[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

MADRIDISMO ANTIMADRIDISTA I

Pues sí que estamos buenos. Ahora resulta que los autoproclamados verdaderos madridistas, o sea, los madridistas pata negra, los de carnet auténtico, los que justifican la trayectoria del cohete dependiendo de dónde termine aterrizando, esos están muy asqueados con aquellos que ellos mismos denominan madridismo antimadridista, o sea, los ultraortodoxos que, dicen, son felices cuando el equipo entra en barrena o simplemente cuando hay el más mínimo tropiezo, momento en el cual se pavonean en su gris miseria para restregar el fracaso correspondiente con el propósito de reafirmar su repugnante teoría, que es que el Real Madrid es un club que sufre a unos dirigentes, un entrenador y ciertos jugadores que no se merece ni por su historia  ni por lo que representa o, mejor, debería representar.

Resulta grotesco pretender ahora cargar el descrédito sobre las espaldas de muchos que, cuando los vientos eran favorables, anunciamos lo que empieza a concretarse ahora, que no es sino una crisis galopante que no nos puede llevar más que al fracaso INCLUSO si se ganan títulos. Porque esos a los  que ahora los pata negra llaman cenizos y mezquinos por supuestamente estar agazapados esperando un tropiezo para airear sus miserables teorías, esos son en muchos casos los mismos que anteayer, la semana pasada, hace dos meses y el mismo día después de ganar la maldita décima afirmaban, y siguen afirmando, que ese título, además de quedar en el palmarés y alegrarnos a todos en su momento, sería nuestra perdición, y de ahí aquello de “maldita, embriagadora décima”.

Algunos creemos que la derrota del domingo en Anoeta no tiene importancia por sí misma sino por lo que representa, de la misma manera que afirmamos que lo preocupante de la espantada de Alonso no es el hecho de que se haya ido, sino la razón por la que lo ha hecho, o que haber perdido a López no tiene mayor transcendencia si no fuera por la injusticia que representa conceptualmente. Esto es un poco como lo del dedo y la luna, los árboles y el bosque. Más quisieran algunos que el rebote de hoy en esa facción de la negrura madridista más antimadridista fuera el producto del histérico calentón por una derrota en San Sebastián. Muy justificado estaría recibir lecciones condescendientes de madridismo equilibrado, mesura, compostura y saber estar si el alboroto fuera el producto de un descarga por ese 4-2, por otra parte muy vergonzante, dicho sea de paso. Lamentablemente, el discurso crítico con la manera en que se está dirigiendo el club desde hace dos temporadas NO TIENE CONEXIÓN ALGUNA CON LOS RESULTADOS DEPORTIVOS OBTENIDOS, sean los mismos positivos o negativos, a ver si nos enteramos de una vez, o, mejor, a ver si somos un poquito honestos en la discusión y no hacemos como que esta premisa no se aplica como principio en esta parte de la trinchera. Y precisamente por esta declaración, por esta libertad que se obtiene sin rendir pleitesías a nadie ni tener ataduras a resultados obtenidos, tenemos patente para proclamar con contundencia lo que nos parece una intolerable manera de dirigir el club institucional, deportiva y organizativamente.  Aquí nadie sale a pegar berridos como locas agitadas porque se pierde un partido. Aquí, una buena parte del madridismo llevamos clamando a voz en grito lo que es una verdad que entendemos incuestionable, tanto como lo era el escándalo Casillas la temporada pasada, aunque sólo ahora parece que la mayoría acepta que lo del portero, por llamarlo de alguna manera, del Real Madrid es una chufla intolerable. Ahora, sí; como si fuera muy diferente del esperpento que ya era el ex-portero este, sin ir más lejos, el día que casi le abre la cabeza a su compañero Pepe, esa joya. Vayan, vayan a YouTube y busquen la jugada y analicen el portentoso salto de la rana de Casillas, y digan que aquello era algo diferente de lo que ahora todos parecen  percibir, esto es, que lo de la portería es un escándalo que descalifica no al portero –que el pobrecillo bastante tiene consigo mismo a cuestas veinticuatro horas al día–, sino a la marioneta botarate que lo alinea y al ser superior que lo propicia.

De manera que de ninguna forma vamos a tragar con la rueda de molino del planteamiento falaz de que estamos agazapados para airear nuestra negrura cuando hay un resultado negativo. Ni negrura, ni agazapados, ni histéricos, ni resultados.  Los verdaderos madridistas, los mesurados, los posibilistas, los de pata negra y carnet y salvoconducto, esos quizás aún ni se hayan enterado de una serie de hechos, que no opiniones, que se han ido produciendo desde que llegó Mourinho hasta hoy. Y como los de la negrura, además de muy antimadridistas somos incombustibles y tenemos ilimitada paciencia y vocación pedagógica, en un alarde de generosidad recordaremos, en una próxima entrega y todo lo exhaustivamente que nos sea posible, hechos ­–que no opiniones, insisto– que han ocurrido en el club de nuestros amores durante los últimos tiempos y que no sólo justifican, sino que sin duda demandan, una actitud crítica e inconformista y una constante denuncia de la nociva manera en que se está dirigiendo un club que de nuevo vuelve a estar tomado por los caprichos de las estrellas galácticas de turno.

VISTO
[1489 veces]
COMENTARIOS [0]
No hay comentarios