[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

EL PODER DE LA PRENSA

Pocas cosas resultan tan patéticas como montarse en el caballo de una discusión expeliendo argumentos extravagantes al nivel de segundo de la ESO, porque esos argumentos, lejos de conseguir el objetivo que pretenden, lo que hacen es justa y obviamente lo contrario, además de dejar en ridículo a quienes los esgrimen. Ejemplos de esto los hay por arrobas, pero hoy nos fijaremos en el asunto del penalti a Lucas, discusión plástica de laboratorio que en sí misma no constituye sino la chorrada de la semana, aunque bien es cierto que detrás de situaciones como esta, analizadas en mayor profundidad, se descubren tenebrosas sombras realmente preocupantes. 

Puestos a hacer el hit parade de los argumentos infantiles, yo creo que se lleva la palma aquel que dice que ese penalti jamás lo habrían pitado en el área contraria, como si esto demostrara que, contra todo pronóstico, ahora resulta que el sol sale por el oeste. Argumentos no los ha habido mancos tampoco, como el de Buffon, que decía que era penalti pero sólo en el 20%, o el de Benatia, autor de la infracción, que asegura que “honestamente, le empujo ligeramente en la espalda, pero esperando que no se caiga, y es posible que le tocase con el muslo, pero el fútbol es un deporte de contacto”. Puestos a decir, podría haber añadido el muchachote que le dio también por retambufa, aunque sin intención y sólo con un veinte por ciento de penetración. A mí, si detrás de todo esto no adivinara esas sombras tenebrosas, tanta soplapollez me daría motivos para mearme de la risa, viendo a tanto lelo leleando, que menudo espectáculo. Pero eso de, para demostrar una tesis A, utilizar un argumento basado en una especulación pura y dura que pretende demostrar un tesis B que, de rebote, pretende a su vez demostrar –por inferencia osmótica, supongo– la tesis A, es un ejercicio intelectual que yo recomendaría evitar incluso a mis enemigos más acérrimos, de patética que resulta la conclusión final en cuanto al nivel intelectual de quien los esgrime. En definitiva, la tesis principal del antimadridismo lo que pretende es, parece ser, demostrar que nuestro equipo siempre gana con trampas, y en su ofuscación le da igual planchar un huevo que freír una corbata. Por eso, hay quienes, para demostrar que aquello no fue penalti y sí un tratamiento de favor al poderoso Real Madrid, aseguran que efectivamente lo fue, pero que de haberse producido en el área contraria no habría sido pitado. Parece difícil acumular en un argumento mayor cantidad de prejuicio, inconsistencia y capacidad de adivinación. 

No conviene, con gente cuyo intelecto funciona de semejante manera, agotarse en tratar de, apoyándose en sus mismos peregrinos argumentos, demostrarles que lo que dicen es una chorrada como la catedral de Burgos. Aun así, pongamos, con paciencia franciscana, un  ejemplo: si la intención es demostrar que el Madrid tiene una ventaja en el tema arbitral por principio, tendrían que explicar para qué carajo esperó –¡cuánto riesgo!– el árbitro hasta el minuto 93 para beneficiar al Madrid pitando un penalti que, de tan claro como saben todos que lo es, en realidad ni Stoichkov lo discute, cuando bien podría haber resuelto el contubernio en el minuto 13, simplemente concediendo el gol legal que marcó Isco, en jugada que el árbitro decidió que era fuera de juego cuando, además de parecer justísimo –es decir, ocasión perfecta para, con buen disfraz, beneficiar malévolamente al equipo blanco siguiendo la máxima de en caso de duda, dejen jugar–, resulta que no lo fue científicamente, según han demostrado en un programa televisivo.

De manera que, cuando estos días uno se ha enfrentado a cerebros privilegiados que de inicio apelaban al supuesto robo, yo lo que he hecho es apartármelos como una mosca diciendo que gilipolleces, las justas, que para qué vamos a perder el tiempo. Sin embargo, lo más interesante de esta historia es aquello que transciende a la misma. Porque lo verdaderamente sorprendente es el poder de la prensa para, adecuadamente aplicada al estilo goebbelsiano, imponer cualquier cosa por inverosímil que parezca. Bueno, el poder de la prensa y el deseo de los incautos, que en el caso que nos ocupa serían esos que están tan jodidos por la posibilidad de que el Real Madrid consiga la tercera CHL consecutiva que están dispuestos a defender incluso lo que les descubre como absolutos lerdos. Miren, si no, cómo fue posible el 11M y los terroristas con cuatro calzoncillos. Obviamente, un país que está dispuesto a conciliar el sueño con semejante carga moral es fácil que asegure cualquier cosa que le pongan, incluido que a las doce de la mañana es de noche. Con esto del penalti, seguir la tendencia abierta de manera artificial por la prensa pude estar motivado por un forofismo primitivo; seguramente, tragarse la manipulación del 11M responde a preferir no enfrentarse a realidades peligrosamente incómodas, cada ejemplo tiene alguna posible explicación, claro. En cualquier caso, estos y otros tantos son ejemplos que  ilustran el nivel de recepción que la sociedad española tiene para ser manipulada a gusto y desenvolverse con aparente agilidad tragada la rueda de molino correspondiente.

Siempre ha de haber instrumentos para llevar a cabo la manipulación correspondiente, y si en el 11M Iñaki Gabilondo y su cuadrilla fueron la herramienta que se dedicó a vender calzoncillos mostrando palomino por doquier para convencernos que los moritos terroristas estaban detrás del atentado, en este caso tenemos a uno de esos ejemplos de individuo mediocre aupado a las alturas, elevación a cambio de la cual el instrumento está dispuesto a ser utilizado 24/7 y a hacer el trabajo más sucio si es necesario, incluso si le deja a juicio del consumidor con dos dedos de frente como un auténtico gilipollas. Se llama Juanma Castaño el sujeto, un profesional sólo a la altura del Gran Wayoming, por poner un ejemplo,  y de él y sus vergüenzas ha salido por las redes un vídeo mostrando su sectarismo enfermizo, en el cual se oyen las chorradas sectarias y manipuladoras más gruesas para convencernos de que el penalti de Lucas fue, probablemente, un invento del árbitro y un robo descomunal, para, a continuación, mostrar sus comentarios tras el 6-1 del Barcelona al PSG del año pasado, lo que todo el mundo sabe que constituye el escándalo arbitral más vergonzoso después de aquel de Ovrebo con el Chelsea, también con el Barcelona como beneficiario, comentarios en los que alaba la “gesta histórica” del equipo catalán, obviando el descomunal robo que se había producido (véanlo  AQUÍ). http://www.marca.com/futbol/real-madrid/2018/04/13/5ad0abdd22601d88068b45b9.html

Esta capacidad para manipular a la opinión pública es verdaderamente preocupante. Hace casi treinta años algunos denunciábamos el proceso de ingeniería social que suponía la reforma educativa socialista conocida como LOGSE, cuyo principal pecado, por mortal que fuera, no era su desastrosa inconsistencia pedagógica, sino su terriblemente efectiva capacidad para anestesiar intelectualmente a la sociedad para convertirla en un ente manipulable, resultado de todo lo cual estamos viendo hoy tantos y tantos casos. Esto alcanza a cualquier campo, y consiste en crear el clima necesario para vender realidades virtuales ad hoc, como que Guardiola es un caballero, que el penalti de marras es una invención del árbitro, que en Cataluña no hay un problema lingüístico, que Podemos es un partido democráticamente homologable, que la defensa de Madrid en el 36 es un canto a la democracia o que los responsables del 11M  fueron tres pares de calzoncillos. No es lo del penalti lo más preocupante, obviamente, al tratarse el asunto de una cuestión sin importancia como lo es esto del fútbol. La preocupación aparece con Podemos, la memez histórica de Carmena –y la otra pájara, de cuyo nombre ni me acuerdo ni quiero acordarme–, los calzoncillos fantasma y toda esa basura que nos venden de forma reiteradamente artera a diario, basura que la gente compra felizmente como si fuera imbécil integral, todos ellos casos en los que, en unos, hay muertos de por medio y, en otros, podría terminar habiéndolos. Ojito y alerta.

COMENTARIOS [0]
[ Counali ] ha dicho:
15-04-2018

A través de la partitocracia-pseudodemocracia instaurada en España el caos continúa su despacio pero inestimable andar. 

He deducido q no voy a quejarme más de la situación política, social e institucional de nuestro paÍs ni de Europa. Creo q voy a colaborar en ser principio activo en la hecatombe del sistema. Ello nos llevará a otro Alzamiento (con mayúsculas) .

Q madure........ llegará nuestro momento y nuestro ajuste de cuentas a tanto traidor.

Arriba España......!!!!

Hala Madrid..!!!

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
15-04-2018

Un breve apunte al artículo, que comparto totalmente.

Lo dicho sobre la LOGSE puede extenderse a la LRU, ambas de los años 80 nada más llegar al poder Felipe González. El Ministro de ramo era Maragall y el Secretario de Estado, cerebro de estas siniestras leyes, Pérez Rubalcaba (El Químico).

[ Marcus48 ] ha dicho:
15-04-2018

Ante la excepcional entrada de bg_rules sólo queda una cosa, descubrirse y decir aquello del cordobés pobre que se quita el sombrero al recibir una limosna y sentencia ante la pregunta de porqué lo hace: Pá zaludá"

[ wh ] ha dicho:
15-04-2018

La prensa, ese tantas veces publicitado “cuarto poder”, se ha convertido –y no sólo en España- en otra máquina más al servicio de los partidos políticos y de los más espurios intereses supranacionales. No son todos los que maman de la inagotable teta política a la que todos aportamos leche, pero sí son los más importantes y los que más repercusión tienen.

La negación del penalti que nunca querrán reconocer es otro caso más de la descarada y burda subversión de la realidad que, ahora, la izmierda y la zona mierda de la derecha -no muy diferentes-, practican, cual agit-prop posmoderna, en casi todos los medios de comunicación. La repercusión al  inútil y tramposo máster de la Reinona de la LGTBI en Madrid tapa el proceso a la malversación más grande de la historia de Europa: los ERES de la PSOE de Andajodía. Es ese sólo un ejemplo. Cualquiera, con un mínimo de ecuanimidad podría mencionar decenas de casos similares.

España –hay que decirlo una y otra vez- está corrupta de arriba abajo y, desgraciadamente, hay que incluir en esa sucia lista a casi todas las instituciones públicas, incluyendo a las universidades. España,  a día de hoy, sólo tiene un partido político limpio, pero minúsculo –aún- y silenciado por la misma entelequia de las dos bandas, VOX. Y sólo dando poder a VOX por medio de esas urnas todavía manipuladas por la distorsionadora  Ley D’Hont, podremos, por la vía legal, iniciar la desratización de la patria. Si no la empezamos, las ratas,  sean rojas, mariano-soyescas, puigdemonas, peneuvistas, nos dejarán sin nada.

[ NickAdams ] ha dicho:
15-04-2018

Excelente entrada begerrula (Ayer dixit) sobre los antecedentes, los manipulados hechos y las consecuencias de este inolvidable partido que nos metio en la semifinales de una hipotética tercera Champions consecutiva.

El que más se lució está ves fue la castaña de Castaño y, como telón de fondo, esa COPE tan traidora como el gobierno de Mariano, que contrata a aquellos serán los primeros en apuñalarles si sus amados podemitas tocan poder. 

En este país lo único que es verdaderamente transversal (palabro que me cae como una patada en el culo) es la idiotez.