúrratelo un poquito.

Ya sé que es hilar muy fino, y puede que juntar churras con merinas, pero entiendo que a los que estamos a un par de generaciones de  esta María, y los que estén a algunas más ni te cuento, nos cueste mucho, mucho, pensar como pensó la tipa de la Manada. En nuestra escala de valores nos parece inconcebible que una chiquilla de 19 años quiera trincarse a cinco maromos en la calle a la vez. Pero, ¿si 5 marroquíes del equipo nacional le invitan en el ascensor a ésta a que les de masajes en su habitación creeis que no iría? Yo no apostaría.

[ Marcus48 ] ha dicho:
05-07-2018

Lo que está ocurriendo en esta nuestra "querida España" en todos los aspectos, no hay uno que se salve, es sencillamente ¡delirante! A los que ya no soportamos más este lodazal en el que llevamos refocilándonos digamos.......unos cuarenta años, sólo nos va quedando una salida y ésta es muy lamentable. Ójala no haya que llegar tan lejos pero, nos lo están poniendo, cada día que pasa, muy dicífil.

Un abrazo para todos los amigos de este blog, especial para bg_rules, por eso de ser el autor, y ¡ARRIBA ESPAÑA!