[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

MADRIDISMO ANTIMADRIDISTA I I

Apuntábamos en la primera parte del presente artículo la necesidad de recordar al sector de madridistas auténticos y pulcros de toda pulcritud algunos de los hechos que han ocurrido en los últimos años, hechos que justifican la necesidad de mantener una actitud crítica y de denuncia de la inaceptable manera de gobernar el club que tiene Florentino Pérez. He aquí algunos de ellos: 

1.- Incomprensiblemente, hace cuatro temporadas, el mismo templa gaitas que dirige el club hoy trajo a José Mourinho, suponemos que por razón de ser en ese momento el entrenador de moda y más mediático, o quizás para ser coherente con su habitual manera de conducirse, que es ser permanentemente incoherente. Mourinho, en dos años, hizo dos cosas impagables: doblegó la supremacía de uno de los mejores equipos de la historia del fútbol y, más importante, trajo una propuesta de estilo de trabajo diferente a lo que había en el club desde los tiempos de Ramón Mendoza, es decir, trajo una propuesta de fondo y de futuro. Y frente a un estilo de figurines viciados, llegó un tipo al que le importaba un rábano el rango que le otorgaban exteriormente a cada zutano de la plantilla, anteponiendo a cualquier otra cosa los méritos, el trabajo, la seriedad, la independencia y los intereses del equipo sobre las individualidades. De las en algunas ocasiones criticables cuestiones formales de Mourinho me abstengo de hacer comentarios porque este pretende ser un análisis de los sustantivo. Lo adjetivo mejor se lo dejamos a los periodistas profesionales, tantos de ellos expertos en manipulación de masas.

2.- Durante dos temporadas Mourinho consiguió su objetivo, con tres consecuencias relevantes: primero, se ganaron dos títulos importantes más dos semifinales de Champions, pero, sobre todo, se truncó la trayectoria de nuestro máximo rival, lo que parecía imposible; segundo, una ampliación de su contrato tras ganar la liga en su segunda temporada, lo que en cualquier  mente lógica y equilibrada se interpretaba como una reafirmación de la línea propuesta por el entrenador asumiendo sus pros y sus contras; tercero, un desgaste en cierto sector del vestuario que se concretaba de dos maneras: por un lado, la no aceptación de un estilo donde las vacas sagradas dejaban de serlo y eran exigidas profesionalmente sin contemplaciones, y por otro, la elección de algunas de esas vacas sagradas entre mantener la lealtad a su equipo, a su entrenador y, en definitiva, a su club, o mantener una relación subyugada con ciertos jugadores azulgranas en la selección española. 

3.- Respaldados por los medios, aquellos que ni estaban dispuestos a responder  a las exigencias profesionales de un entrenador que no se casaba con nadie ni estaban dispuestos a respaldar a su club si eso suponía un enfrentamiento en la selección, es decir, un relevante sector del vestuario, y en concreto y principalmente Casillas, inician una guerra de guerrillas al comienzo de la tercera y última temporada de Mourinho, produciéndose un auténtico botín en una parte determinante de la plantilla, de manera que en tres meses se pasó de arrasar en la liga conocida como la de los records a tener la siguiente perdida en la octava jornada. Y es en los meses de noviembre, diciembre y siguientes cuando Florentino decide qué camino quiere seguir, optando por el de las trampas, que es en el que estamos.

4.- Sin entrar en detalles de cómo se producen unos hechos que son bien conocidos (camisetas dobles, filtraciones, actitudes displicentes, mujeres periodistas, capitanes azulgranas, motines grandes, pequeños y mediopensionistas y, sobre todo, chantaje de Ramos y Casillas a Florentino…), con la obvia anuencia y acuerdo del presidente, de las vacas sagradas y del propio Mourinho (quien, no teniendo el respaldo del presidente cuando el mismo tuvo que elegir entre limpiar el vestuario o sacrificar al entrenador, optó por irse al final de temporada dado que la situación sin el respaldo presidencial era insostenible) se llega al acuerdo de intentar salvar la temporada afrontando  ocho o diez partidos en copa y copa de Europa, cosa que finalmente no se consigue, aunque se llega a semifinales. Esta elección de Florentino es el punto crítico del todo el proceso. Había que elegir entre un club jerarquizado, profesionalizado, exigente e independiente o volver a los años anteriores, cuando el poder de decisión de los jugadores y la permeabilidad ante las corrientes de la opinión influyente eran la tendencia habitual.  Y se eligió la claudicación.

5.- Es esa decisión de Florentino la que determina todo lo demás. Porque una vez que se decide a tomar el camino menos valiente y más pastelero, necesariamente tiene que optar por un colaborador de carácter bizcochable, como se suele decir ahora. Y así, ni se le pasa por la cabeza traer a profesionales como Capello, Camacho o van Gaal, sino que se va a buscar a un entrenador dúctil y manejable, o sea, flácido. Y por eso, en un momento determinado, la estrella del equipo dice que él juega porque él lo decide aunque esté tocado, perdiéndose como consecuencia el tramo más importante de la temporada; por eso, un jugador como Di María chantajea a su entrenador y a su club y falta al respeto a toda la afición y obtiene como recompensa la titularidad; por eso, en otro momento, el entrenador decide de forma inaudita mantener una situación en la portería que jamás se vio en la historia del fútbol; por eso, Diego López, uno de los mejores profesionales que ha pasado por el club en toda su historia, ha sido despedido en favor de un espantapájaros; por eso, el equipo decidió tirar a la basura una competición que tenían en la mano con un final de liga bochornoso; por eso, el lunes nos dice que no hace falta un delantero centro y al lunes siguiente, tres horas antes del límite, nos ficha a un petardo que lleva dos años sentado en el banquillo de un equipo venido a menos; por eso, a Xavi Alonso algo le huele a chamusquina y decide dar portazo; por eso, el chantajista de antes también da el portazo, y así el club, además de cornudo, queda bien apaleado; por eso, tenemos al peor portero del mundial de titular y al mejor de suplente; por eso, la estrella malcriada pone en solfa la acción presidencial con las entradas y salidas de jugadores diciendo "Yo tengo mi opinión muy clara, pero no puedo decir siempre lo que pienso. Si no, mañana sería la portada del periódico y no quiero. Pero si yo mandara, igual no lo habría hecho así.”; por eso, después de hacer un ridículo sin parangón en San Sebastián, el espantapájaros y principal responsable de toda esta basura (después del presidente, que es quien lo mantiene) tiene el cuajo de decir  que “hay que dar cuatro voces y solucionar esto”; por eso, el sinsangre que supuestamente tenemos que adorar por ganar una copa de Europa a pesar de él mismo y su “portero”, es decir, el que ¿dirige? esa plantilla, dice un año después de llegar aquí que “algo tiene que cambiar y va a cambiar”, lo que suena a amenaza para asustar a niños y ancianos, aunque entre ellos no creo que estén los niñatos que supuestamente lidera.

Bueno, pues por todo eso y muchas cosas más. Y como se comprenderá, tratar de pasar a embudo la especie de que por una derrota en San Sebastián el patio se está alborotando, o que quienes denuncian todo lo que está pasando son antimadridistas, o que quienes discrepan de las posiciones de la cohorte florentiniana son los hijos del copy/paste, no es sino mostrar las patitas del lobo totalitario que algunos deben de llevar dentro, ese mismo totalitario tan aficionado a matar mensajeros cuando no le gusta la realidad que le cuentan, como aficionado es a descalificar a quienes opinan diferente en lugar de presentar argumentos para demostrar lo contrario.

Por todo esto, a otro perro con ese hueso.

VISTO
[1202 veces]
COMENTARIOS [0]
No hay comentarios