[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

TAMBALEO

Habiendo tomado buena nota de mis mayores, he tenido esta vez, y he aprovechado, la oportunidad de leer algo sobre el partido de esta segunda jornada de CHL (derrota madridista por 1-0), de manera que es de esperar que mi opinión sobre el mismo haya adquirido alguna solidez añadida. Y leyendo me he dado cuenta de que, en general, la prensa se ha echado encima del club, como si esa prensa llevara tiempo esperando el momento de empezar a atizar con más o menos saña. Salen a debate varios asuntos, entre ellos, cómo no, la ausencia de Don Ego Yomimío, que en buena hora se largó. Es más fácil hablar de las carencias del equipo una vez obtenidos los resultados, claro, y por eso, en los primeros compases de la temporada, todos callaban, y por eso ahora se revuelve el gallinero. Es decir, dado que ayer se produjo el tercer tropiezo consecutivo y que se acumularon tres partidos sin marcar, parece llegado el momento propicio para sacar el temita de Cristiano a discreción y sin miedo a equivocarse, que números cantan. 

Yo creo que, precisamente, este partido no es el que mejor refleja las carencias del Madrid, porque su resultado es el producto de la mala suerte principalmente. El partido de ayer no tuvo historia: un equipo de medio pelo o menos que se encontró un gol y puso a continuación el autobús delante de su portería; enfrente, un equipo de otro nivel, que estuvo bastante espeso, si, pero que incluso así debió llevarse el partido porque ocasiones para ello tuvo unas cuantas, destacando tres disparos al poste. De haber entrado el primero, ahora estaríamos hablando de otra cosa y, consecuentemente, el petardeo del asunto Cristiano seguiría guardado en el cajón. Es decir, este mismo Madrid, de cien partidos como el de ayer, ganaría 99. Mala suerte, pues.

Dicho lo anterior, el Madrid, es obvio, no vive sus mejores días. Hay problemas en el equipo que pueden ser achacables al entrenador, pero no todos. Entre los primeros, el más evidente es el de la obstinación en mantener a ciertos jugadores independientemente de su rendimiento. Visto lo de ayer, parece claro que Benzema debe sentarse un ratito o dos en el banquillo, y que a Mariano, que es quien sustituye a Cristiano, se le debe conceder la titularidad para que, al menos, tenga la oportunidad  durante un tiempo suficiente de demostrar si vale lo suficiente. A un goleador no se le puede someter a un régimen de intermitencia y banquillo, puesto que su valía principal se convierte en aleatoria al carecer de continuidad. Es posible, pero muy improbable, que un delantero centro marque 30 goles en una temporada jugando veinte minutos por partido. Si esto es lo que está esperando Lopetegui, puede sentarse tranquilamente. Si, además, nuestro “delantero centro” titular indiscutible, pétreo e inamovible está más empanado que una pechuga Villaroy, entonces la situación ya clama al cielo.

Hay otros asuntos que afectan al entrenador, que a veces toma decisiones que uno respaldaría, pero que son inoportunas por el momento cuando ocurren. Pero mucho más importante que la cuestión de qué entrenador puntualmente se haga cargo del equipo y que defectos presente, es la cuestión de qué política sigue el club, que lleva tres años sin fichar jugadores de verdadera envergadura y que, consecuentemente, ha visto cómo el nivel de la plantilla menguaba  paulatinamente, razón, quizás, por la que ZZ puso pies en polvorosa. Por eso, ayer el Madrid saltaba con un equipo titular francamente poco ilusionante y, peor aún, presentaba un banquillo bastante famélico. Por otro lado, no sólo el equipo ha ido perdiendo jugadores, sino que, además, buena parte de nuestras figuras han entrado en la recta de los treinta, con lo que eso supone inevitablemente. Quizás, pues, esta temporada vamos a terminar pagando los defectos acumulados por esta política de debilitamiento a la que la ausencia de títulos de Liga bien claramente señalaba estos años atrás, pero que quedó enmascarada  por las CHL conquistadas, alguna de ellas como producto en buena medida de la suerte (véase la semifinal contra el Bayern Munich correspondiente a modo de ejemplo).

Sin embargo, ha sido una declaración de Modric la que a mí me ha parecido lo más preocupante, puesto que la misma apunta hacia un futuro muy incierto. A menos que sea producto de las limitaciones lingüísticas del croata, oírle decir que “el ambiente en el vestuario no ha sido bueno” hace que se enciendan todas las alarmas. Habrá que ver el contexto en el que ha dicho la frasecita, pero, de momento, parece que no ayuda demasiado para enfrentarse a la situación. Sería bueno que lo aclarara para despejar dudas al personal, sobre todo a sus compañeros. Ya se sabe que, en esto del fútbol, todos son amigos fieles, una auténtica pila y una familia amorosa cuando los resultados acompañan, y que eso mismo se convierte en un polvorín de reproches en caso contrario… Bien se podría Modric haber ahorrado la mención, la cual no ayuda más que a que la llegada del turrón a casa de Lopetegui coja impulso y se acelere. 

COMENTARIOS [0]
[ wh ] ha dicho:
04-10-2018
Citando a retaso :: No. 5 :: 04-10-2018

Esto es volver a algo que ya dije aquí mismo hace tiempo... que esto de jugar al "yo te la paso a la derecha, tú me la devuelves a la izquierda, yo te la paso a la derecha, tú la echas hacia atrás" no sirve para marcar goles, per...

Excelente repaso de retaso -inevitable la rima- a la situación del Real Madrid. Lo comparto.

Y todo mi apoyo a la polícias y guardias civiles que piden la dimisión del fake-doctor Pedo Okupa Pinocho-Plagiador ante las sedes de la PSOE: https://okdiario.com/espana/2018/10/04/policias-guardias-civiles-exigen-dimision-del-gobierno-sanchez-sedes-del-psoe-3192778#.W7YAPjbZoQs.whatsapp

¡Elecciones limpias, ya!

[ retaso ] ha dicho:
04-10-2018

Esto es volver a algo que ya dije aquí mismo hace tiempo... que esto de jugar al "yo te la paso a la derecha, tú me la devuelves a la izquierda, yo te la paso a la derecha, tú la echas hacia atrás" no sirve para marcar goles, pero sí para que te los marquen a tí, porque al más mínimo error te pillan en bragas. Lo hemos visto pasar muchas veces, con ramadas, con marceladas, y en Moscú con un pase de Kroos al que se adelantó un jugador contrario, quien jugaba con una intensidad de la que carecen nuestros sobrados. Es como una ruleta rusa.

Para marcar goles tampoco vale, porque no se avanza, todo es ir de izquierda a derecha, mientras pasan los minutos. Podrían mirarse los partidos del Buitre. Pasaba, y salía corriendo, para que se la devolvieran, pero no al lado, sino adelante. Esto es el ABC del fútbol, ¿hay que explicárselo a nuestros best? ¡Ay, Señor!

Por otra parte, no se le puede exigir la capacidad goleadora de CRonaldo a jugadores que no juegan como CRonaldo. ¿Cómo jugaba CRonaldo? No defendía nada. Nada. Salvo en un par de finales de Champions en las que estaba tan desaparecido en ataque que decidió hacer una jugada defensiva, todo sea por quedar bien en la tele. Su contribución al juego era minúscula. Le gustaba colocarse en la banda, donde hacía el amago de una bicicleta. Cuando llegó al Madrid esas bicicletas le salían, pero hacía ya tiempo que no, así que hacía el amago; repetía el amago; y se la pasaba a Marcelo, sabedor de que la bicicleta no le iba a salir. Como han dicho tantos -y eso no les hace antimadridistas- no se iba de nadie. Se limitaba a perder tiempo con sus amagos de bicicleta -o sea, en eso se comportaba como una rémora.

Pero también hacía otra cosa: sabía exactamente dónde y cómo colocarse para recibir la pelota en las mejores condiciones para marcar gol. Su olfato de gol es tal que también dió muchas asistencias, pues sabía cuándo otro jugador estaba justo en esa posición en la que le habría gustado estar a él. Nunca fué generoso, pero muchas veces, cuando sabía que no podía marcar, le facilitaba el gol a otro.

¿Hay alguien en el Madrid actual que juegue así? Respecto al instinto, quizá Mariano lo tenga -si algún día juega con continuidad lo sabremos. Lo que no hay actualmente es ningún jugador que pueda permitirse el lujo de no defender nada -o sea, nada, a lo CRonaldo. El jugador que ha entrado en la alineación A sustituyendo a CRonaldo es Asensio. Pero Asensio corre arriba y abajo, a izquierda y derecha, tratando de crear juego y presionar a los rivales. Las consecuencias de ello las vimos en el partido ante el Atlético, cuando se presentó solo ante Oblak y no fué capaz de superarle. Más allá de la habilidad, su problema es que llegaba fundido. Eso no le pasó nunca a CRonaldo, porque él no hacía otro desgaste que el de desmarcarse y rematar -lo primero lo hacía magistralmente, en lo segundo fallaba mucho, pero si conseguía acertar en 2 de 10 intentos quedaba como dios.

Esto nos ha pasado muchas veces en el pasado: el equipo contrario nos presiona como locos durante el primer tiempo, pero le goleamos en el segundo, cuando ya están reventados. Al parecer, así es como quiere Lopetegui que juguemos: presionando como locos. Eso lo pudo hacer con éxito el equipo de Pep Nandrolona porque el Robarcelona había fichado a Eufemiano Fuentes, para, muy atinadamente, deshacerse de él a los 3 meses, tras haberse apoderado de todos sus secretos -pero esos 3 meses están ahí, para la historia. Sólo gentuza tan tramposa como la del Farsa -más aún, sólo gentuza cono la del Farsa, a la que se le perdonan sus trampas-, que sigue jugando con un hormonado, puede permitirse el lujo de presionar como fieras durante 90 minutos -bueno, también lo hacían el Valencia de Eufemiano Fuentes, o la Real Sociedad de Eufemiano Fuentes. El Madrid no puede, luego no debe. Por mucho que se prepare muy bien a los jugadores, y por mucho que se maten por ganar, ese desgaste pasa factura, bajo la forma de juego lento, falta de chispa... Si a eso le unes la sobradez, tienes el partido de Moscú, frente a un equipo que tenía las baterías a tope y lo dió todo.

[ Galego49 ] ha dicho:
04-10-2018

Este sobeteo de balón al que nos tiene acostumbrado el bueno de Lopetegui para mi es insufrible y para muestra el botón del último partido ya que vi los primeros diez minutos y luego cambié a la retransmisión simultánea porque no podía soportar eses pases constantes de un lado a otro del campo y vuelta a empezar en donde la verticalidad brilla por su ausencia y sino que me diga el entrenador para que sirve una posesión del 70% cuando solo se han tirado tres tiros a puerta. Y cuidadín cuidadín que me estoy viendo jugar la Europa ligue a poco que los rusos nos saquen un empate en el Bernabeu, porque lo del 3-0 a la Roma fue un espejismo y este colegui, sigue poniendo a los veteranos con peo en el vestuario y no a los que están en mejor forma.

[ Alekhine ] ha dicho:
03-10-2018

Lamentablemente, no es de hoy sino, de hace ya, bastantes años que el equipo regala goles al adversario en los primeros minutos de ambas partes (con más frecuencia, últimamente, en la primera que en la segunda). Goles que, después, nos cuesta un mundo remontar. En los últimos años, la presencia de Cristiano lo hacía más fácil (o, menos difícil) dada su capacidad goleadora pero, incluso con él, ha habido partidos que se han empatado o perdido, porque, hoy día, cualquier equipo es capaz de cerrarse atrás y dificultarte mucho marcarles un tanto.

Sobre todo, si te dedicas a dar más de dos o tres toques al cuero antes de pasárselo a un compañero y, cuando tienes -raramente- ocasión de tirar a puerta, lo haces como los defensas de patio de colegio, cuando despejaban un balón: metiendo el pie por debajo de la pelota y echando el cuerpo hacia atrás. Así, el mayor peligro lo tienen los espectadores del quinto anfiteatro, no el portero adversario.

Jugando así y recibiendo un gol al inico, sólo puedes ganar si tienes un jugador como Cristiano, que sabe tirar a puerta o como Messi, que sabe abrir defensas y también tirar a puerta. Es decir, hay que utilizar que sepan abrir defensas (por ejemplo Vinicius), que sepan jugar al primer toque (Benzemá) y que sepan tirar a puerta y se atrevan a hacerlo (Mariano).

Y, sobre todo, evitar regalar goles. No sólo al inicio, sino en cualquier fase del encuentro. Sería cuestión de poner una multa importante a todos los jugadores de la plantilla, cuando se regale un gol, menos al que lo regala. A ese, la multa debería ser del triple.

[ NickAdams ] ha dicho:
03-10-2018

Hoy voy a discrepar del blogger y del comentario previo, pues no creo que la derrota de ayer sea sólo cuestión de mala suerte. Existió un fallo monumental en el gol ruso; la estratosférica posesión se tradujo en pocas oportunidades. Cierto es que hubo tres palos, pero tambièn eso se puede achacar a que el punto de mira no está afinado.

A mi esas posesiones aburridas nada me dicen, prefiero menos manoseo y más tiros, y más aún si, comos ayer,  el equivo rival te cede el dominio del campo. No me gusta la deriva de lo lopetegos. No me gusta nada.

[ wh ] ha dicho:
03-10-2018

Lamentablemente para el Madrid algo huele muy mal en el nido de Lopetegui. Mi opinión, ya lo he dicho, es que el ex-portero está cada vez más cerca de la puerta de salida, y si uno dice suelta lo que le dice el corazón -sobre todo después de escucharle en las ruedas de prensa- lo enviaría, en dirección norte, a freír espárragos..., pero la cabeza, y la sana convicción de que hay que intentar ser equilibrado, aconsejan esperar a que se vayan por el retrete Liga y/o Champiñón. Pero, vamos, las sensaciones en la zona estomacal son francamente malas.

Lo de ayer, bueno... parece no se debió perder el partido pero todas las noticias indican que el juego desplegado los blancos no fue notable. Por suerte para el Lope que se tambalea el próximo rival en Liga, el Alavés, parece asequible. Veremos si los muchachos encuentran portería y el ex-portero elige a la tropa adecuada para entrar por ella.